Whitney Houston, cantante y actriz que sufrió numerosos reveses en su carrera debido a su adicción a las drogas, ha fallecido  a los 48 años de edad. Houston fue hallada muerta en la bañera de su habitación en el hotel Beverly Hilton de Los Ángeles, donde se encontraba para tomar parte en una fiesta en la víspera de la ceremonia de entrega de los Premios Grammy.

La policía de Los Ángeles ha iniciado una investigación, aunque diversos medios del corazón de Estados Unidos, como TMZ, han revelado que los agentes encontraron medicamentos en su habitación y que la probable causa de la muerte es el ahogamiento. Los agentes declararon muerta a Houston a las 15.55 de la tarde, hora de California (las 00.55 en la España peninsular). El teniente de policía Mark Rosen ha asegurado ante la prensa que “no había signos evidentes de conducta criminal”.Whitney Houston el jueves saliendo de un pub en Los Angeles

La cantante iba a asistir a una fiesta que había organizado su mentor, el productor Clive Davis, fundador de la discográfica Arista. Este decidió no cancelar el evento, celebrado en el mismo hotel en el que Houston había muerto horas antes. “A ella le hubiera gustado que siguiéramos adelante con esto”, dijo Davis a los reunidos. Acudieron anoche a esa reunión artistas como Alicia Keys, Britney Spears, Eva Longoria, Diana Ross, Jane Fonda o Tom Hanks, vestidos todos de gala. Los medios del papel cuché de EE UU publican hoy fotos del evento, incluidos los sonrientes posados en la alfombra roja.

Houston nació en 1963 en Nueva Jersey, en una familia de sólidas raíces musicales. Su madre, la cantante gospel Cissy Houston, era prima de Dionne Warwick, una de las grandes damas del soul y el pop en EE UU. La llamada reina del soul, Aretha Franklin, fue la madrina de Houston. De niña cantó en su iglesia, de afiliación baptista, dando pruebas de su potente voz a edad muy temprana.

Su música, la más descargada en la Red

Entre las reacciones a la muerte de Whitney Houston destacan el aumento de las descargas de su música en Internet. Su álbum Whitney: The greatest hits, publicado en 2000, está en el puesto número dos de los discos más descargados en iTunes, solo por debajo de Adele. Pero también sus sencillos más tarareados han entrado en  la lista de las canciones más bajadas de Internet. Su versión del sencillo de Dolly Parton I will always love you ha alcanzado el número 5.

Cuando tenía 18 años, Davis la descubrió cantando en un club de Nueva York. En 1985 publicó su primer disco, con la compañía de ese productor, Arista, con la que permanecería hasta sus últimos trabajos. En él mezclaba el soul con animadas melodías, muy bailables, que acabaron convirtiéndose en emblemas de aquella década, como How will I know. El álbum llegó al número uno de la lista Billboard y dio tres sencillos que también llegaron a lo más alto de esas clasificaciones. Vendió 13 millones de copias.

Repitió el éxito con su segundo disco, Whitney, que la consolidó como una potente fuerza en el mundo del pop. El primer sencillo de ese álbum, I wanna dance with somebody (who loves me), llegó también al número uno de las listas en diversos países. El punto máximo de su fama mundial le llegó, sin embargo, con la que sería la incursión más exitosa de las tres que realizó en el cine: El Guardaespaldas, de 1992.Whitney Houston con su pareja

Houston actuó en el largometraje y grabó para la banda sonora una versión de la canción I will always love you, de Dolly Parton. El sencillo estuvo 14 semanas en lo más alto de la lista Billboard y se convirtió en el más vendido en la historia por una cantante femenina. El disco tuvo además dos nominaciones a los Premios Oscar por dos canciones diferentes (Run to you y I have nothing) pero finalmente perdió frente a Aladdin. La banda sonora vendió 17 millones de copias.

Houston ganó seis Premios Grammy, en reconocimiento a una voz a la que la crítica consideraba unánimemente un portento, hasta que la cantante se zambulló en un autodestructivo ciclo de drogadicción. El detonante que cambió su vida fue su matrimonio con el también cantante Bobby Brown, de quien acabaría divorciándose en 2007. Desde entonces, su comportamiento, en escena y fuera de ella, pasó a ser cada vez más errático.

En 2000, el compositor Burt Bacharach prescindió de ella en la cohorte de artistas que iban a cantar en la ceremonia de entrega de los Oscar por sus desplantes y fallos de voz. Iba a interpretar Over the rainbow, de El Mago de Oz. El mismo año, la policía del aeropuerto de Hawai la sorprendió con marihuana en su bolso. Ella se fugó antes de que la pudieran interrogar.

Al año siguiente, en julio de 2001, tomó parte en un concierto de homenaje a Michael Jackson, en el Madison Square Garden de Nueva York. Cantó Wanna be startin somethin. Estaba esquelética, con los brazos y piernas extremadamente delgados. Su prodigiosa voz se había esfumado. Las revistas del corazón comenzaron entonces a especular sobre su gusto por drogas más duras que la marihuana.

 Una vida turbulenta

Con seis premios Grammy y éxitos de ventas que sumaron los 55 millones de dólares, la hija del cantante de gosspel Cissy Houston y ahijada de Aretha Franklin comenzó su carrera musical bajo los mejores augurios, cantando junto con Chaka Khan o Jeremy Jackson cuando no era más que una adolescente. Así hasta que el manager Clive Davis la descubrió para el mundo de la música y Kevin Costner la lanzó al estrellato con El guardaespaldas.

Sin embargo, el éxito quedó pronto eclipsado por su comportamiento de diva y sus problemas con las drogas. El mismo año que su voz conseguía todos los premios gracias al tema I Will Always Love You Houston contraía matrimonio con Bobby Brown, una relación tan famosa como nociva.

Evocando esa otra pareja agitada que años antes formaron Tina e Ike Turner, Houston y Brown fueron objeto de continuas especulaciones sobre su consumo de drogas y sobre episodios de violencia domestica, rumores que acabaron con el cantante en la cárcel y finalmente en divorcio, no sin que antes se produjeran nuevas reconciliaciones y disputas matrimoniales o situaciones tan vergonzosas como ese programa de reality TV titulado Being Bobby Brown que quiso ofrecer sin pudor una visión íntima de la vida de la pareja.

Sin poder ocultar más su drogodependencia, Houston confesó públicamente su adicción. Primero a Diane Swayer asegurando que “el crack era muy barato”. “Yo tengo dinero”, confesó alguien que a finales de los 80 estaba entre los 10 artistas con más poder económico, según la revista Forbes. Según le dijo a Oprah Winfrey años más tarde, para cuando rodó The Preachers Wife junto a Denzel Washington en 1996 las drogas ya eran parte cotidiana de su vida.

Su confesión llegó tras dos intentos de rehabilitación que entonces consideró un éxito. Sin embargo el pasado mayo la cantante indicó que volvía a recibir ayuda para superar sus problemas con las drogas y el alcohol. Una lucha que se dejó sentir no sólo en las revistas del corazón sino en su cuerpo, con una imagen cada vez más consumida y una voz perdida que nunca volvió a recuperar la fortaleza que le dio la fama.Houston en sus comienzos

Sin embargo, las reacciones ante su muerte prefieren recordar a la Houston sonora, la intérprete de temas como How Will I Know o Saving all My Love for You. Como declaró el cantante Justin Bieber al saber de su muerte, “Whitney Houston fue una de las mejores voces”. “Crecí con ella. Su música era la de mis fiestas de adolescente”, añadió también en rápidos tweeters la actriz Elizabeth Banks.

Utilizando el mismo medio, la cantante Mariah Carey declaró que tiene “el corazón roto y en lágrimas ante la sorprendente muerte de mi amiga, la incomparable Whitney Houston”, mientras que su marido Nick Canon añadió que era “una verdadera reina”. Aretha Franklin no podía dar crédito a la noticia, y Tony Benett la consideró “una tragedia”.

Bautizada como la muerte más sorprendente tras el fallecimiento de Michael Jackson, el óbito de Houston impactó también a la noche más importante de la música, la celebración de los Grammy. A menos de 24 horas de comenzar, la organización ya está preparando un homenaje póstumo a la cantante, confirmó la revista Entertainment Weekly

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*