Viajar es una actividad que debe ser relajante. Sin embargo, la mayoría de los pasajeros en el mundo se quejan por lo complicado e incómodo que resulta en muchas ocasiones el proceso de compra, registro y hasta abordaje para trasladarse vía aérea.

Es así como Amadeus publiViajerocó un análisis en el que devela seis procesos tecnológicos claves para transformar la industria turística de aquí al año 2020.

El primer proceso, hace referencia al desarrollo de aplicaciones, plataformas y dispositivos que irán surgiendo para facilitar el viaje y enfatiza que la verdadera clave para esta revolución será la adopción de las redes 4G, que se prevé para el año 2016, en la que destaca el aumento de la velocidad de navegación, un servicio más robusto, mayor seguridad y mejor soporte multimedia para los viajeros.

Le sigue el ‘tránsito automático’, donde el check-in en el futuro será la excepción y no la norma, gracias a que chips, métodos biométricos, registro de huellas dactilares de larga distancia y tecnología inalámbrica serán métodos más tecnológicos. Esto junto con el ‘control de los gastos’, para que los pagos hechos antes, durante y después de los viajes se almacenen en un sistema que integrará la información, permita a los viajeros consultarla para aprender de ella, y para que el proveedor cree perfiles de sus clientes.

Con el estudio, los consumidores dejan de ser clientes para convertirse en socios de los proveedores. El contexto como tal es más importante que la transacción.

Así lo demuestra la cuarta ayuda tecnológica ‘recomendaciones inteligentes’, en donde se destaca que los viajeros estarán más influenciados por las opiniones de sus compañeros, Internet y expertos. Por lo que, según Amadeus, el agente de viajes del futuro tendrá un papel de experto y editor de recomendaciones.

Del mismo modo, la quinta tecnología para eliminar el estrés del viaje, destaca a los boletos y equipajes inteligentes para dar mayor seguridad a los clientes, como las aplicaciones móviles de salud para que los viajeros vigilen su bienestar.

Y como último proceso, se resalta a la implementación de técnicas por parte de los hoteles para mejorar la efectividad de los viajeros de negocios, al tiempo que buscan darle una experiencia de ‘hogar’. Para esto será indispensable un intercambio de información, voluntad de retar los parámetros actuales y el fortalecimiento de la alianza entre viajeros y operadores de viajes. (CC)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*