El ex dictador Manuel Antonio Noriega fue trasladado  de la prisión a un hospital de la capital por un problema hipertensivo, informó la policía nacional.
Noriega fue sacado de la cárcel El Renacer, situada en una zona cercana al Canal de Panamá, y llevado al hospital público Santo Tomás al “sufrir un cuadro de hipertensión con posibilidad de derrame cerebral , según cuerpo médico que lo atiende”, dijo la policía en un comunicado.
A Sandra, una de las tres hijas de Noriega, se le vio ingresar al sanatorio, que es custodiado por miembros de la policía nacional, según observó un periodista de The Associated Press.
Noriega fue sacado de la cárcel y llevado al hospital en un vehículo de la policía nacional, de acuerdo con versiones de medios de prensa.
Noriega, de 77 años, fue extraditado por Francia el 11 de diciembre y a su retorno a Panamá se le recluyó inmediatamente en El Renacer para que purgara varias condenas por asesinato.
El ex hombre fuerte fue depuesto por la invasión de Estados Unidos el 20 de diciembre de 1989, la cual puso fin al régimen militar panameño de 21 años (1968-89).Manuel Antonio Noriega
Noriega entre 1990-2011 pagó condenas por narcotráfico y lavado de dinero en Estados Unidos y Francia.
El ex militar sufrió hace algunos años un derrame cerebral en una celda estadounidense, según sus abogados.
La operación de traslado a la cárcel tras retornar al país en diciembre fue todo un misterio y las autoridades de seguridad utilizaron, incluso, un señuelo que despistó a los medios.
Varias horas después de esa llegada, Noriega fue visto en silla de ruedas y ayudado por las autoridades penitenciarias. El gobierno justificó las medidas de seguridad con el argumento de que buscaban proteger la vida del ex dictador.

Noriega, quien cumple 78 años en una semana, fue “trasladado desde su celda en el Centro Penitenciario El Renacer hacia el Hospital Santo Tomás.”Presentó síntomas que asemejaban una enfermedad vascular cerebral”, indicó luego en conferencia de prensa el ministro panameño de Salud, Franklin Vergara.Según el funcionario, Noriega fue atendido en el hospital y se le realizaron varias pruebas que resultaron normales, aunque “permanecerá 24 horas en observación” en la sala de cuidados intensivos para realizarle nuevas pruebas, dijo Vergara.

El ex hombre fuerte de Panamá (1983-1989) cumple en El Renacer, 25 km al noroeste de la capital, a orillas del Canal, tres condenas de 20 años cada una por la desaparición de opositores, tras regresar a su país el 11 de diciembre, extraditado desde Francia.Noriega, que también fue agente de la CIA, tiene una citación para presentarse en marzo próximo ante un juez que le está procesando por el homicidio de un estadounidense en 1969, el primer proceso que enfrenta desde que retornó al país.El ex dictador, derrocado en la madrugada del 20 de diciembre de 1989 por tropas estadounidenses que lanzaron sobre Panamá una cruenta invasión, estuvo preso 20 años en Estados Unidos por narcotráfico y casi dos en Francia por lavado de dinero.En Panamá fue condenado en ausencia por tres casos de desaparición y asesinato durante su régimen, el del médico Hugo Spadafora, que lo había acusado de nexos con el narcotráfico, el del mayor Moisés Giroldi y el de otros 11 militares que trataron de derrocarlo en un golpe de Estado el 3 de octubre de 1989.

El ex hombre fuerte de Panamá volvió a su país avejentado y en silla de ruedas, es hipertenso y tiene dificultad para hablar y limitaciones motoras tras haber sufrido hace algunos años un derrame cerebral.

Su regresó reabrió heridas en Panamá y la noticia de su hospitalización generó de inmediato reacciones.

“Me alegro que tenga la atención médica que él me negó a mí”, declaró a la AFP el coronel Roberto Díaz Herrera, un ex lugarteniente de Noriega que terminó dándole la espalda.

Según Díaz Herrera, Noriega le negó la atención médica cuando cumplía una condena de cinco años de cárcel y tuvo también un cuadro de hipertensión que casi lo llevó a la muerte.

“Deseo que se recupere y que afronte la ley”, añadió Díaz Herrera, quien en 1987 denunció a Noriega por violaciones a los derechos humanos y fraude electoral, lo que le llevó a prisión.

Aurelio Barría, impulsor de protestas contra el régimen de Noriega en los años 80, consideró “sospechoso” que la hospitalización de Noriega se haya producido en un “día de tanta crisis” por el desalojo violento que hizo la policía de bloqueos de carreteras, que dejó un indígena muerto y varios heridos.

“Se puede producir una condición para que los familiares y ellos aludan para trasladarlo a su casa. Si está delicado debe estar en el hospital y cuando se cure debe regresar a la celda”, declaró Barría a la AFP.

Noriega es acusado por crímenes cometidos durante su dictadura, aunque se le involucra en asesinatos y otras violaciones a los derechos humanos y delitos durante todo el período del régimen militar (1968-1989), pues antes de gobernar estuvo al frente del temido servicio de inteligencia G-2.

Nacido el 11 de febrero de 1934 en Panamá en una familia pobre, Noriega, quien tiene en el país a su esposa y tres hijas, fue un agente a sueldo de la CIA entre 1968 y 1986, cuando América Central era escenario de varias guerras civiles, pero se convirtió luego en enemigo de Washington.(Con información de AP y AFP)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*