Maltrato InfantilUn aumento en el maltrato infantil está relacionado con la reciente recesión, señala un nuevo estudio que pone de relieve el impacto de los problemas económicos de Estados Unidos.

Los resultados se obtuvieron de un estudio entre 422 niños maltratados que proceden mayormente de familias de bajos ingresos económicos, las cuales residen en 74 condados de cuatro estados.

Pero la principal autora del estudio, la doctora Rachel Bergel, del Hospital Infantil de Pittsburgh, dijo que los resultados confirman reportes de muchos pediatras que han visto un incremento en el número de bebés sacudidos y de víctimas de otras formas de abuso que pueden causar daño cerebral.

Berger decidió estudiar este tipo de lesión, conocida como síndrome del niño sacudido, luego de notar un aumento de éste en su propio hospital desde finales del 2007 hasta junio del 2009. Su hospital promedió 30 casos por año durante ese período de recesión, contra 17 casos anuales antes del 2007.

Aunque este tipo de maltrato es poco común, el número de casos en los condados estudiados se incrementó en 65 por ciento, al pasar de nueve casos por cada 100.000 niños en los años previos a la recesión a casi 15 por cada 100,000 niños durante la recesión.

Los niños incluidos en el estudio eran menores de 5 años, y en su mayoría, bebés. Muchos de ellos sufrieron daño cerebral y 69 murieron, aunque el índice de mortalidad no ha aumentado durante la recesión.

Las tasas de desempleo en los 74 condados también subieron durante los cinco años de estudio. La proporción de niños que recibían servicios del programa gubernamental Medicaid, de atención médica para pobres, también se incrementó, de 77 por ciento antes de la recesión a 83 por ciento. Sin embargo, no se reportó información sobre seguro o empleo de las familias de los niños maltratados.

Si se combinan el estrés de criar un niño con los recortes salariales o la pérdida de empleos se obtiene “una especie de bebida intoxicante en términos de pensar en posible violencia física”, dijo Mark Rank, profesor de bienestar social de la Universidad de Washington en Saint Louis. Dijo que los resultados del estudio son similares a investigación sociológica que vincula la violencia con una disminución en el bienestar económico.

Junto con datos del Censo que señalan que 46 millones de estadounidenses viven en la pobreza, el estudio muestra que “mientras la pobreza y el estancamiento continúen… hay costos verdaderamente humanos involucrados”.

 

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*