La decisión de un juez de circuito de invalidar una ordenanza decidida por la comisión de Miami-Beach sobre el incremento paulatino del salario mínimo, le podría dar al alcalde de ese municipio, Philip Levine, una buena plataforma política con miras a su candidatura, por el Partido Demócrata, a la gobernación del estado de la Florida.

Es un escenario ideal: alianza de grandes conglomerados y organizaciones empresariales contra el incremento de la compensación salarial; comunicados de los sindicatos y organizaciones de consumidores a favor de la medida, y en medio de este panorama, una pelea legal que podría llegar a la Corte Suprema de la Florida.

Y además de empresas como Disney o Publix, también están el gobernador de la Florida, Rick Scott, y la fiscal estatal Pam Bondi, quienes apoyaron la decisión del juez Peter Lopez de frenar la posibilidad de que un municipio del Estado subiera el salario mínimo con base en una enmienda de 2004, decidida en referendo por los votantes, que creaba un pago mínimo a partir de $6.15 la hora seis meses después de aprobada la enmienda y después se debía incrementar cada año de acuerdo con el índice de inflación.

La enmienda hablaba de ser efectiva para todos aquellos que trabajan en el estado de la Florida y su compensación está determinada por el mínimo federal. Pero en su documento, el juez López recordó que la Constitución de la Florida prohíbe a los municipios establecer el salario mínimo.

Este martes, cuando salió el fallo del juez, los abogados de la ciudad de Miami Beach de inmediato anunciaron que apelarían esa decisión.

En este escenario no hay duda de que el alcalde encuentra una situación política que podría generarle grandes créditos políticos, no sólo con el electorado del sur de la Florida, sino de todo el Estado, en la medida en que sus principales autoridades también se han involucrado en la pelea.

Es una situación en la que, incluso si pierde el pulso con las cortes, sería una derrota parcial: el sólo hecho de intentar poner al día el salario mínimo en un municipio como Miami Beach, desafiando la presión de poderosas organizaciones como Florida Retail Federation, Florida Lodging and Restaurant Association, Florida Chamber of Commerce, (varias de ellas presentaron la demanda contra la ordenanza aprobada por la comisión de Miami Beach), ya le da a Levine una ventaja sobre sus posibles contendientes dentro de su propio partido, el demócrata.

Guardadas proporciones, esta situación se parece a la del presidente de la Cámara de la Florida, Richard Corcoran, quien aspira a ser gobernador del Estado y ha escogido una pelea muy rentable: luchar contra el despilfarro burocrático y oponerse a que el dinero de los contribuyentes sea utilizado para subsidiar a la empresa privada. Y para ello ha buscado acabar con Visit Florida y Enterprise Florida, dos agencias estatales objeto de los ataques de Corcoran.

Por su parte el gobernador Scott, quien aspiraría a un escaño en el Senado federal, estaría abonando el terreno, con esa pelea con un líder de su propio partido (republicano), para proyectarse como un político al que le preocupa la creación de empleos.

Por ahora, Levine continúa su excursión por el estado midiendo la temperatura política de su posible candidatura a la gobernación. Otra pelea -su oposición a Airbnb y otras plataformas similares de alquiler de viviendas para turistas- vuelve a posicionarlo como un edil polémico, que busca evitar que las zonas residenciales sean afectadas por prácticas comerciales. Y de esa manera pierdan valor las casas y apartamentos.

Sin embargo, PolitiFact ha determinado que la evidencia de Levine para hacer esa afirmación es más anecdótica que respaldada por cifras. “Es demasiado temprano para poder determinar el impacto de Airbnb en el mercado inmobiliario, y es difícil hacerlo cuando solo representa una pequeña fracción de la oferta inmobiliaria en una ciudad o región”, indicó PolitiFact.

Los dos candidatos a la alcaldía de Miami-Beach, Dan Gelber y Michael Grieco, no estuvieron disponibles para discutir el tema de este artículo.

Tampoco el alcalde Levine respondió a nuestro pedido para una entrevista.

Lea la noticia completa en Diario las Américas

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*