Durante décadas, los estadounidenses en busca de un lugar donde retirarse o donde empezar de nuevo impulsaron un gigantesco crecimiento de la población en el sur de la Florida. Pero es posible que esa tendencia esté llegando a su fin, de acuerdo con nuevos cálculos de la Oficina del Censo de EEUU analizados por investigadores universitarios en Miami.

Y es probable que los costos astronómicos de la vivienda tengan la culpa.

Eso no significa que el crecimiento de la enorme región esté estancándose. La megalópolis que abarca las áreas de Miami-Fort Lauderdale-West Palm Beach ha sido, y con mucho, una de las 10 áreas metropolitanas de más rápido crecimiento del país desde el último censo completo efectuado en el 2010. Atrás quedaron máquinas de crecimiento metropolitano como Los Angeles, Washington, D.C. y Phoenix, afirmaron investigadores de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), quienes hicieron los cálculos aproximados de población dados a conocer la semana pasada por la Oficina del Censo de EEUU.

Pero lo que ha cambiado drásticamente es la fuente del crecimiento poblacional de la Florida durante este período, dijo Maria Ilcheva, investigadora principal del Centro Metropolitano de FIU.

El boom poblacional del sur de la Florida estuvo alimentado anteriormente por una combinación de inmigrantes extranjeros y de personas procedentes de otros lugares de Estados Unidos, además de los nacimientos. Pero ahora el crecimiento de la región es impulsado principalmente por las personas que vienen a vivir aquí procedentes de otros países, sobre todo naciones de América Latina.

El sur de la Florida ha visto una inversión completa de lo que los demógrafos llaman migración domestica desde alrededor del 2013, según muestra una infografía preparada por el Centro Metropolitano.

En el pasado, más personas venían a vivir a la región de otros lugares de Estados Unidos de los que se iban de la misma. Ahora, la tendencia es la opuesta.

En la actualidad, muchas más personas se están mudando fuera del sur de la Florida de las que vienen a vivir aquí procedentes de otros lugares del país, y por márgenes que están creciendo de un año a otro, según muestra el análisis. La migración domestica neta ha bajado drásticamente en un asombroso 2,670 por ciento desde el 2010 –y esa cifra no es una errata, insistió Ilcheva.

El condado Miami-Dade representa gran parte de ese descenso, según muestran las cifras de Ilcheva. Desde el 2010, el condado ha visto un flujo de salida neto de 106,591 residentes a otros lugares del país.

Mientras tanto, la migración internacional neta a la región ha aumentado en un 397 por ciento durante el mismo período de tiempo, concluyó ella, lo cual compensa ampliamente por las pérdidas domésticas. Mientras que los condados Broward y Palm Beach todavía muestran aumentos en la migración doméstica neta, la migración internacional a Broward se fue por encima de la doméstica por un significativo margen neto de 57,000 personas.

“Tenemos a personas que vienen de otros países a invertir y a migrar por otras razones”, dijo Ilcheva. “Por otra parte, las personas de la localidad están en busca de estrategias de salida”.

Adiós a todo eso

¿Por qué se van tantos?

Las cifras no lo dicen, pero Ilcheva cree que es probable que se trate de una combinación de factores económicos: a saber, el drástico aumento posrecesión de los costos de la vivienda y el estancamiento de los sueldos que hace difícil a un creciente número de sudfloridanos poder permitirse una vivienda decente. Esto es particularmente agudo, dijo, en Miami-Dade.

“Hay dos razones evidentes en nuestro condado: los sueldos son más bajos que en resto del país, y la inasequibilidad de la vivienda y del costo de la vida”, dijo Ilcheva. “Esos dos factores no se pueden separar por completo”.

Un prominente analista de la vivienda local dijo que el análisis de FIU parece estar en lo correcto. El analista del mercado de condominios Peter Zalewski dijo que los rascacielos, restaurantes y las artes florecientes de Miami han puesto a la ciudad en camino de convertirse en un centro cosmopolita al estilo de Londres, Hong Kong o Singapur. Pero todo eso está poniendo una gran presión económica en los vecinos del lugar, dijo.

“No creo que pueda haber duda alguna de que todo esto tiene que ver con la vivienda”, dijo Zalewski de las conclusiones de FIU. “El costo de la vivienda en Miami se ha hecho intolerable [para muchas personas que viven aquí]”.

Eso no significa, por supuesto, que no haya nadie mudándose de otras partes del país. Un número neto aún saludable de 12,473 personas se establecieron en Palm Beach procedentes de otros lugares de Estados Unidos en el 2016, de acuerdo con el análisis de FIU.

Esa cifra, combinada con 8,443 inmigrantes, puso a Palm Beach entre los 10 condados de EEUU con el mayor número de personas estableciéndose allí procedentes de otras partes el año pasado. Y muchos de esos recién llegados son hispanos, según sugieren otros cálculos del Censo, dijo Ilcheva. Palm Beach tuvo el crecimiento más significativo de población hispana en el sur de la Florida entre el 2000 y el 2015, dijo ella.

Miami-Dade perdió a 30,560 habitantes al mismo tiempo que 41,830 inmigrantes venían a vivir a él el año pasado, para un crecimiento neto de 11,270. En el condado Broward, la cifra neta de 14,844 inmigrantes internacionales que vinieron a vivir allí sobrepasó con mucho al pequeño aumento domestico de 1,357 personas, de acuerdo con el estudio.

Más cálculos hechos por Ilcheva sugieren quiénes se están yendo: En Miami-Dade y Broward, la población blanca no hispana disminuyó en un 16.6 por ciento y un 22.3 por ciento entre el 2000 y el 2015, respectivamente. La porción de la población afroamericana se mantuvo estable, dijo ella.

Donde el cielo es más azul

El análisis de FIU coincide con un creciente número de investigaciones que clasifican a Miami como uno de los mercados de la vivienda menos asequibles del país, en parte debido a que el alza de los precios han sido impulsada por los inversionistas extranjeros al mismo tiempo que los sueldos apenas se han movido.

Un informe del 2016 del Centro Furman de la Universidad de Nueva York y CapitalOne concluyó que los trabajadores en la mayoría de las áreas metropolitanas cuentan además con el beneficio de altos ingresos. Ese no es el caso del sur de la Florida, que los autores llaman “una excepción preocupante: una ciudad de alto costo sin altos ingresos”.

En Estados Unidos, solamente los habitantes de San Francisco sufren de una brecha mayor entre los precios de la vivienda y los sueldos, de acuerdo con la Encuesta de Asequibilidad de la Vivienda de Demographia International del 2016.

La guerra de apuestas por la oferta cada vez menor de viviendas con precios asequibles en el mercado representa otra carga para los miamenses. Durante los últimos dos años, el número de viviendas multifamiliares a la venta por precios entre los $250,000 y los $600,000 ha disminuido aproximadamente en un 18 por ciento, de acuerdo con The Keyes Company, agencia inmobiliaria local.

Como resultado, líderes empresariales temen que sus compañías están perdiendo talentos con respecto a mercados de la vivienda más baratos.

El problema es particularmente grave en el caso de los trabajadores jóvenes de la región, quienes no pueden depender de las considerables opciones de transporte público disponibles en otras ciudades. El website inmobiliario Trulia concluyó que menos de uno de cada 100 apartamentos que están en el mercado en el sur de la Florida son asequibles para los recién graduados de college.

Entretanto, el ingreso familiar medio de Miami-Dade se ha mantenido esencialmente sin cambios desde el 2011, un poco por debajo de $44,000, según muestran las cifras del Censo. Pero durante el mismo período los precios de la vivienda han aumentado en un 59 por ciento, de acuerdo con el Índice S&P CoreLogic Case-Shiller.

El problema de la vivienda podría estar afectando el crecimiento poblacional en general a nivel local. Los nuevos cálculos del Censo, basados en datos de la encuesta, sugieren que el crecimiento general podría estarse haciendo más lento. Miami-Dade no fue incluido en el 2016 en la lista de la Oficina del Censo de los condados de más rápido crecimiento.

El condado Maricopa en Arizona, donde se encuentra Phoenix, reemplazó al condado Harris en Texas, el cual incluye a Houston, como el condado de la nación con el mayor crecimiento numérico de población, dijo la Oficina del Censo. La fuente principal de crecimiento para el paraíso de jubilados de Maricopa, de acuerdo con la Oficina del Censo: la migración doméstica.

Lea la noticia completa en El Nuevo Herald

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*