Héctor FerrerEl legislador y hasta ahora candidato a la alcaldía de San Juan por el opositor Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer, renunció a todos sus cargos políticos, anunció el presidente de la formación, Alejandro García Padilla.

Explicó en conferencia de prensa que Ferrer renunció a su escaño en la Cámara de Representantes, a su candidatura a la alcaldía de la capital y a la vicepresidencia del PPD, después de la polémica suscitada por su implicación en un caso de violencia de género contra su excompañera, Elisa Hernández.

“A nivel personal conservas no solo mi apoyo, sino también mi amistad plena. Ahora bien, esa realidad no puede permitir que nos desviemos e impida devolverle la esperanza a nuestro pueblo”, indicó García Padilla en referencia a su compañero de partido.

El presidente del PPD aprovechó su intervención para condenar la violencia doméstica que, dijo, es una mancha a erradicar en la sociedad puertorriqueña.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Jenniffer González Colón, dijo que con la renuncia a su escaño se cerraba un capítulo lamentable y que no podía tolerarse por parte de un miembro de la Asamblea Legislativa.

“Espero que el compañero pueda recobrar la paz y la fortaleza para seguir adelante”, sostuvo, tras apuntar que la violencia de género no se puede aceptar y menos de parte de quienes promueven las leyes.

Ferrer fue detenido durante 13 horas el pasado miércoles después de ocasionar daños al mobiliario de la residencia familiar y proferir palabras soeces contra su excompañera en presencia de sus hijos menores, según el informe policial.

El asunto, que hace días ocupa las primeras páginas de la prensa local por la relevancia pública de Ferrer, tomó un nuevo rumbo el lunes después de que el legislador acusara a instituciones gubernamentales de un supuesto abuso y atropello con el fin de dañar el seno de su familia.

“He sido víctima de la acción del Estado dirigida a destruir mi núcleo familiar”, aseguró Ferrer, que además pidió la dimisión de la procuradora de la Mujer, Wanda Vázquez, y la secretaria de la Familia, Yanitzia Irizarry, quien supuestamente amenazó a Hernández con quitarle la custodia a su hijo si no actuaba en contra de Ferrer.

Su excompañera contribuyó a elevar la controversia del caso al hacer pública una declaración en la que dejó claro que no desea iniciar procesos criminales o administrativos contra Ferrer.

Además, aseguraba en esa declaración que la fiscal Melissa Vázquez le dijo que si no firmaba una declaración jurada quedarían sin efecto acuerdos de manutención y techo seguro para el hijo de ambos.

El secretario de Justicia, Guillermo Somoza, salió a la palestra ante las acusaciones de Ferrer para negar cualquier coacción por parte de instituciones del Gobierno.

El caso toma especial relevancia en Puerto Rico por tratarse Ferrer de una de las principales figuras públicas de la isla caribeña y por el auge de la violencia de género en ese territorio.

La violencia de género en Puerto Rico le costó la vida a 26 mujeres en 2011.

Portavoz del PPD en la Cámara de Representantes, Héctor Ferrer fue presidente del partido entre 2008 y 2011 como figura de transición hasta la llegada de Alejandro García Padilla al liderato de la formación opositora. (EFE)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*