San José, CR

San José, la capital costarricense, es una obra en construcción en busca de una nueva identidad que esté más cercana a la vida urbana moderna y a la cultura, a través de la cual espera recuperar vecinos y atraer visitantes que disfruten de algo más que de sus playas y sus bosques.

El país centroamericano es un destino turístico por excelencia, pero su capital ha sido siempre un lugar de paso hacia sus paradisíacas playas o exuberantes bosques, algo que las autoridades se han propuesto cambiar y que en los últimos años ya ha empezado a ver sus frutos.

De una “ciudad oficina”, sucia y sin espacios peatonales, desierta por las noches y sin una oferta destacable de vida nocturna, arte y entretenimiento, San José ha transformado su rostro para volverse más amigable. Ahora destila vida por todos sus poros.    

No en vano fue designada “la quinta ciudad del futuro en América Latina” por el periódico Financial Times debido a la inversión extranjera directa que ha recibido en la última década, a su clima de negocios, el potencial económico, el clima, la infraestructura y, sobre todo, la calidad de vida.

El primer puesto en la región latinoamericana lo tiene Santiago de Chile, seguida de Lima, Bogotá y la mexicana Monterrey.

La capital costarricense es, además, de acuerdo con la consultora internacional Mercer, la novena ciudad más segura de Latinoamérica y la octava con mejor calidad de vida.

VESTIRSE DE LUCES

Cafés, tiendas, bares, restaurantes, bulevares, mercados y un variado menú de actividades artísticas y culturales marcan ahora la pauta en esta ciudad centroamericana, cuyo casco urbano, lo que se conoce como el “centro de San José”, no sobrepasa los 12 kilómetros cuadrados.

Hace poco más de 10 años, los habitantes y vecinos de San José evitaban pasar mucho tiempo en sus calles y avenidas, pues la basura en las vías, la gran cantidad de indigentes y la falta de espacios públicos hacía prácticamente imposible la convivencia.

En una década San José ha logrado despojarse de su traje gris y atraer de nuevo a comerciantes y artistas, así como destacar por una variada oferta de actividades que satisfacen los más diversos gustos.

Según el alcalde capitalino, Johnny Araya, la construcción de bulevares peatonales ha sido clave en este esfuerzo.

Hoy, San José cuenta con arterias completas adoquinadas, exclusivas para la gente y no para los automóviles, lo que le ha dado un nuevo aire y ha facilitado la apertura de nuevos cafés, restaurantes y bares que reúnen a las nuevas generaciones otra vez en sus calles.

Además, parques, plazoletas y hasta iglesias y monumentos han sido remozados para volver a brillar y engalanar la ciudad.

Con estas obras poco a poco los ciudadanos se ven tentados a volver a vivir en la capital. En las cercanías del Parque Metropolitano La Sabana, el más importante de San José, abundan ahora modernas torres de apartamentos cuyos precios podrían parecer astronómicos para muchos.

EL NUEVO CENTRAL PARK TICO

Este sector, según Araya, está destinado a convertirse en una suerte de “Central Park” neoyorquino, que reunirá sobre todo a familias de profesionales jóvenes dispuestos a disfrutar todo lo que la capital tiene que ofrecer.

Araya destaca que de una oferta nula en actividades de convivencia, la capital ofrece en la actualidad festivales artísticos y deportivos gratuitos todo el año, además de conciertos y exposiciones de la más diversa índole.

Por ejemplo, el año pasado la capital costarricense acogió una exposición mundial sobre la obra de Leonardo Da Vinci, pero sus museos y galerías han mostrado en los últimos años grabados de Rembrandt y pinturas de Picasso, al lado de creaciones de jóvenes artistas modernos de todo el mundo.

El popular “Cow Parade”, que ha llenado de vacas pintadas las ciudades más importantes del mundo, también tuvo su parada en San José, al igual que los más destacados músicos internacionales, con figuras de todos los géneros, como Elton John, Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Iron Maiden, Metallica, Calle 13 o Allan Parson.

“La cultura ha venido floreciendo en la capital precisamente porque debe ser uno de los principales componentes y articulaciones de la renovación urbana que venimos impulsando en los últimos años”, asegura el alcalde.

Para Araya, “San José ha venido recuperando su identidad. Muchos años fue apenas un destino de paso, un cruce de caminos, pero San José tiene que ser el gran punto de encuentro de la sociedad costarricense, además de un destino turístico y cultural por excelencia”.

“ENAMÓRATE DE TU CIUDAD”

Bohemios cafés s se asoman por las esquinas de la capital, rondando el tradicional Teatro Nacional, joya arquitectónica de Costa Rica, algo impensable hace apenas una década.

Familias enteras se congregan cada fin de semana en el Paseo Colón, la principal vía capitalina, para disfrutar de los “Domingos sin humo”, un espacio dedicado al deporte en el que está prohibido fumar y la avenida se cierra para los vehículos y se deja en poder de los peatones, bicicletas, patines y patinetas.

Cada sábado, además, los artesanos y artistas muestran su arte en el festival “Enamórate de tu ciudad”, que se funde con otros festivales como “Transitarte” y el “Festival Internacional de las Artes (FIA)”, el más importante de Centroamérica.

La Alcaldía de San José está determinada a convertir a esta pequeña ciudad en un punto de desarrollo en Centroamérica y sobre todo, en un espacio agradable y de disfrute para sus habitantes.

El alcalde reconoce que la mayor tarea pendiente en este momento es remediar el pesado tránsito,  pues más de un millón de personas atraviesan la capital de lunes a viernes para dirigirse a su trabajo y una flotilla de 500,000 automóviles particulares ingresa diariamente al casco central.

Para mejorar esta situación, muchas veces caótica, se pretende desarrollar una red de tranvía urbano apoyado por el Gobierno de Francia.

Con el tranvía, asegura Araya, se logrará descongestionar el corazón de San José y hacer a la ciudad aun más amigable, aunque todavía no hay fecha para el inicio de este proyecto.

A la vez se trabaja con programas de rescate y rehabilitación para la población indigente y se refuerza la Policía Municipal, para mantener a raya a los delincuentes que gustan de asaltar a los viandantes.

Mientras tanto, San José sigue ampliando su oferta: en febrero de 2012 se inició la construcción de un Barrio Chino, con la colaboración del Gobierno de Pekín, para dotar de aun más vida y colorido a esta capital que sigue afinando su rostro para sonreírle al mundo.• (EFE)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*