Cuidado de la pielLa piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, a pesar de lo cual muchas personas no siempre le dan la importancia que se merece y creen que sólo es necesario mantenerla limpia. Y aunque la limpieza es importante para el cuidado de la piel, también es fundamental que ésta esté hidratada.
Claudia de la Cruz, dermatóloga, explica que la piel tiene una función de barrera, es decir, separa al medio interno del externo. Por esta razón, es esencial que esté impecable, es decir, sin heridas, sin lesiones e hidratada. “No sólo es importante hidratar la piel para que no salgan arrugas. Una buena hidratación impide la formación de grietas a través de las cuales pueden ingresar infecciones al organismo”, afirma la especialista.
Además -agrega la dermatóloga-, una piel hidratada es una piel que se puede trabajar, es decir, que está en condiciones para tratar arrugas, manchas o cualquier otra condición que la afecte. “Es como un mueble -ilustra-. Si lo voy a pintar, tiene que estar primero preparado, lijado, parejo. Lo mismo pasa con la piel”.
Pero, ¿cómo se logra una buena hidratación de la piel? Claudia de la Cruz entrega algunos consejos. Aquí están:
– El agua, un factor fundamental: Casi un 90% de la composición de la piel es agua, por lo que ingerir el vital elemento es muy importante si es que la intención es tener una piel hidratada. Según Claudia de la Cruz, ocho vasos de agua al día están bien, pero pueden no ser suficientes sobre todo para quienes tienen la piel seca. En esos casos, es absolutamente necesario fijar la hidratación con productos externos.
– Un producto para cada tipo de piel: No sólo las pieles secas deben hidratarse, las grasas también, pero con productos adecuados. En este sentido, la dermatóloga sostiene que es muy importante contar con el consejo de un especialista. “Yo recomiendo realizar una consulta dermatológica una vez al año, para que un experto oriente en cuanto a cremas para hidratar y de otros tipos”, dice.
– Hidratación todo el año: Claudia de la Cruz sostiene que la hidratación de la piel tiene que ser un hábito. “No es bueno usar la crema un mes, eso no sirve. Lo que sirve es el tratamiento constante, porque si la piel está hidratada el año entero, el clima no la afectará”, sostiene. Sin embargo, aquí también hay que tener en cuenta el tipo de piel que se tiene, ya que en el caso de las secas, es importante hidratarlas más veces en los períodos complicados, como en pleno invierno o verano. “La misma persona tiene que ser su propio testeador. Si se da cuenta de que tiene la piel tirante y no le dura la crema que se puso en la mañana, tiene que reaplicar el producto cuantas veces sea necesario”, recomienda.
– De pies a cabeza: Generalmente se piensa que sólo la hidratación del rostro es importante, pero no es así: todo el cuerpo debe estar hidratado. En este sentido, la dermatóloga aconseja hacerlo después de la ducha, ya que en ese momento “la piel está tibia, el poro está dilatado, entonces los productos penetran mucho mejor en la piel”. Asimismo, asegura que no es necesario aplicarse grandes cantidades de crema. “Un poquito basta, aplicada con movimientos circulares para que sea absorbida por la piel. No hay por qué quedar toda pegote”, afirma.
– No sólo de día, también de noche: Según Claudia de la Cruz, hidratar la piel en la noche es quizás más importante que hacerlo en el día. ¿La razón? “(En la noche) son muchas las horas que tú tienes de reparación en la piel en un ambiente constante, sin contaminación, sin frío, etc.”, explica la especialista.
– ¿Los niños también?: “Depende”, es la respuesta de la dermatóloga. Si se trata de niños con piel seca, la hidratación debe comenzar desde recién nacidos. Pero si la tienen normal y no sensible, no es necesario. Y agrega un dato adicional: “(En los niños) es súper importante usar ropa que sea 100% algodón, lavarla con detergente suave, sacarles las etiquetas y no usar suavizante, ya que son muy inductores de alergias. Si se mantienen esas medidas, la mayoría no va a necesitar nada más”.
– ¿Las cremas caras son mejores que las baratas?: “Hoy en día hay cremas que tienen tecnologías que pueden aportar el grado de hidratación que cada persona necesita”, afirma la especialista. La buena noticia es que no necesariamente su valor debe ser alto. “Hay productos que son de costo intermedio, que son testeados dermatológicamente y son de súper buena calidad. Y muchas veces pagar caro por cremas no se justifica”, agrega. Sin embargo -reitera- “siempre hay que preocuparse de usar la crema indicada”.
– La importancia de la renovación: La piel se acostumbra a los productos que uno aplica en ella. Por esta razón, Claudia de la Cruz recomienda cambiar por lo menos una vez al año las cremas que se utilizan para hidratar la piel, corregir arrugas, etc. De esta manera -explica- se puede ir variando en cuanto al tipo de componentes que tienen los productos y que se aportan a la piel.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*