Gustavo Petro rompió el empate técnico que hasta la semana pasada mantenía con su contendor a la Alcaldía de Bogotá Enrique Peñalosa, según se concluye de la encuesta efectuada a 600 ciudadanos entre el 14 y el 16 de septiembre por la firma Gallup-Colombia y que fue revelada en simultánea por El Espectador, Caracol Radio y Caracol Noticias.

A la pregunta de “Si las elecciones para alcalde de Bogotá fueran mañana y lGustavo Petroos candidatos los siguientes, ¿por cuál de ellos votaría usted?”, el aspirante del movimiento Progresistas obtuvo el 25% y se disparó al primer lugar en la intención de voto, sacándole, por primera vez en la campaña, una ventaja de seis puntos a su rival verde.

En el tercer lugar aparece Antanas Mockus (Alianza Social Indígena), con el 14%; seguido de la independiente Gina Parody (11%); Carlos Fernando Galán, del Partido Cambio Radical (10%), y el liberal David Luna (7%).

Pero eso no es todo, los resultados desmontan varios mitos. El más importante, que de retirarse Mockus de la contienda, sus votos no se endosarían a Petro, quien conservaría la punta con el mismo porcentaje de intención de voto, mientras Peñalosa sólo ganaría dos puntos, aún insuficientes para alcanzar a su oponente.

También resulta revelador que de los encuestados que se declararon simpatizantes del Polo Democrático, el 70% votaría por Petro, comparado con el 15% que votaría por Aurelio Suárez, candidato oficial de ese partido que aparece en el penúltimo lugar de la encuesta con apenas el 1% de la intención de voto. Sólo supera al conservador Dionisio Araújo (0%). Esto demostraría la incapacidad del candidato del Polo de reconquistar la simpatía de las bases de su partido.

En términos generales, el mal clima que vive la ciudad se refleja en la encuesta. Para la mitad de los entrevistados la capital está empeorando. Los más pesimistas son de los estratos más bajos.

En materia programática, los encuestados dicen que los principales problemas a resolver en la ciudad son los relacionados con obras públicas y servicios (45%) y orden público (35%). Llama la atención que los temas de transparencia ocupen el último lugar en el interés de los sondeados, pese a los escándalos de corrupción destapados en Bogotá durante el último año.

La U (que apoya a Peñalosa) es el partido que más militantes o simpatizantes tiene. Uno de cada cuatro encuestados es afín al partido del expresidente Uribe. La proporción es similar en todos los estratos. Le siguen los verdes y los liberales (15% de los encuestados).

Alguien que sale bien librado es el joven candidato de Cambio Radical, Carlos Fernando Galán. Pese a aparecer quinto en la intención de voto, presenta la imagen más favorable en los estratos altos y bajos. Además, su desaprobación es también la más baja si se le compara con los primeros cinco candidatos.

No les pasa lo mismo a los otros, que libran esta campaña con opiniones desfavorables y favorables relativamente simétricas. Algunos datos relevantes: Mockus tiene, con Galán, el mejor promedio de opinión favorable (51%), pero presenta un récord de opinión desfavorable en los estratos 1 y 2 (56%). En este segmento poblacional Peñalosa obtuvo el 51% de opinión desfavorable. Finalmente, la imagen favorable de Petro en los estratos bajos supera la de Aurelio Suárez en 34 puntos.

Lo más importante —al menos para los candidatos— es que tan sólo el 47% de los encuestados están seguros de que votarán el 30 de octubre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*