Espías cubanos René González, uno de los cinco agentes de Cuba presos en Estados Unidos por integrar una red de espionaje, saldría de una cárcel de Florida la próxima semana, tras cumplir con su condena,  afirmó  su abogado.

El letrado Philip R. Horowitz dijo a Efe que las autoridades penitencias planean liberar a su cliente el 7 de octubre de una prisión federal y que aún tiene pendiente un periodo de libertad supervisada. “Como parte de su sentencia, la jueza Joan Lenard le impuso tres años de libertad supervisada o condicional. René pidió al tribunal cumplirla en Cuba con su familia porque tiene doble ciudadanía. Eso fue denegado”, informó el letrado.

Hasta el momento, Horowitz no ha suministrado información sobre los planes de González cuando sea liberado después de 13 años en prisión.

“A René se le requiere que cumpla con su libertad supervisada en Estados Unidos, pero no necesariamente en Miami”, agregó.

González, quien nació en Estados Unidos y regresó con su familia a Cuba en 1961, se encuentra en la prisión Federal Correctional Institution, en Marianna, en el norte del estado de Florida.

El agente dijo a la jueza que le permitiera regresar a Cuba en una moción presentada el 2 de febrero de este año porque carece de vínculos familiares en Estados Unidos, no posee propiedades en este país y tampoco tiene perspectiva de trabajo cuando salga de la cárcel que le permita mantenerse financieramente.

La fiscal encargada del caso, Caroline Heck Miller, se opuso arguyendo la “naturaleza grave de sus ofensas como parte de una conspiración para defraudar a Estados Unidos” y operar como un agente encubierto de un Gobierno, y su “expresada carencia de remordimiento”.

Lenard, quien presidió en su día el juicio que tuvo lugar en Miami, denegó la solicitud de González el pasado 16 de septiembre.

González y cuatro cubanos más fueron declarados culpables en 2001 de conspirar y operar como agentes extranjeros sin notificar al Gobierno estadounidense junto con otras personas que integraban la llamada “Red Avispa” de espionaje desmantelada en el sur de Florida en 1998.

Los otros cuatro son Gerardo Hernández, Ramón Labaniño, Fernando González y Antonio Guerrero.

Los cinco admitieron durante el juicio que eran agentes del Gobierno cubano, pero afirmaron que espiaban a “grupos terroristas de exiliados” que conspiraban contra el entonces mandatario Fidel Castro, y no al Gobierno estadounidense.

Hernández, a quien las autoridades consideraban el líder de la red, cumple dos cadenas perpetuas, una de ellas impuesta por conspirar en el derribo de dos avionetas del grupo anticastrista “Hermanos al Rescate” de Miami, en 1996, por parte de cazas MiG cubanos, y en el que murieron cuatro pilotos.

Organizaciones que apoyan a “Los Cinco”, como se les conoce en Cuba donde son considerados por algunos como héroes, están haciendo una campaña por internet a favor del retorno de René González a Cuba.

La campaña consiste en una petición dirigida al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que permita su regreso.

Cuba, por su parte, denunció el miércoles pasado que Estados Unidos cometerá una “nueva injusticia” al impedir que René González regrese a la isla caribeña.

“Aunque es imposible reparar la injusticia ya consumada tras tantos años de indebido encarcelamiento y ensañamiento político, la única acción mínimamente decorosa del Gobierno de los Estados Unidos, a estas alturas, sería la de permitir el inmediato regreso de René a Cuba”, indicó un editorial del diario oficial Granma.

Conocido por los alias “Castor” e “Iselin”, René González suministraba información a Hernández sobre las actividades de los grupos anticastristas de Miami, quien a su vez retransmitía los datos a Cuba, según documentos judiciales.

 

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*