El presidente Barack Obama pidió que la industria del motor reduzca su dependencia del petróleo con vehículos más eficientes. En ese sentido, anunció un aumento de incentivos para que empresas y particulares adopten estas tecnologías.

“La inversión  en energías limpias nunca ha sido tan prometedora, no se puede esperar  más”, indicó Obama en un discurso en una planta de Daimler en Carolina  del Norte, donde se construyen camiones que funcionan con gas natural.
En opinión de Obama “no hay una solución fácil” al aumento de los  precios de la gasolina, que se utilizan como argumento de ataque de la  oposición republicana, y es necesario, además de aumentar la extracción  de petróleo y gas nacional, promover las energías renovables. Obama dijo que su Gobierno ya ha elevado a una cifra récord las  explotaciones petroleras nacionales y el aumento de los precios de la  gasolina, que suponen un “impuesto que sale directo del salario”, se  debe a una causa que persistirá en el largo plazo: el aumento de la  demanda de crudo de China, India y Brasil. “Estados Unidos posee  el 2% de las reservas de petróleo mundial y consume el 20% del crudo mundial”, por lo que Obama opinó que es necesaria una  política a largo plazo con energías alternativas, más innovación y  vehículos más eficientes.
El presidente recordó en su discurso  que Estados Unidos tiene que promover energías como la eólica, de  biocombustibles, solar o nuclear para evitar que los precios de la  gasolina tengan un impacto tan negativo en le economía del país. “Posiblemente eso no se pueda conseguir sólo en un mandato”, sugirió  Obama, que fue jaleado por los asistentes a su discurso con un “cuatro  años más”, en referencia a su reelección en los comicios presidenciales  de noviembre.
El presidente propuso un programa de incentivos por valor de 1.000 millones de dólares para ayudar a comunidades es todo el país a adoptar energía renovables y, por ejemplo, instalar  infraestructura de abastecimiento para vehículos eléctricos o de gas.
El presidente prometió además que el cien por cien de las compras de vehículos para la flota gubernamental funcionará con algún tipo de  energía alternativa en 2015. Asimismo, la Casa Blanca ha  propuesto aumentar los descuentos a los conductores que decidan comprar  un vehículo de propulsión eléctrica u otro tipo de tecnología “avanzada” desde los actuales 7.500 dólares a 10.000 dólares.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*