Cadena Capriles

El presidente de la Cadena Capriles, Miguel Ángel Capriles López, confirmó la venta del consorcio con todas sus empresas, marcas informativas, productos y activos a un conocido grupo inversor venezolano.

Mediante un comunicado dirigido a sus trabajadores, el presidente de la cadena confirmó la venta, por decisión mayoritaria de sus accionistas, del consorcio que incluye las marcas Últimas Noticias, Líder en Deportes y El Mundo, Economía y Negocios (diarios) así como la Revista Dominical.

Esta negociación fue acordada el pasado 31 de mayo. Desde esta fecha, se ha estipulado un periodo de transición de 60 días, a partir de los cuales los nuevos accionistas irán recibiendo las riendas de la organización, según reza textualmente el comunicado.

Cabe destacar que la estructura organizativa, planes y proyectos de la corporación editorial siguen de acuerdo con lo establecido y los actuales directores de las marcas informativas se mantendrán al frente de sus funciones.

La información, que fue reseñada en la versión web de Últimas Noticias, no precisa ningún nombre del o de los nuevos propietarios de la cadena. (N24)

NdR: El comprador es el banquero Víctor Vargas, presidente del BOD, vinculado algobierno.

Rodillo chavista sigue avanzando

El rodillo chavista prosigue su avance incontenible sobre los medios de comunicación del país: la Cadena Capriles, que nada tiene que ver con el líder opositor, anunció ayer que en agosto pasará a manos de “un conocido grupo inversor venezolano”.

“La cadena”, como es conocida en el gremio, es un grupo multimedia compuesto por los periódicos Últimas Noticias, El Mundo Economía y Negocios y Líder en Deportes, cada uno con sus propias plataformas digitales pero unidos en una de las redacciónes integradas más modernas de América Latina. Entre todos ellos, una joya de la corona: el diario popular Últimas Noticias, el más leído con diferencia del país.

Pese a estar dirigido por un periodista, Eleazar Díaz Rangel, claramente alineado con el oficialismo, sus periodistas han publicado distintos escándalos de corrupción del chavismo en la última década. “Mi duda es si a partir de ahora el respeto de la dirección a sus periodistas está garantizado. Va más allá de Díaz Rangel”, destacó Luis Carlos Díaz, ciberactivista y reconocido experto en comunicación.

“Miguel Ángel Capriles supo sobrevivir sin confrontaciones ideológicas”, desveló a este periódico un antiguo colaborador del grupo, exigiendo anonimato. “Un equilibrista”, añade.

La empresa informó ayer de la venta a sus trabajadores. “Desde esta fecha, se ha estipulado un periodo de transición de 60 días, a partir de los cuales los nuevos accionistas irán recibiendo las riendas de la organización”, según el comunicado. “Tenemos el ánimo en el suelo”, señalaron desde la redacción integrada, en la que se respiraba “molestia (por los desmentidos) e incertidumbre (por lo que pueda venir)”.

Todos los que escucharon las “malas noticias” dieron por hecho que el comprador era el banquero Víctor Vargas, presidente del Banco Occidental de Descuento (BOD) y muy habitual de las revistas del corazón. Es suegro de Luis Alfonso de Borbón y tiene vínculos directos con la monarquía española y con el oficialismo venezolano.

Pero en un comunicado vía Twitter, la entidad bancaria desmintió la compra, incluso añadió el motivo: “No es de nuestro interés ni lo permite la Ley de Bancos”. El escrito alude a ley aprobada en 2010 contra Nelson Mezerhane, por aquel entonces dueño del Banco Federal y socio de Globovisión, que prohibía a los banqueros adquirir medios de comunicación.

No obstante, en el mentidero político de Caracas se insiste en que Vargas está detrás de la operación, pero quien dará la cara será Samark López, reconocido boliburgués muy cercano al gobernador Tareck Al Aissami con un amplio historial a sus espaldas, incluido el escándalo de “Pudreval”.

“El chavismo no pudo implantar la hegemonía comunicacional con leyes y juicios, pero su boliburguesía compra el restante”, resumió Díaz para DIARIO LAS AMÉRICAS. “Están vaciando los medios de significado y rompiendo los rituales de consumo de la oposición”, remachó.

La venta de la Cadena Capriles ocurre en pleno acoso desde el Palacio de Miraflores a los medios de comunicación. Hace una semana se hizo público el despido de un conocido conductor del espacio nocturno de Globovisión, así como las restricciones a las informaciones sobre Henrique Capriles.

“Están comprando medios de comunicación con dinero claramente proveniente de negocios rojos rojitos”, acusó en un artículo Eduardo Semtei, exrector del Consejo Nacional Electoral.

En paralelo, Nicolás Maduro ha presionado y amenazado a las dos cadenas privadas de televisión para que minimicen a Capriles y para que oculten las verdaderas cifras de la violencia que desangra Venezuela. El líder del chavismo sin Chávez, incluso, exigió a Televén un cambio en su línea editorial tras ofrecer esta cadena la rueda de prensa del líder opositor el día siguiente de las elecciones.

El Gobierno, que ya cuenta con los canales Venezolana de Televisión, Vive, Asamblea Nacional TV, Ávila TV, TeleSur y TVES (que sustituyó a Radio Caracas TV, cerrada hace seis años, bajando su índice de audiencia del 40% de entonces al 2% actual), prepara nuevas incorporaciones a la programación revolucionaria. Maduro ha anunciado la puesta en marcha de tres nuevos cadenas: Venezolana Militar de Televisión, un canal para “jóvenes patriotas” y otro para sus aliados revolucionarios.

“A todas luces es un retroceso democrático lo que se vive en la pantalla. Pasamos del control comercial que ejercieron otrora Venevisión y RCTV a un control gubernamental, con intenciones de hacerse hegemónico”, protesta Andrés Cañizález, investigador de los medios.

La última arremetida del chavismo, ya con Maduro en el poder, sigue abusando sin sonrojo de las cadenas obligatorias: el nuevo presidente se mantiene una media de 48 minutos al día en todas las pantallas. A ello hay que añadir las más de cuatro horas que suele ocupar en sus interminables apariciones en los medios públicos. (Diario Las Américas)

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*