A medida que se aproximan las elecciones, el presidente Barack Obama ha comenzado a tomar decisiones con respecto a la política migratoria que ha generado una gran cantidad de críticas en la comunidad hispana.

 A pesar que el llamado “voto hispano” representó apenas el 9% de todos los votos emitidos en la elección presidencial de 2008, las peculiaridades del sistema electoral de Estados Unidos hacen que la presencia de esos votantes en algunos estados, como el caso especifico de la Florida,  sea crucial para el resultado nacional.

Mientras el presidente Barack Obama, que en 2008 se llevó el 67% de los votos de los hispanos, y los aspirantes a la candidatura presidencial republicana hacen sus cálculos sobre este bloque de sufragios, los votantes hispanos encuentran, una vez más, que son solo fichas en un juego mayor.

“Es el momento de tomar cartas en el asunto y asumir que Obama ha engañado a los hispanos que confiamos en él y depositamos nuestra confianza en sus ofrecimientos”, dijo un vocero de un movimiento de defensa de los inmigrantes que prefirió mantenerse en el anonimato por temor a represalias a los grupos que representa.

“La administración Obama ha sido cruel e insensible  y no cumplió con  flexibilizar las medidas contra los inmigrantes hispanos”, agregó el vocero.

Analista políticos estiman que al menos de que haya un viraje importante en la política migratoria, la comunidad hispana inclinará su voto en las elecciones de este año contra el gobierno, de hecho el exilio cubano en su mayoría ha manifestado su rechazo a las políticas de Barack Obama, especialmente en el área de la economía.

Por otro lado los republicanos que elegirán el adversario del actual presidente estudian propuestas dirigidas a conquistar el decisivo voto hispano en las próximas elecciones, sin embargo el hecho de que aun no tengan definido un abanderado, ha retrasado muchos de estos anuncios.

Por su parte el congresista de Arizona Raúl Grijalva s0stiene que el presidente Barack Obama debe actuar en favor de una reforma migratoria si desea mantener el voto hispano durante las próximas elecciones presidenciales.

“Las reuniones que está llevando a cabo el presidente sobre el tema migratoria son un paso necesario, pero ahora tenemos que ver cuál será el resultado de estas juntas”, dijo.

Obama sostuvo reuniones en la Casa Blanca con destacadas personalidades hispanas como Emilio Estefan, Eva Longoria o José Díaz-Balart, para tratar la reforma migratoria. Este encuentro se da a menos de dos semanas de que el mandatario se reuniera con líderes políticos para debatir el mismo tema.

A juicio de Grijalva, este tipo de reuniones no es algo nuevo pero ahora diversos actores políticos desean ver que Obama utilice su autoridad como presidente para proteger a las familias que están siendo separadas por las deportaciones y aquellos estudiantes indocumentados que se pueden beneficiar del Dream Act.

“El presidente tiene el derecho y la capacidad para hacerlo”, sostuvo el legislador, quien aseguró que actualmente ni en la Cámara de Representantes ni en el Senado existe el apoyo necesario para aprobar una reforma migratoria.

“El presidente Obama sí tiene la autoridad suficiente para hacerle la vida más tranquila a muchas familias”, enfatizó.

El pasado 11 de abril ImpreMedia dio a conocer una encuesta sobre la opinión de los latinos sobre el trabajo hecho por el Congreso y el presidente Obama.

Aunque el mandatario y el Partido Demócrata siguen siendo favorecidos por el voto hispano, los resultados sugieren que los votantes latinos se sienten cada vez más intranquilos, lo que podría derivar en un número importante de votantes indecisos en las elecciones presidenciales de 2012.

Mientras que el 41 por ciento de los encuestados dijo estar seguro de votar por Obama, un 14 por ciento señaló que votaría por el actual presidente pero podría cambiar su voto, otro 10 por ciento se declaró indeciso aunque inclinándose hacia el mandatario y otro 14 por ciento se declaró completamente indeciso.

La encuesta se llevó a cabo entre 500 votantes hispanos registrados entre el 24 de marzo y el 2 de abril en 21 estados con un alto porcentaje de población hispana, la misma tiene un margen de error de 4 puntos.

En opinión de Grijalva, para ganar las elecciones de 2012, el presidente Obama y, en general, el Partido Demócrata no pueden “darse el lujo” de perder el voto hispano.

Para activistas como Jennifer Allen, directora de la Red de Acción Fronteriza, el tema migratorio sigue siendo el de mayor importancia entre la comunidad hispana, particularmente en estados como Arizona, que se convirtió en el epicentro del debate sobre la inmigración tras la implementación de la ley estatal SB1070.

En la última década, Arizona ha aprobado una serie de leyes que buscan combatir la inmigración indocumentada, un ejemplo que han comenzado a seguir otros estados, imitando secciones de la ley SB1070, que obliga a agencias del orden locales a verificar el estatus de personas “sospechosas” de ser indocumentadas.

“Esperemos que ante la proximidad de las elecciones presidenciales veamos un cambio positivo hacia el tema migratorio”, dijo Allen a Efe.

“Necesitamos el apoyo de diferentes sectores para quebrar el hielo que está frenando una reforma migratoria”, finalizó.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*