Florida Power & Light Co. notificAumentan tarifas electricasó a los reguladores estatales  que quiere aumentar su tasa básica en $695 millones al año, o $6.80 al mes para el cliente residencial típico.
En caso de ser aprobadas por la Comisión de Servicios Públicos, las nuevas tarifas entrarían en vigor en el 2013 para la mayor empresa eléctrica de la Florida. La compañía, con sede en Juno Beach, presta servicios a 4.5 millones de hogares, empresas y otros clientes en el sur de la Florida y la costa oriental del estado.
“Sabemos que no es un buen momento para un aumento, y somos especialmente conscientes del impacto de estos tiempos de incertidumbre económica en nuestros clientes y nuestro estado”, dijo el director ejecutivo de FPL, Armando Olivera, en un comunicado.
Funcionarios de la compañía dijeron que el aumento es necesario para pagar el creciente costo de hacer negocios y para comenzar a pagar por una nueva planta eléctrica de alta eficiencia de gas natural en Cabo Cañaveral, después de que ésta entre en servicio en junio del 2013.
Los funcionarios dijeron que los gastos de operación están subiendo porque los costos están aumentando en el caso de muchos de los materiales y productos que FPL compra, así como una adición prevista de cerca de 100,000 nuevos clientes entre el 2010 y el 2013.
Se espera que la nueva planta de gas de combustión permita a FPL reducir los costos de combustible y mantener el aumento general de las facturas de los clientes en $3 por mes, dijo Mike Sole, vicepresidente de FPL para asuntos del gobierno estatal.
Un cliente que usa 1,000 kilovatios hora por mes, lo que está en la media, paga actualmente $94.62. Con el aumento de la tasa se espera que suba a $101.42 sin ningún cambio en el cobro del combustible. Si los cargos por combustible bajan como estaba previsto, el cobro mensual sería de $97.62.
Esas cifras, sin embargo, son provisionales. Podrían cambiar cuando la empresa presente su solicitud oficial de tarifas, que se espera para finales de marzo.
“Incluso con este aumento, esperamos que nuestras cuentas seguirán siendo las más bajas del estado”, dijo Sole, ex secretario del Departamento de Protección Ambiental.
La compañía también está buscando un aumento en su rendimiento sobre el capital, o la cantidad de ganancia que se genera a partir del dinero de los accionistas, como parte del caso de las tarifas. Sole dijo que actualmente se está ganando 11 por ciento, que es la media de las empresas privadas de servicios eléctricos en la Florida. La propuesta pide un rango de 10.25 por ciento a 12.25 por ciento, con un punto medio de 11.25 por ciento.
Funcionarios de la compañía dicen que se necesita un ingreso superior, ya que se prevé una inversión de $9,000 millones en la modernización de sus plantas a partir del 2011 y hasta el 2013. Esa cifra, sin embargo, es más que los ingresos anuales de la FPL, por lo que ésta tiene que ofrecer a los inversionistas una ganancia saludable para financiar estas mejoras, sostiene la FPL.
El aviso sobre el aumento de las tarifas se produjo dos años después de que la comisión rechazó más de 99 por ciento de la última solicitud de tasas básicas mas altas por parte de la FPL, que totalizaron cerca de $1,200 millones al año.
La empresa accedió posteriormente a abstenerse de solicitar otro aumento de tasa la básica hasta el final del 2012.
El caso anterior generó acusaciones de relaciones demasiado cercanas entre las empresas de servicios públicos y los reguladores. El entonces gobernador Charlie Crist y otros políticos se pronunciaron en contra de la solicitud de la FPL y de otro incremento solicitado por Progress Energy Florida, la segunda mayor compañía eléctrica del estado.
Crist pidió a la comisión de cinco miembros que retrasara la decisión final, lo que hizo, hasta después que él nombrara a dos nuevos miembros. Ninguno tenía ninguna conexión o experiencia previa con empresas de servicios públicos.
La votación del panel a favor de negar la mayor parte de los aumentos de las tasas fue unánime, pero a finales del 2010, todos los comisionados, menos uno, se habían ido.
El Senado controlado por los republicanos se negó a confirmar los nuevos nombramientos de Crist y un panel de nominación controlado por la legislatura se negó a considerar las solicitudes de renovación de otros dos.
Crist y los comisionados salientes dijeron que se trataba de una represalia por sus votos en los dos casos de las tarifas. Los legisladores republicanos argumentaron que los nuevos nombramientos de Crist no estaban calificados, y que los dos comisionados veteranos habían creado discordia y desconfianza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*