Casinos Permitir casinos de destino turístico en el condado Miami-Dade podría producir un aumento en la delincuencia -desde violaciones a robos en las viviendas-, alegó el miércoles un grupo opuesto al juego.
El grupo activista No Casinos, cuya membresía incluye a pesos pesados tales como el ex senador estatal Dan Gelber y el multimillonario magnate de las concesionarias de autos Norman Braman, basó sus sombrías predicciones en un nuevo estudio comisionado por ellos, titulado “Los casinos y la Florida: costos en crímenes y cárceles”.
Si se suma ese aumento en el delito, el estudio estima que el estado tendrá que gastar $3,000 millones adicionales en costos de encarcelamiento (albergando presos y construyendo nuevas cárceles) en un período de 10 años después de que los casinos de destino turístico abran en Miami-Dade.
La llegada de esos casinos está todavía por verse, ya que los legisladores estatales tendrían que cambiar las leyes de juego de la Florida. La propuesta está siendo discutida por los legisladores en Tallahassee, pero su aprobación dista mucho de ser un hecho consumado.
Los partidarios de traer casinos turísticos al sur de la Florida han pregonado el potencial de creación de empleos de los mismos, pero en una conferencia de prensa celebrada el miércoles y dedicada al estudio sobre la delincuencia, Gelber reprendió a la industria por sus “falsas promesas”.
“Nuestra comunidad tiene que enfocarse en la dura realidad”, dijo Gelber.
De acuerdo con el estudio, escrito por un ex abogado de la Legislatura de la Florida y un ex economista del gobierno estatal, la realidad de los nuevos megacasinos sería un aumento de la delincuencia local de entre 8 y 12 por ciento. No Casinos modeló su análisis en un estudio nacional de la relación entre los casinos y el crimen, bien conocido – aunque no universalmente aceptado- que se publicó en el 2006 en The Review of Economics and Statistics, un prestigioso diario académico producido por Harvard y MIT.
Ese estudio del 2006 analizó datos a nivel condal de todos los condados de EEUU durante un período de 20 años, comparando las estadísticas criminales antes y después de los casinos. Los autores del estudio concluyeron que los condados que abrieron casinos vieron un salto en la delincuencia.
Aunque su alcance fue impresionante, ese estudio tiene críticos, incluyendo al profesor adjunto de Economía Douglas Walker, del College of Charleston.
Walker dijo que la falla fundamental de sus proyecciones de aumento de la delincuencia era que no tuvo en cuenta correctamente las multitudes de turistas que atraen algunos casinos.
“Eso va a exagerar la tasa de la delincuencia”, dijo Walker, quien alega que no hay opiniones académicas sólidas aún sobre los casinos y su relación con un aumento en la delincuencia.
“No sé cuál es la respuesta, es posible que sea cierto que los casinos traen consigo delincuencia”, dijo Walker. “Pero el estudio del 2006… de ningún modo es concluyente en ese respecto”.
Suponiendo que los cálculos del estudio sean correctos, la táctica de No Casinos de aplicar su fórmula al sur de la Florida requiere la suposición adicional de que el impacto del juego aquí sea el mismo que en otros lugares del país. Además, hay que tener en cuenta el espinoso hecho de que el sur de la Florida ya tiene una considerable presencia de los juegos de azar, y sin embargo el estudio de No Casinos coloca en esencia a la región en una categoría “pre-juegos de azar” para justificar el impacto “post-juegos de azar” en las estadísticas criminales de ser aprobados nuevos casinos.
En estos momentos, los condados Miami-Dade y Broward cuentan con un total de 10 casinos en operación -una mezcla de propiedades tribales de juego y “racinos” que combinan las máquinas tragamonedas de juego con actividades tales como las carreras de caballos. Los casinos de destino turístico propuestos llevarían las cosas aún más lejos al introducir la variedad total de juegos de casino – añadiendo juegos como los dados y la ruleta- además de construir hoteles y centros de convenciones diseñados para atraer a turistas amantes del juego.
Al preguntársele sobre los casinos ya existentes en el sur de la Florida, Gelber dijo que se trata de instalaciones mucho más pequeñas que lo que se propone ahora, y en ubicaciones menos conspicuas. Los constructores de casinos turísticos han separado ubicaciones en el downtown de Miami, incluyendo la propiedad frente a la bahía que aloja las oficinas centrales de The Miami Herald, la cual fue comprada por Genting Group, gigante malaya de los casinos. The Herald tiene el derecho de permanecer en su sede actual sin pagar alquiler hasta mayo del 2013.
“Estas son áreas urbanas densamente pobladas”, dijo Gelber de los casinos de destino turístico. “Eso es un modelo muy diferente… literalmente el centro del downtown de una comunidad, donde atraen a grandes cantidades de personas”.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*