Protestas en CubaLa muerte del prisionero político Wilman Villar Mendoza, quien se encontraba en huelga de hambre desde hacía más de 50 días, levantó una rápida y extensa ola de repudio nacional e internacional contra el régimen de Raúl Castro, que se apresta a recibir en marzo la visita del Papa Benedicto XVI.
Villar, de 31 años, fue enterrado en privado bajo un enorme operativo de las fuerzas de seguridad en un modesto cementerio en su natal Contramaestre. En todo el país, las autoridades se movilizaron para impedir que opositores acudieran a rendirle un tributo final. Se trata del segundo preso político en huelga de hambre que muere en menos de dos años en manos de las autoridades, tras permanecer en pésimas instalaciones carcelarias sin el adecuado cuidado médico.
Pocas horas después de su muerte, el presidente Barack Obama expresó sus condolencias a la familia y precisó que su administración no cejará en su apoyo a las libertades del pueblo cubano.
“El fallecimiento sin sentido de Villar resalta la represión permanente del pueblo cubano y los infortunios que encaran los individuos valientes que defienden los derechos universales de todos los cubanos”, señaló un comunicado de la Casa Blanca.
En huelga de hambre desde el 25 de noviembre, Villar murió el jueves cerca de las 6:45 p.m. al cabo de una penosa agonía en el Hospital Juan Bruno Zayas, de Santiago de Cuba. Había contraído una pulmonía tras ser lanzado a una celda de castigo con una constante temperatura helada.
En Madrid, la vicepresidenta y portavoz del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, mostró la consternación en esa nación por la muerte de Villar y emplazó a las autoridades cubanas a liberar a todos los presos políticos.
“La defensa de los derechos humanos y de las libertades serán un referente de la política exterior española, especialmente en el caso de Cuba”, precisó Sáenz.
Por sus vínculos tradicionales con Cuba, España juega un papel clave en la posición de la Unión Europea hacia el régimen cubano.
Catherine Ashton, la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea, lamentó el deceso de Villar e instó a Cuba que siga trabajando para lograr progresos en el respeto de los derechos humanos y la libertad de expresión.
“Es la segunda muerte en condiciones similares en muy poco tiempo y plantea dudas sobre el sistema judicial y penitenciario cubano”, recalcó Ashton.
Villar era miembro de la ilegal Unión Patriótica Cubana. Fue arrestado el 14 de noviembre durante una violenta ofensiva policial contra la disidencia en Contramaestre. Diez días después fue condenado a cuatro años por asalto, desacato y resistencia en un juicio a puertas cerradas que careció de las debidas garantías. Inmediatamente fue enviado a la temida prisión de Aguadores, cerca de Santiago. Al día siguiente se declaró en huelga de hambre y se negó a ponerse el uniforme de preso común, alegando que su juicio había sido un abuso.
El viernes fue imposible comunicarse con su viuda, Maritza Pelegrino. La madre y una hermana de Villar están relacionadas sentimentalmente con oficiales del Ministerio del Interior, según fuentes de la disidencia.
A la hora de este cierre, la noticia no había aparecido en las ediciones regulares de papel e internet del periódico oficial Granma . En la oficialista página de internet Cubadebate fue publicado un comunicado en que se atribuía la muerte de Villar a un “fallo multiorgánico secundario a un proceso respiratorio séptico severo”. El paciente, a quien califican de preso común, murió debido a “un shock por sepsis”.
La nota, que no está firmada, indicó que Villar había sido condenado por agredir y provocar lesiones en el rostro de Pelegrino. Durante las pasadas semanas, durante entrevistas con El Nuevo Herald y otros medios, Pelegrino ha mostrado gran preocupación por la suerte de Villar y no ha mencionado las agresiones citadas por Cubadebate.
El disidente Guillermo Fariñas, Premio Sajarov 2010 del Parlamento Europeo, recién excarcelado tras una detención de 72 horas, llamó desde la isla a las fuerzas democráticas del mundo a solidarizarse con los opositores cubanos y condenar la muerte de Villar, que describió como “un asesinato”.
“Es importante que la comunidad internacional tome nota y deje la indiferencia ante los asesinatos premeditados y constantes que están ocurriendo contra la oposición no violenta cubana”, señaló Fariñas desde la ciudad central de Santa Clara. “Creo que en el 2010 el mártir fue Orlando Zapata; en el 2011 fue Wilfredo Soto; y ahora en el 2012, Villar’’.
Orlando Zapata Tamayo murió en prisión el 23 de febrero del 2010 tras una huelga de hambre de casi tres meses. En sus últimos días, a pesar de su depauperado estado, las autoridades le propinaron una golpiza y le negaron el agua por un largo período. El 8 de mayo del 2011, murió en Santa Clara el opositor Juan Wilfredo Soto García después de haber recibido una golpiza por parte de agentes de la policía.
Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, radicada en La Habana, destacó que desde el jueves está en pie un amplio operativo policial para impedir las manifestaciones públicas en homenaje a Villar.
“Se han verificado un número indeterminado de detenciones de opositores en Santiago de Cuba y las provincias vecinas: Guantánamo, Granma y Holguín, para evitar que asistan al funeral”, afirmó Sánchez.
Observadores en la isla y Miami coinciden en que la muerte de Villar pudiera tener un efecto en la planeada visita de dos días del papa Benedicto XVI para fines de marzo. Fue imposible comunicarse el viernes con representantes de la Iglesia Católica en Cuba.
En Miami, Ninoska Pérez Castellón, periodista de Radio Mambí y miembro del Consejo por la Libertad de Cuba, criticó que la Arquidiócesis de Miami se empeñe en seguir organizando un peregrinaje de cubanoamericanos a la isla durante los días de la visita papal.
“Con motivo de este crimen hacemos un llamado a la Arquidiócesis de Miami para que cancele sus actividades turísticas a Cuba con motivo de la visita del santo padre Benedicto XVI”, dijo Pérez. “Es vergonzoso que, sobre los cadáveres de la oposición en Cuba, se celebren jubileos y, a su vez, se le dé legitimidad a la dictadura de más de medio siglo de los hermanos Castro”.
Rosa Quiroz, portavoz de la Arquidiócesis, indicó el viernes que el arzobispo Thomas Wenski no haría declaraciones sobre la muerte de Villar ni sobre los reclamos de la comunidad cubana para que solicite al Vaticano la cancelación del viaje papal.
El representante republicano Mario Diaz-Balart responsabilizó directamente a Fidel y Raúl Castro por la muerte de Villar y aseguró que “pronto” los verdaderos criminales tendrán que responder por esos atropellos.
“Hasta entonces, el presidente Obama tiene que cesar de premiar los abusos de derechos humanos del régimen con concesiones unilaterales y disminuciones de sanciones que canalizan dinero a los matones de Castro” precisó Diaz-Balart. “Es vergonzoso que esta administración haya optado por ayudar a los represores del pueblo cubano a pesar de brutalidades tan despiadadas y descaradas”.
En La Habana, las Damas de Blanco, madres y esposas de prisioneros políticos, abrieron un libro de condolencias en la sede de la organización, ubicada en la casa de su fundadora, Laura Pollán, quien murió el año pasado. Varias patrullas de la policía rodearon la vivienda, según informó la bloguera disidente Yoani Sánchez.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*