Palmeros de ChacaoEl Municipio Chacao, es el más pequeño de los que conforman el área metropolitana de Caracas , sin embargo no por ello, deja de ser el más atractivo de la ciudad capital.

Su extraordinaria y variada ruta gastronómica, sus múltiples lugares para la diversión, sus espacios públicos y culturales y la seguridad de sus calles, lo ha convertido en una referencia obligada para que los visitantes nacionales y extranjeros lo visiten.

Pero Chacao es mucho más que gastronomía y diversión. Es el centro financiero más importante del país y es dueño de una de las tradiciones religioso-culturales más significativas del país, la cual ocurre en la festividad de la Semana Santa.

Se trata de la peregrinación de los “Palmeros de Chacao” actividad profundamente arraigada en la comunidad cristiana que data desde 1770 y evoca el pasaje bíblico de la entrada de Jesús a Jerusalén.

La historia comenzó en el período colonial venezolano cuando el párroco José Antonio Mohedano decidió, en forma de promesa, pedir clemencia a Dios debido a una epidemia de fiebre amarilla existente en la Caracas en ese entonces.

Procedentes de las haciendas aledañas al cerro el Ávila, Mohedano envió a un grupo de peones a bajar hojas de la Palma Real y de esta manera poder rememorar la entrada de Jesús a Jerusalén.
La actividad, practicada ininterrumpida desde esos tiempos,   comienza el Viernes de Concilio,  anterior al Domingo de Ramos con el retorno de los palmeros cargados de las palmas que serán bendecidas en la misa del Domingo de Ramos.

Los palmeros son niños, jóvenes y adultos mayores. Los más pequeños son llamados los “palmeritos”.  

Las palmas son recogidas en el sector del Ávila llamado la “Cueva de los Palmeros”, en las cercanías de Sabas Nieves en el pulmón vegetal de la Gran Caracas.

Una vez abajo, las palmas son llevadas a la iglesia de la plaza Bolívar de Chacao en donde los fieles conmemoran la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén.

Estas palmas son distribuidas entre las familias del municipio y entre turistas y feligreses que acuden para llevárselas bendecidas.

Estas palmas posteriormente son transformadas en cruces que guardan en sus casas como muestra de fe.

La tradición es coordinada por la Alcaldía del Municipio Chacao y su Alcalde Emilio Graterón quien le ha dado un amplio apoyo por fortalecer la tradición dentro de la responsabilidad de preservar el medio ambiente,  sembrando anualmente un grupo palmas de manera de no deforestar el área.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*