El aspirante presidencial republicano Mitt Romney presentó un plan para crear empleo que pasa por sancionar las prácticas comerciales “injustas” de China y bajar impuestos, dos días antes de que el presidente Barack Obama dé a conocer su esperada propuesta.

Estados Unidos “debería ser una máquina de crear empleos” y “el crecimiento es la respuesta”, dijo Romney, exgobernador de Massachusetts y considerado uno de los rivales republicanos con más posibilidades frente a Obama, durante un mitin en Las Vegas.Mitt Rommey, republicano

El plan de este aspirante presidencial, en un contexto de alto desempleo en EEUU -un 9.1 por ciento que podría mantenerse, según los expertos, hasta 2014- contempla sancionar a China por sus prácticas comerciales “injustas” y por mantener “deliberadamente” bajo el tipo de cambio de su moneda frente al dólar para poder exportar más fácilmente sus productos.

“No estoy interesado en comenzar una guerra comercial con China, pero no puedo aceptar nuestra actual claudicación”, subrayó el exgobernador, quien criticó que Obama no haya tomado medidas al respecto.

Romney también prometió eliminar “todas las regulaciones” impuestas por Obama a las corporaciones y reducir los impuestos que pagan las grandes empresas, del 35 al 25 por ciento.

Asimismo, planteó reducir los impuestos a la clase media, aumentar la producción nacional de gas natural y petróleo e impulsar la aprobación en el Congreso de los tratados comerciales firmados con Colombia, Panamá y Corea del Sur.

Para el aspirante republicano, que perdió en el 2008 la candidatura presidencial de su partido frente a John McCain, también es fundamental recortar el gasto del gobierno en un 5 %, excepto en lo que tiene que ver con defensa y ayudas sociales.

Según el equipo de campaña de Romney, este plan llevaría a crecer a la economía estadounidense a un ritmo del 4 por ciento anual y crearía 11.5 millones de empleos durante los próximos cuatro años.

La popularidad de Obama se encuentra más baja que nunca, según apuntan este martes varias encuestas como la del diario The Washington Post, que indica que más del 60 por ciento de los votantes desaprueba el modo en que el presidente está gestionando la economía.

 

 

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*