campana en VzlaPor primera vez en la historia electoral de Venezuela, Hugo Chávez Frías teme una derrota.

El candidato presidente no sólo ha sido enfático durante sus discursos de campaña en que todavía sus adeptos no pueden cantar victoria, en que tienen que movilizarse. También ha sacado de su vocabulario una sarta de insultos contra su rival, Henrique Capriles Radonski , que para distintos analistas sobrepasa los límites de cualquier competencia.

“Ese es un analfabeto político que no sabe ni hablar. Ese majunche (mediocre) es la nada, no tiene ni ideas, ese no sirve ni para alcalde de nada, de nada, lo cargan disfrazadito pero ya se le cayó la máscara completamente”, señaló Chávez refiriéndose a Capriles, en uno de sus intentos por convencer a los indecisos y por reconquistar a los inconformes con el Gobierno.

El oficialismo también ha calificado a Capriles de “fascista”, “cochino”, “nazi” e, incluso, “mariconzón”. No obstante, Chávez parece perder con sus insultos porque su rival Capriles ni siquiera menciona su nombre. Cuando lo ha hecho por preguntas de reporteros se limita a decir, “eso muestra la falta de ideas del Gobierno.

Carlos Raúl Hernández , sociólogo venezolano, señala que el planteamiento electoral de Capriles ha desarmado, poco a poco el discurso del presidente Chávez, quien ha tenido que recurrir solo a insultos y desprestigios.

“El Gobierno, después de 14 años, no tiene balance qué presentar ni mucho menos proyectos a futuro. Por lo tanto, Chávez se refugia en una demagogia absurda: la lucha contra el imperialismo, la independencia de los pueblos, la defensa de la raza humana y una cantidad de cosas que no le interesa al electorado”, dijo Hernández.

El sociólogo resaltó el papel que ha jugado Capriles como contrincante: “La oposición ha hablado desde la Unidad Nacional, del diálogo, a que cesen los odios y las confrontaciones. Proposiciones enfocadas en los problemas pequeños y grandes de la gente: eso es lo que ha caracterizado la campaña de Capriles”.

Sin embargo, para John Magdaleno, profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración de Caracas (IESA), en esta campaña no ha habido tanta crispación como en el pasado.  “Recuerdo haber visto mayor crispación en eventos como el referéndum revocatorio del 2004 e intensidad en la confrontación a la elección pasada en 2006”, indicó a Efe el analista.

Encuestas dispares

Además de los ataques verbales desde el lado oficialista de la contienda, la ausencia de debates (pese al reclamo de la oposición) y la disparidad de las encuestas de las firmas venezolanas han marcado el ritmo de la campaña.

Hasta hoy 30 de septiembre el Consejo Nacional Electoral (CNE) permite a los medios de comunicación publicar encuestas en Venezuela, estudios de opinión que hasta hoy son contradictorios.

No se trata de que la elección está tan reñida -que lo está- que es imposible dar un mismo resultado, sino de las abismales diferencias que presentan las firmas en sus resultados. Eso, sin duda, tiene confundido al electorado.

Mientras la encuestadora Varianzas asegura que Hugo Chávez tiene la primera opción para repetir en su cargo con 49,7 por ciento de los votos, y Henrique Capriles obtendría 47,7 por ciento, con 2,6 por ciento del electorado que aún no se ha decidido, la firma Consultores 21 señala que Capriles será el ganador del próximo domingo con el 46,5 por ciento y que el actual jefe de Estado conquistaría a 45,6 por ciento, con un 5 por ciento de indecisos.

Esos resultados están dentro del margen de error de los estudios, ¿pero qué se puede pensar cuando se contraponen estas cifras con la de otras dos empresas? En la misma semana la firma Hinterlaces afirmó que Chávez ganaría con el 50 por ciento de los votos, con 34 por ciento favorables a Capriles y un 14 por ciento de indecisos.

Datanálisis, entre tanto, asegura que Chávez alcanzó una intención de voto de 49,4 por ciento, Capriles 39 por ciento, mientras el 11,6 por ciento no respondió.

A este grupo se unen un par de empresas relativamente nuevas, GIS XXI y Consultores 30.11, ligadas al chavismo, que dan al Presidente una ventaja de 14 por ciento y 15 por ciento, respectivamente.

Nueva variable

Esta guerra de encuestas, muy propia de los desenlaces de las campañas presidenciales venezolanas, tiene en esta ocasión un nuevo elemento: la alta cantidad de indecisos.

Un estudio de Cristian Bugazzi , profesor de la Universidad Central de Venezuela, determinó que el porcentaje de indecisos es igual o supera en ocasiones a la brecha que separa a los dos candidatos.

¿Qué significa eso? “El miedo a opinar puede explicar en parte el alto porcentaje de gente que es precavida y prefiere no exponer su intención de voto frente a un espectador”, dijo Bugazzi.

Y es que las encuestadoras no han podido aislar en sus estudios la variable del miedo.

Hace algunos meses el Centro Gumilla, de la Compañía de Jesús, encontró en otro sondeo que en los estratos más bajos de la población (clases C, D y E) el 42,6 por ciento tiene miedo de expresar sus convicciones políticas.

Esto se debe no sólo a la sistemática campaña de miedo diseminada por el gobierno cuando asegura que una derrota de Chávez sería el caos para Venezuela, sino para quienes piensan que un cambio de mando detendría los programas asistencialistas creados por el gobierno para ayudar a los más pobres.

Pero hay hechos que ayudan a entender que quienes no responden las encuestas apoyarían a Capriles Radonski.

La analista Carmen Beatriz Fernández afirmó que esa empatía se debe al tipo de campaña desarrollada por Capriles, quien decidió visitar aquellas poblaciones que alguna vez apoyaron a Chávez, pero que hoy se sienten abandonadas no sólo por la ausencia física del mandatario, sino por el deterioro de su calidad de vida.

El Estado es el principal empleador, y los cargos sólo benefician a la clientela del partido, hay mucha delincuencia y además hay frecuentes cortes de luz.

Pero también cuenta la campaña que ha hecho Chávez, condicionada por la convalecencia del cáncer que le detectaron en junio de 2011. Un estudio de la firma Barclays encontró que el candidato a la reelección ha venido disminuyendo sus apariciones públicas a medida que transcurren los meses.
En la tercera semana de septiembre, en promedio, apareció sólo 24 minutos diarios en televisión, un octavo del tiempo promedio que dedicó entre la segunda y la tercera semana de agosto.

Los esfuerzos por mostrarlo joven y vigoroso, como un cantante de rap, por ejemplo, contrastan con el presente de un hombre que luce cansado y que no ha demostrado ni la sombra del vigor que siempre lo caracterizó. Ha optado por los grandes actos con miles de seguidores y discursos inusualmente cortos para el prolífico verbo del gobernante.

De modo que con los problemas metodológicos de las encuestas nada parece definitivo. Los días por venir aumentará la tensión de unas elecciones consideradas como un parteaguas en la historia contemporánea de Venezuela.

Cronología /Período de Chávez en el poder

Presidenciales 1998 Hugo Chávez ganó en esa ocasión con un 56 por ciento de los votos, frente al 40 por ciento de Henrique Salas Romer. Sucedió en el poder a Rafael Caldera y propuso el cambio de Constitución.
Constituyente 1999 El 72 por ciento de los votantes aprobó la nueva Constitución, lo que dio inicio a la llamada “Revolución Bolivariana”. Se llevó a cabo el 25 de abril y se optó por el cambio.
Presidenciales 2000 Se efectuaron el 30 de julio. En esa ocasión Chávez obtuvo el 60 por ciento de los votos frente al 37,5 por ciento de su principal contendor, Francisco Arias. Comienza un mandato de 6 años.
Referendo 2004 El 15 de agosto casi 10 millones de votantes decidieron con el 59 por ciento de los votos, la permanencia de Chávez en el poder. La consulta fue activada por la oposición para revocar su mandato.

En definitiva, deserciones en las filas opositoras, acusaciones de “guerra sucia”, ausencia de debate e insultos desde las filas oficialistas han sido parte del día a día de Venezuela en las últimas semanas. (El Colombiano)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*