Un municipio español acordó la cesión de unas tierras para el cultivo de marihuana, en un último y desesperado intento por sanear sus arcas y aplacar la crisis económica.

El ayuntamiento de Rasquera, una localidad de 900 habitantes en Cataluña, aprobó la medida en una votación que tuvo lugar el miércoles por la noche.

Pero la agencia del Plan Nacional sobre Drogas, dependiente del Ministerio de Sanidad, recordó que el cultivo y la elaboración del cannabis es ilegal y que la policía intervendrá tan pronto se plante la primera semilla.

El plan de Rasquera consiste en que los habitantes cedan parte de sus terrenos al ayuntamiento, que a través de una empresa municipal los alquilirá a la Asociación Barcelonesa Cannábica de Autoconsumo (ABCDA).

Dicha asociación pagará inicialmente 30.000 euros (39.000) y un alquiler anual de 550.000 euros (733.000 dólares) durante dos años para cultivar marihuana, según informó ABCDA en su sitio en internet.

La iniciativa podría dar trabajo directo e indirecto a unas 40 personas en el pueblo.

La asociación se define a sí misma como una entidad sin ánimo de lucro que agrupa usuarios de marihuana de autocultivo con finalidades lúdicas o terapéuticas.

En España, el consumo de marihuana en pequeñas cantidades está permitido. Pero su cultivo, elaboración y tráfico es ilegal. (AP)

 
Tags:

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*