University of FloridaDesde hace mucho tiempo se considera que las universidades estatales de la Florida ofrecen buena educación sobre la base de lo que cuestan, pero en los últimos años esa reputación se ha puesto a prueba en medio de reducciones de presupuesto, que han llevado a la cancelación de programas académicos y a repetidos aumentos en el costo de la matrícula.
Pero las universidades en otros estados también han pasado por lo mismo. El resultado es que seis universidades floridanas se mantienen entre las mejores del país sobre la base del consto de la matrícula, según Kiplinger’s Personal Finance.
La revista publicó el martes su clasificación de las 100 mejores universidades públicas sobre la base del costo, en que la Universidad de la Florida ocupó el mismo segundo lugar que el año pasado. Por su parte, el New College of Florida, en Sarasota, una pequeña universidad de humanidades, quedó en quinto lugar, una gran mejora en comparación con el lugar 11 que ocupó el año pasado.
Las otras universidades públicas de la Florida que integraron la lista son la Universidad Estatal de la Florida (lugar 18), la Universidad del Centro de la Florida (39), la Universidad del Norte de la Florida (63), y la Universidad del Sur de la Florida (87).
“No cabe duda que es un reto mantener la calidad y hacer frente a la reducción de presupuesto”, dijo Steve Orlando, portavoz de UF. Orlando dijo que UF ha perdido más de $200 millones en fondos estatales desde el 2007.
Una forma en que UF y otras universidades estatales han compensado esa reducción de fondos públicos ha sido varios aumentos de matrícula de 15 por ciento. En el 2008, antes que comenzaran los aumentos de matrícula, esta costaba menos de $4,000 al año para estudiantes a tiempo completo. Hoy en día, la matrícula a tiempo completo en UF cuesta $5,700.
Orlando señaló que la matrícula de las universidades estatales para los alumnos que viven en el estado es significativamente más baja que el promedio nacional de $8,422, y que los estudiantes de UF toman menos préstamos y por cantidades menores que sus colegas a nivel nacional.
En los 11 años que la revista lleva compilando la información, la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill siempre ha ocupado el primer lugar.
El año pasado, la Universidad Internacional de la Florida se incorporó a la lista en el lugar 97, pero este año no fue incluida. FIU no respondió a una solicitud de comentario.
“No llegó a las 100 mejores, pero estuvo muy cerca”, dijo Marc Wojno, director adjunto de Kiplinger”.
El sistema de universidades públicas de California tuvo la mayor cantidad de escuelas en la lista (12), seguido de Nueva York con 9; la Florida y Carolina del Norte quedaron empatadas en el sexto lugar.
Las listas de clasificación de universidades son un tema controversial en los círculos de educación superior y con frecuencia son objeto de críticas por usar criterios arbitrarios que cambian todos los años. Los factores que Kiplinger’s toma en cuenta son índice de graduados en carreras de cuatro años, retención de estudiantes, precios y deuda promedio en el momento de graduarse.
Aunque las clasificaciones pueden ayudar a las familias durante el complicado proceso de escoger una escuela para sus hijos, no hay sustituto para las visitar y la preferencia del alumno sobre el lugar y el tamaño de la universidad.
El pequeño New College en Sarasota se ha convertido en el preferido de la clasificación de Kiplinger, así como de otros listados que publican otras revistas. La universidad estatal combina una cantidad de alumnos pequeña —poco más de 800— con una concentración en la diversidad de materias que escogen los estudiantes y la curiosidad intelectual. Los estudiantes de New College crean su propio currículo y la calificación se limita a aprobado o reprobado. Largas evaluaciones por escrito de los profesores sustituyen la más conocida escala de A- o B+.
“El tamaño sí importa”, dijo Mike Michalson, presidente de New College. “No todos quieren estudiar en una institución grande”.
Michalson agregó que la clasificación más reciente de Kiplinger son un recordatorio que las universidades estatales de la Florida, a pesar de las fuertes reducciones de presupuesto, están “muy bien” en comparación con sus iguales a nivel nacional.
“Esto significa que nuestro sistema universitario es un verdadero merecedor del apoyo que hemos tratado de darle”, dijo Michalson. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*