Aunque el fin de semana que pasó estuvo pasado por agua, la temporada de lluvias del sur de la Florida todavía no ha comenzado, al menos de forma oficial.

Sin embargo, cuando empiece, en algún momento de este mes, los expertos creen que habrá más aguaceros de lo habitual, dijeron los meteorólogos.

La temporada de lluvias del sur de la Florida, que casi siempre se inicia alrededor del 20 de mayo y dura hasta mediados de octubre, produce por lo general aproximadamente 70 por ciento de toda la lluvia de la región. Estos cinco meses ayudan a que los Everglades se mantengan saludables y las represas llenas de agua o —si no hay suficientes precipitaciones— generan sequías que terminan por acabar con las cosechas y céspedes y jardines.

Robert Molleda, meteorólogo de la oficina de Miami del Servicio Nacional de Meteorología, dijo que una serie de indicios, entre otros, la calma experimentada por el fenómeno global conocido como La Niña, sugieren que en junio la temporada de lluvias tendrá más actividad que lo que suele tener. El resto de los meses parecen estar cerca del promedio.

Como quiera que la región  Lluvias en Floridaaún muestra los efectos de un otoño e invierno extrañamente secos, un poco más de lluvia de la habitual sería provechosa, dijo Susan Sylvester, jefa de las operaciones de control de agua del Distrito de Administración de Aguas del Sur de la Florida, departamento que supervisa el suministro de agua para 7.7 millones de personas, desde Orlando hasta Cayo Hueso.

Las lluvias que cayeron en abril, la mayoría el fin de semana pasado, y que excedieron el promedio del mes, ayudaron a los condados Miami-Dade, Broward y Palm Beach, pero no recargaron mucho el Lago Okeechobee, que funciona como la principal cuenca acuífera de toda la región.

En total, desde noviembre el déficit de lluvia de los 16 condados que componen el Distrito de Administración de Aguas del Sur de la Florida es de unas 5.5 pulgadas. El jueves, el Lago Okeechobee estaba a 11.63 pies por encima del nivel del mar, lo que significa unos dos pies por debajo de su marca promedio para la fecha.

La temporada de lluvias produce por lo regular unas 35 pulgadas de lluvia, aunque una perturbación ciclónica o un huracán puede fácilmente hacer que esta cifra aumente de forma significativa. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*