Con Venezuela supuesta a llamar a elecciones en el transcurso de 30 días para escoger al sucesor del fallecido presidente Hugo Chávez, decenas de miles de venezolanos residentes en Florida enfrentan un nuevo reto: cómo ejercer su derecho al voto.

Los venezolanos en el sudeste de Estados Unidos — muchos de los cuales huyeron del régimen totalitario de Chávez en años recientes — solían votar en el consulado de su país en Miami. Pero por una discordia diplomática con Washington, Caracas cerró la oficina consular el año pasado.

Para las elecciones del 7 de octubre del 2012, grupos cívicos organizaron el alquiler de aviones y buses para llevar a miles de venezolanos de estados vecinos hasta el consulado más cercano, en Nueva Orleáns.

Los grupos organizaron cenas, espectáculos y otros eventos para pagar por esos viajes. Una organización, Aerovotar, recaudó más de $300,000 para llevar a más de 1,000 venezolanos, gratis, a votar.

Pero ahora el tiempo es muy escaso para reunir dinero. Y las oportunidades de la oposición, respaldada por la mayoría de los venezolanos en Florida se han limitado, posiblemente reduciendo la motivación para viajar, dijeron los líderes.

El pasado jueves, el capítulo de Miami de un grupo cívico llamado United Democratic Movement, apeló para que Venezuela reabra el consulado en Miami, de forma que la población más grande de venezolanos en Estados Unidos no se quede aislada y pueda votar sin problemas de viajes.

Pero los líderes del grupo ya están preparando un plan de respaldo, reconociendo que Caracas quizás no lo haga.

“Si nuestros pedidos para votar en Miami fallan, no tendremos opción sino organizar viajes para que la gente vote en Nueva Orleáns”, dijo Pedro Mena, de 62, ex congresista de Venezuela que vive en Weston.

A Nayth Albert, de 62 años, de Miramar, le gustaría votar de nuevo pero esta vez no puede contar con un boleto de avión gratis de los grupos cívicos. Ella voló sin costo en octubre para ayudar en las urnas, dirigiendo a la gente en las filas hacia las mesas correspondientes para depositar sus votos. Ella no puede pagar un boleto que podría costar $800.

“Con la gracia de Dios iré, incluso si tiene que ser en bus”, dijo Albert. “Usted tiene que trabajar por su país”.

La líder cívica Beatriz Olavarría dijo en correos electrónicos que voluntarios y viajeros comenzaron a llenar su cuenta sólo minutos después de saberse de la muerte de Chávez. “La mayoría de ellos dijo “no me olvide, estoy listo”, dijo Olavarría.

A críticos del socialismo de Chávez les gustaría ver una democracia más grande y un mejor manejo económico.

Sin embargo, Olavarría admite que poco dinero podría significar que menos venezolanos voten en Nueva Orleáns este año.

“Mucha gente no tuvo el dinero para ir la primera vez”, dijo. Con poco tiempo para recaudar dinero, “lo veo más como un viaje de grupos de gente en autos, en lugar de aviones y buses”.

La crítica de Chávez Vilma Neal, de 55 años, de Pembroke Pines, no tiene planes de unirse a los grupos de viaje.

En octubre ella viajó en bus toda la noche hasta Nueva Orleáns, depositó su voto y regresó al sur de Florida en bus, llegando en las horas de la mañana. El viaje fue agotador y dijo que ella cree que el concejo nacional de elecciones en Venezuela nunca contó los votos apropiadamente.

“No voy a hacer ese sacrificio de nuevo, a menos que la oposición demande un cambio en la manera en que se manejan los votos”, dijo Neal, quien trabaja en un spa en el sur de Florida.

La constitución de Venezuela, aprobada bajo Chávez, requiere una elección en el transcurso de 30 días después de que un presidente interino ha sido posicionado. Sin precedentes, no es claro si eso significa realizar los comicios en el curso de esos 30 días o establecer una fecha durante ese tiempo para una elección posterior.

De cualquier forma, el partido de gobierno espera ganar haciendo elecciones pronto, concuerdan los analistas. La simpatía en Venezuela ahora es más alta por Chávez, quien murió de cáncer el martes a los 58 años. Los medios estatales han estado alabándolo durante el duelo. Él ya había ganado las elecciones de octubre con 55 por ciento de los votos, en su cuarta elección presidencial desde que llegó a la Presidencia con el respaldo de los más pobres del país, en 1998.

Ya enfermo, Chávez había nombrado como su sucesor al vice presidente Nicolás Maduro, de 50 años, y el líder sindicalista ahora espera aprovechar la popularidad de Chávez para ganar en las urnas.

“Entre más pronto se realicen, mejor oportunidad para que el candidato de gobierno gane”, dijo Javier Corrales, profesor de ciencias políticas de Amherst College en Massachusetts, en una conferencia telefónica.

Si el consulado venezolano es reabierto en el sur de Florida, el alcalde de Doral quiere que la ciudad sea la sede del mismo. Luigi Boria, el primer alcalde en Florida nacido en Venezuela, dijo que Doral es apropiado por su cercanía al aeropuerto internacional de Miami y por ser el hogar de más de 10,000 venezolanos, la mayor concentración en cualquier ciudad en el país.

“Tener que gastar miles de dólares para votar en Nueva Orleáns cuando la mayoría de la gente está aquí es equivocado”, dijo Boria. (El Sentinel)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*