Tres policías del sur de Florida fueron acusados de una serie de golpizas a inmigrantes después de una investigación de más de un año por parte de autoridades estatales y federales, dijo un vocero de la oficina del fiscal estatal en Miami-Dade.

Policias del Sur de la FloridaEl sargento Jeffrey Rome, de la policía de Homestead, está acusado en una orden de aprehensión de haber golpeado a dos hombres afuera de un bar el año pasado en el suburbio de Miami, donde vive una alta cantidad de trabajadores agrícolas inmigrantes. Rome además está acusado de haber rociado pimienta a otros hombres sin provocación alguna. Enfrenta cargos por agresión, privación de la libertad sin justificación, abuso a ancianos y obstrucción a un bombero que realizaba un rescate.

El agente Giovanni Soto, de la policía de Homestead, también fue acusado de agresión. Soto y el comandante de turno, sargento Lizanne Deegan, enfrentan cargos de delito menor por conducta inapropiada por presuntamente haber tratado de encubrir uno de los incidentes. Las órdenes de captura fueron firmadas el 2 de junio.

“La brutalidad policiaca está mal sin importar qué forma adquiera. El encubrimiento de brutalidad policiaca está igualmente mal. Es por eso que estamos procesando estos casos en cooperación con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el cual tuvo un papel esencial para ayudar a posibilitar estos casos”, dijo en un comunicado la fiscal estatal en Miami-Dade Katherine Fernández Rundle.

El FBI confirmó el jueves que ayudó con la investigación, pero rechazó hacer más comentarios.

Las autoridades habían estado vigilando el Celio’s Latin Quarter Bar de Homestead durante una investigación de tráfico de personas cuando comenzaron a seguir la pista de Rome en abril de 2011. Como resultado, se observaron varios incidentes por parte de otros agentes y fueron capturados en video de vigilancia policial.

Rome y el abogado de Soto, Michael Cornely, estaban fuera de la ciudad y no se encontraban disponibles para realizar comentarios, dijo el jueves la oficina de Cornely. (AP/)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*