Los autores del asesinato del profesor VasalloRichard Vasallo, el maestro que fue asesinado hace una semana en Cutler Bay, era un “joven extraordinario”, según la directora de la secundaria en la que trabajaba.

Vasallo, de 25 años, murió el 19 de julio a manos de su ex novia Dianelis de la Caridad-Fonseca, de 22, y José Martín Pérez Sánchez, de 21, según el Departamento de Policía de Miami-Dade. Fonseca le habría prometido $600 a Pérez, un inmigrante indocumentado de México, por ayudarla a matar a Vasallo. También le habría dicho que se casaría con él para que no fuera deportado.

“Richard tenía un futuro muy prometedor”, dijo Andrea Loring, directora de SIA Tech, una escuela chárter para alumnos de bajos recursos en Homestead.

Vasallo era profesor de tecnología creativa, materia sobre el empleo y desarrollo de aplicaciones de computadora. Llevaba seis meses dando clases ahí y había concluido estudios en ingeniería en la Universidad Internacional de la Florida en 2009.

Loring comentó que Vasallo era reservado, y que no le gustaba hablar sobre su vida personal. Sin embargo, llegó a llevar un anillo que señalaba su unión con Fonseca, quien lo visitó en la escuela al menos en una ocasión.

La casera de Vasallo y Fonseca, que vivieron juntos en un apartamento de Cutler Bay hasta hace seis meses, confirma que la relación entre ambos era tranquila.

“Nunca me dieron problemas cuando les alquilé”, comentó.

Pero algo pasó en fechas recientes, y Vasallo dejó de llevar el anillo. Le comentó a otros profesores que había terminado con Fonseca de “una forma muy mala”, elaboró Loring.

Vasallo había regresado a vivir con su familia, a unas cuadras del estacionamiento donde murió. El Nuevo Herald intentó hablar con sus familiares esta semana, pero una mujer identificada como su hermana no quiso dar declaraciones.

El día del asesinato, Vasallo había ido a dar clases a SIA Tech. Al término de la jornada, sus alumnos ofrecieron una presentación de sus trabajos para el curso. Loring asistió, y felicitó a Vasallo por el nivel de sus alumnos y la calidad de la presentación.

“Era un maestro talentoso, que ayudaba a quien lo necesitara. Era dulce e inocente”, relató Loring.

Más tarde, Vasallo y Fonseca debían verse.

A Loring no le sorprende que Vasallo haya accedido a reunirse con Fonseca, a pesar de que ambos habían terminado su relación.

“Era un caballero”, indicó.

De acuerdo con el informe del arresto de Fonseca y Pérez, ambos llevaban planeando el homicidio durante una semana. El informe establece que Fonseca también tenía planes de matar al padre de Vasallo. Hasta el día de hoy se desconoce el motivo del crimen.

Alrededor de las 10:30 p.m., Vasallo llegó a un estacionamiento ubicado cerca de la intersección de la calle 216 y la 98 Court del suroeste. Los eventos posteriores son poco claros. Pero una hora después, los servicios de emergencia recibieron una llamada: un hombre ensangrentado intentaba caminar por la 216. Cuando los bomberos llegaron, Vasallo se encontraba tirado en el suelo. A pesar de los esfuerzos por revivirlo, fue declarado muerto.

De acuerdo con las autoridades, Vasallo murió por el impacto de un objeto afilado. El Departamento de Policía de Miami-Dade recuperó un cuchillo en la escena del crimen.

Fonseca y Pérez fueron detenidos y confesaron haber sido los autores del homicidio. Su juicio comienza el 9 de agosto.

El lunes por la tarde podían verse arreglos florales y tarjetas de recordación junto a un árbol en el estacionamiento.

“Richard ayudaba a todo aquel que lo necesitara”, dijo Loring. “En retrospectiva, eso pudo haber contribuido a su muerte”. (El Nuevo Herald)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*