La primera línea férrea privada de alta velocidad de Estados Unidos, que conectará Miami y Orlando, en Florida, inició un “servicio introductorio” de 41 millas (66 kilómetros) entre Fort Lauderdale y West Palm Beach.

El proyecto, que tiene un costo estimado en 3.100 millones de dólares, ha sufrido retrasos y contratiempos legales, que ya parecen superados.

Durante el pasado fin de semana han circulado varios trenes entre Fort Lauderdae y West Palm Beach con pasajeros seleccionados a modo de preparación para los empleados de la línea, informó el diario Palm Beach Post.

Uno de los pasajeros de estos primeros trayectos fue Jim Kovalsky, de Florida East Coast Railway Society, una asociación de aficionados al ferrocarril, que calificó el viaje de alrededor de media hora de “maravilloso”.

“No se parece a nada más que yo sepa en este país. Es rápido. Es suave. Creo que va a cambiar la forma en que se ve el servicio ferroviario en Estados Unidos“, señaló Kovalsky al Palm Beach Post.

Se espera que para fines de este año esté funcionando el servicio entre Miami y West Palm Beach, que se espera que dure una hora.

La fecha de finalización de la segunda fase del proyecto, West Palm Beach-Aeropuerto Internacional de Orlando, distantes entre sí unas 150 millas (241 kilómetros), se desconoce, pero medios locales aventura que se completará en 2020.

La nueva línea de alta velocidad Brightline espera reducir en tres millones de automóviles el tráfico de las autopistas del sur de Florida, según el medio Country Living.

Las tarifas de los viajes todavía no se han anunciado, aunque un estudio realizado en 2015 por la misma compañía que emprendió el proyecto, All Aboard Florida, estimaba el precio de viajar de West Palm Beach a Miami en unos 16 dólares…

Lea la noticia completa en Infobae.com

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*