La nueva tableta de Samsung, la Galaxy Tab 10.1, lanzada la semana pasada en España con la intención de plantar cara al iPad de Apple, ya no podrá venderse en Europa.

La decisión la tomó un tribunal de Düsseldorf, en Alemania, que dio la razón a Apple por una demanda de Samsung Galaxy Tabletpatentes que asegura que el dispositivo surcoreano copia “ciegamente” elementos del iPad 2.

“No es ninguna coincidencia que los últimos productos de Samsung se parezcan tanto al iPhone y el iPad en aspectos que irían desde el hardware a la interfaz de usuario e, incluso, al propio embalaje”, explicó un portavoz de Apple.

Ahora, Samsung podrá apelar contra la sentencia, que será escuchada en un mes por el mismo juez. La medida cautelar sobre su venta y promoción no afectará, sin embargo al mercado holandés.

El Samsung Galaxy Tab 10.1 es la nueva generación de la tableta de Samsung. En un principio, la compañía apostó por una versión de un tamaño más reducido, 7 pulgadas, pero el nuevo modelo comercializado hasta ahora adoptaba una pantalla de 10 pulgadas, similar a la del producto de Apple, que con su iPad copa en Europa 70% del mercado de tabletas.

“No cabe duda de que la decisión del tribunal tendrá un efecto adverso en Samsung”, comenta Lee Seung-Woo, un analista de la empresa Shinyoung Securities de Seul. “La decisión podría repercutir en una caída temporal de las ventas y un aumento de gastos de la compañía para hacer frente al litigio”, añade.

Samsung ha afirmado que no recibió notificación de la decisión judicial y que no puedo defenderse de la misma. La empresa asegura en un comunicado que tomará todas las medidas necesarias para asegurar que “los innovadores dispositivos de comunicación” estén disponibles a los clientes en Europa y el mundo.

Este mes, Samsung acordó “amistosamente” con Apple no vender la tableta en Australia hasta solventar el litigio sobre patentes que mantienen ambas compañías. Apple acordó que en caso de que el tribunal dé la razón a Samsung, pagará a la compañía creadora del Galaxy Tab una indemnización por daños y perjuicios, aunque la cantidad no fue especificada por ninguna de las partes.

 

La suspensión de ventas y de publicidad se ha llevado a cabo en Australia debido a que Samsung tenía planeado el lanzamiento de su Galaxy Tab en el país de manera inminente. Por su parte, Samsung asegura que Apple basa esta reclamación en la versión de la tableta lanzado en Estados Unidos, un modelo diferente al que se iba a vender en Australia. En su momento, Samsung acordó enviar a Apple tres muestras de la versión que se vendería en Australia al menos siete días antes de su lanzamiento para que Apple pudiese revisar sus especificaciones.

En julio, Samsung obligó a una empresa suministradora de accesorios para sus móviles a retirar una funda demasiado parecida a la de Apple para iPad.

 El fabricante explicó en una nota que certifica los productos de sus socios para que puedan usar un logo que lo identifica como creados para Samsung Mobile.

Se da la circunstancia de que Samsung es el principal proveedor de Apple para sus móviles.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*