Toyota

Las ventas de automóviles en Estados Unidos cerraron con alza en el mes de mayo, impulsadas por un fuerte incremento de 87% del fabricante japonés Toyota, que recuperó su posición tras dos años negros para la empresa.

Las ventas de vehículos pesados y de utilitarios impulsaron el incremento de las ventas para muchas casas, por ejemplo en GM y Ford, según los datos mensuales publicados el viernes.

El japonés Toyota retomó su posición como número uno mundial tras dos años de baches para la empresa, continuando una senda de espectacular crecimiento para sus ventas en Estados Unidos: con 202,973 vehículos en mayo, es decir un repunte de 87.3%.

Sin embargo, es menos de lo que esperaba la página especializada Edmunds.Com, que anticipaba 205,391 unidades. La comparación con el mismo mes del año anterior es positiva ya que entonces el constructor enfrentó graves problemas de producción y de distribución tras el terremoto de Japón en el mes de marzo.

General Motors dijo que sus ventas crecieron un 10.9% en mayo, frente a igual periodo del año anterior a 245,256 unidades, levemente por debajo de las previsiones del portal especializado Edmunds.Com (246,321 unidades).

“El nivel de ventas llegó al punto más alto luego de tres meses y deberíamos continuar trayendo buenas noticias para la economía estadounidense con una de las ofensivas de producto más grandes de nuestra historia”, comentó Don Johnson, director de ventas del principal constructor estadounidense.

Por su parte, el número dos de los constructores automotores estadounidenses, Ford, anunció este viernes un alza interanual de 12.6% de sus ventas en Estados Unidos en mayo, a 216,267 unidades, impulsados por los vehículos pesados.

La marca Ford registró un incremento de 13.2% pero su marca de lujo Lincoln bajó 1.7% en sus ventas interanuales, precisó el constructor en un comunicado.

“Ford registró ganancias sólidas en toda la línea de vehículos nuevos, de vehículos pesados y utilitarios”, comentó Ken Czubay, director de ventas y  marketing.

El tercer mayor constructor en Estados Unidos, Chrysler, controlado por la marca italiana Fiat, registró 150,041 unidades vendidas. Por debajo de las previsiones de Edmunds.com (164,083 coches).

Por su parte la enseña Fiat, con su modelo de vehículo de ciudad Fiat 500, lanzado el año pasado en Estados Unidos, “registró un récord de ventas por cuarto mes consecutivo, con un aumento de 128% con respecto al mismo periodo del año anterior”.

Por su parte el fabricante alemán Volkswagen colocó 38,657 unidades en mayo, es decir un incremento de 28.4%, que ayudan su objetivo de posicionarse en el mercado estadounidense para asentarse como principal constructor a nivel mundial.

“Pese a la enorme incertidumbre económica mundial, las nuevas ventas de vehículos en Estados Unidos siguen ganando fuerza”, destaco Reid Bigland, director general de la enseña Dodge perteneciente a GM y director de ventas en Estados Unidos. (AFP)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*