La prostituta involucrada en el escándalo de los agentes del servicio secreto del presidente Barack Obama en Cartagena (Colombia) dijo que durante horas “rogó” para cobrarle a uno de ellos la tarifa que había acordado, en una entrevista con Caracol TV y la W Radio.

“Le dije: ‘aquí hay un problema, porque si hubiese venido por gusto es totalmente diferente, pero yo no he venido por gusto’. Prácticamente le rogué desde las 6 de la mañana hasta las 10  para que me diera mi dinero”, contó la joven que se identificó como Dania Londoño.

Según su relato, ella y una compañera conocieron a los agentes en un bar de Cartagena, pero sin saber que integraban el equipo del servicio secreto. Allí bailaron y tomaron dos botellas de vodka antes de ir al hotel donde estaban hospedados los estadounidenses.   

“Bailamos y a la hora de irnos (del bar) le dije ‘bueno, amor, me tienes que dar 800 dólares, ese es el regalito que yo quiero para irme contigo. Me dijo ‘ok baby, vámonos para el hotel’”, refirió la mujer.

“Ni mi amiga ni yo estábamos enteradas de que ellos eran agentes de Obama, para nada”, añadió.

Dania LondonoPero a las 6 y 30 de la mañana del día siguiente, cuando le pidió el dinero pues ya se iba por exigencia del propio hotel, el agente le contestó en inglés “lárgate, perra, que yo no te voy a pagar”, refirió la prostituta al indicar que el hombre sólo le entregó “50.000 pesos (unos 27 dólares) para el taxi”.

El escándalo del servicio secreto estalló cuando Obama se encontraba en Cartagena para la VI Cumbre de las Américas, los pasados 14 y 15 de abril, aunque el encuentro con la prostituta ocurrió antes de la llegada del presidente estadounidense a esa ciudad.

Debido al escándalo, seis agentes del servicio secreto han dejado sus funciones.

Según el relato de Londoño, el pasillo de las habitaciones del hotel era custodiado por un agente de la policía local, que le ayudó a reclamar su pago. Finalmente, entre varios integrantes del servicio secreto le pagaron 250 dólares para que se fuese.

“Si le hubiese importado y no hubiese querido problemas, pues me daba mi dinero y no pasaba nada. Pero no fue así. En mi español yo les dije: si ustedes no tienen consideración conmigo, por qué la voy a tener yo con ustedes. En ese momento me sentía fuerte, porque la policía me apoyó a mí”, dijo en la entrevista. (AFP)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*