El presidente Barack Obama llegó al sur de la FloridaObama en Florida para recaudar dinero de los millonarios y pedirles que paguen más impuestos.

Obama interrumpió su viaje de recaudación de campaña de $2 millones para abogar por su propuesta de impuestos a los ricos, conocida como la Regla de Buffett.

Los republicanos dicen que el demócrata está agitando la guerra de clases mientras que carga a los contribuyentes con sus gastos de  viajes de campaña.

Al poner de relieve la Regla de Buffett en su discurso público en Florida Atlantic University, Obama aumentó la presión sobre la votación del Senado el día de los impuestos, 15 de abril, acerca de la propuesta, que busca gravar a quienes ganan más de $1 millón al año para que paguen una tasa impositiva de 30 por ciento.

“En este país, la prosperidad nunca se ha filtrado hacia abajo desde los pocos ricos. La prosperidad siempre ha venido de abajo hacia arriba”, dijo Obama. “Y sin embargo seguimos sosteniendo la misma discusión con la gente que no parece entender cómo es que Estados Unidos llegó a construirse”.

Las posibilidades de que la Regla de Buffett -así llamada por el inversionista multimillonario Warren Buffett- sea aprobada, son prácticamente nulas en el Senado, donde los republicanos pueden obstruir la votación.

Sin embargo, Obama instó a los estudiantes universitarios de FAU a movilizarse y contactar a sus congresistas.

“Comuníquese con ellos por Tweeter”, dijo, provocando risas. En otro momento, los estudiantes gritaron “cuatro años más”.

Al igual que en su último discurso en febrero en Miami -donde fustigó a sus opositores por atacarlo por los elevados precios de la gasolina- los republicanos señalaron que el discurso de Obama tenía una cualidad negativa y defensiva, en comparación con algunos de sus discursos de campaña más positivos del 2008.

“El candidato que se postuló por la esperanza y el cambio se ha convertido en el presidente de la división y el engaño”, dijo en Miami el congresista republicano Mario Díaz-Balart al principio del día.

Aunque es raro que los candidatos pidan aumentos de impuestos, Obama está en terreno seguro. La Regla de Buffett es popular. Una reciente encuesta de McClatchy / Ipsos encontró que 6 de cada 10 estadounidenses están a favor de impuestos más altos para los ricos.

Incluso le gusta a Warren Buffett, quien dice que su secretario no debería pagar una tasa de impuestos sobre la renta más alta que él. La regla, sin embargo, no toca los impuestos sobre las ganancias de capital, tales como las inversiones, que proporcionan importantes ingresos a los ricos y a las que se aplica una tasa impositiva de 15 por ciento.

Hablar sobre la Regla de Buffett ayuda a subrayar la riqueza del republicano Mitt Romney. La campaña de Obama ha señalado que Romney, que ganó cerca de $21 millones en el 2010, pagó una tasa mucho más baja —alrededor de 14 por ciento— que el estadounidense promedio.

Obama evitó mencionar a Romney, pero criticó a “algunas personas que se postulan para cargos que no deben mencionarse”. Trató ampliamente de presentar a los republicanos como faltos de corazón por impulsar recortes a programas de ayuda social y por estar fuera de contacto con las personas trabajadoras.

“Están insistiendo en estas viejas teorías fracasadas”, dijo Obama. Dijo que los impuestos más elevados a los ricos no le harán daño a la economía.

En una conferencia telefónica con el Comité Nacional Republicano el martes por la mañana, el representante Díaz-Balart y el presidente del RNC, Reince Priebus, atacaron a Obama por la sustancia y el momento del discurso en FAU.

Díaz-Balart acusó al presidente de programar su intervención pública, ubicada entre sus eventos para la recaudación de grandes fondos, para que los gastos de viaje del presidente cayeran sobre los contribuyentes. Cuando se le preguntó acerca del predecesor republicano de Obama, el presidente Bush, haciendo lo mismo, Díaz-Balart dijo que Obama ha abusado manifiestamente de ese privilegio.

“En el último minuto, lanzaron algo (en el discurso de FAU) para justificar que los contribuyentes pagaran por eso”, dijo Díaz-Balart.

Obama tenía tres eventos para recaudar fondos: un almuerzo de $10,000 el plato en la casa del ex ejecutivo de Raytheon, Hansel Emory Tookes II, en Palm Beach Gardens; un evento mayor en el Westin Diplomat con el artista John Legend, ganador del Grammy, a un costo de $5,000 por persona, y un evento de recaudación de $15,000 el plato en la residencia del abogado litigante Jeremy Alters.

Los republicanos contrastaron la retórica de Obama sobre cómo ayudar a la clase media mientras se codea con los super-ricos. También señalaron que Obama no mencionó la Regla de Buffett durante su primer almuerzo de recaudación de fondos.

Además, dijeron, la Regla de Buffett no hará nada para crear puestos de trabajo o cubrir el déficit.

Sin embargo, la Regla de Buffett podría generar cerca de $47,000 millones más para el Tesoro en la próxima década, y eso reduciría el déficit más que algunos de los recortes propuestos por los republicanos.

En total, Obama ha propuesto alrededor de $1,500 millones en aumentos de impuestos específicos para el presupuesto del próximo año, y ha identificado miles de millones en recortes de gastos o reducciones a los aumentos propuestos.

Romney y los republicanos de la Cámara que hacen campaña alrededor del llamado “Plan de Ryan” han pedido más aumentos de impuestos mediante el cierre de las llamadas “lagunas” en los impuestos, pero no han ofrecido detalles sobre eso, o sobre sus propuestas para reducir los impuestos en una época de déficit.

“Claro, no se hizo porque se sabía que esa gente no lo iba a aceptar”, dijo Obama en su discurso.

“No se puede reducir el déficit tomando $4.6 billones menos”, dijo Obama. Los republicanos señalaron que el déficit y la deuda nacional se han disparado con Obama. (The Miami Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*