El Senado de la Florida aprobó  un presupuesto de $71,000 millones con apoyo de ambos partidos luego de que los republicanos aceptaron propuestas demócratas de salvar del cierre una cárcel rural y de gastar $1 millón más para que los ancianos no tengan que ir a los asilos.

La votación fue de 33-6, ya que dos republicanos y cuatro demócratas votaron en contra. El presupuesto del Senado recorta la asistencia estatal para la salud mental de los adultos y el abuso de sustancias, aumenta la matrícula universitaria en un 3 por ciento y permite a las universidades estatales que aumenten la matrícula en 15 por ciento. El gobernador Rick Scott está en contra de los aumentos de matrícula. senado de la Florida

La votación del Senado comienza las negociaciones con la Cámara de Representantes durante los próximos 10 días para llegar a un compromiso en el presupuesto y que la temporada de sesiones del 2012 termine a tiempo el 9 de marzo.

Por cuarto año consecutivo, los legisladores están obligados a recortar programas – esta vez en unos $1,400 millones- para cubrir una insuficiencia en ingresos por concepto del impuesto a las ventas. Pero, al mismo tiempo, ellos añadieron $1,100 millones al presupuesto de las escuelas públicas, lo cual se traduce en $192 adicionales por estudiante. El aumento no compensa del todo el recorte del año pasado de $1,300 millones.

Los líderes del Senado dijeron que los pronósticos para ingresos del estado están mejorando lenta y modestamente, y expresaron su esperanza de que esta sea la última ronda de recortes al presupuesto.

“Esperemos que este sea el fin de los recortes, y que en años venideros podamos estructurar presupuestos responsables”, dijo el presidente del presupuesto del Senado JD Alexander, republicano de Lake Wales.

Otros aspectos destacados del presupuesto del Senado incluyen:
•  El cierre de ocho cárceles debido a la disminución de la población de presidiarios. Solamente se ha identificado siete cárceles; todavía no se ha escogido la octava, y el Correccional Jefferson en Monticello, el mayor patrono del condado Jefferson, seguirá abierto por un año más.
•  No habrá aumentos de sueldo a ningún nivel para los trabajadores estatales, y se eliminarán 3,800 empleos a tiempo completo, la mayoría de los cuales están vacantes.
•  No habrá fondos nuevos para la construcción y el mantenimiento de las escuelas públicas, y $55 millones para construcción en las escuelas chárter.
•  Una exigencia de que las escuelas primarias evaluadas como D y F brinden una hora adicional de instrucción de lectura a los estudiantes, a un costo de $119 millones.
•  Reservas de $2,200 millones para emergencias e imprevistos, incluyendo $265 millones que se tomaron prestados del Fondo de Dotación Lawton Chiles para programas infantiles.
•  Un uso por primera vez de $400 millones de reservas para las universidades con objeto de pagar programas no relacionados con la educación superior.

Los senadores añadieron al presupuesto en el último minuto un montón de proyectos a nivel local, varios de ellos en Miami-Dade, incluyendo $500,000 para el Museo de la Bahía de Cochinos y $150,000 para una histórica cabaña de troncos en Biscayne Park.

Entre otros proyectos insertados en el presupuesto hay $1 millón para un Centro Internacional Deportivo para Regatas de Clase Mundial en Sarasota, un proyecto que Scott vetó el año pasado.
“A mí me molestan algunas de estas cosas… Estamos arruinados”, dijo el senador Steve Oelrich, republicano de Gainesville, uno de los dos republicanos que votaron en contra del presupuesto.

La senadora Paula Dockery, republicana de Lakeland, también votó en contra, diciendo que era una irresponsabilidad de los senadores gastarse millones en proyectos y al mismo recortar la ayuda estatal a las universidades en casi 6 por ciento. (El Nuevo Herald)

 

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*