Las escuelas del Condado Broward, un distrito afectado por la pérdida de 1,100 maestros, enfrenta la amenaza de una multa de $66 millones por parte del estado, por haber tenido durante este otoño un poco más de la mitad de sus clases violando los requerimientos de tamaño.
Es la mayor multa impuesta a cualquiera de los 67 distritos escolares del estado, de acuerdo con cifras dadas a conocer esta semana por el Departamento de Educación de la Florida.
Aunque el distrito escolar de Miami-Dade fue el segundo en la lista, su multa de $9.3 millones es una fracción de la impuesta a Broward.
Ambos condados planean presentar una apelación antes del plazo hasta febrero dado por el estado, que debe incluir un plan que diga cómo planean cumplir con los requerimientos del tamaño de las clases en el próximo año escolar. Si se aprueban sus planes, reduciría en un 75 por ciento el peso de las penalidades.
En el caso de Broward, la multa se reduciría a $16 millones.
“Es aún una gran cantidad de dinero que podríamos usar para contratar a maestros y poner de regreso en las escuelas a algunos buenos programas”, dijo Robert Runcie, superintendente de las Escuelas de Broward.
Incluso así, es un dramático aumento de los $732,000 que pagó la escuela el año pasado, cuando sólo tuvo un cumplimento del 97.5 por ciento con el mandato del estado.
Entonces, ¿qué fue lo que llevó al dramático aumento?
“Una tormenta perfecta”, dijo Runcie, a quien contrataron en octubre.
La primavera pasada, al enfrentar una brecha en el presupuesto de $141 millones, el distrito tuvo que eliminar 1,100 posiciones de maestros. También implementó una estrategia de tratar de distribuir el exceso de estudiantes para mantenerse lo más próximo posible a los requerimientos del estado.
Bajo la ley, aprobada por los votantes del estado en el 2002, las clases de kindergarten a tercer grado no pueden tener más de 18 estudiantes; de cuarto a octavo grado están limitadas a 22; y el máximo en la enseñanza secundaria es de 25.
Los distritos reciben multas sobre el por ciento de las clases que no cumplen con los límites. No importa si la clase tiene uno o 20 estudiantes de más.
“El distrito se ha mantenido firme en hacer lo que es mejor académicamente para nuestros estudiantes”, dijo Runcie. “Aún somos un distrito con clasificación A. Obviamente estamos haciendo algo correcto”.
En Miami-Dade, el cuarto mayor distrito escolar de la nación, los administradores fueron capaces de alcanzar este año un nivel de cumplimiento del 99 por ciento, pero incluso esto no fue suficiente para evitar las multas.
Un intento por alcanzar un cumplimiento de un 100 por ciento hubiera causado una presión adicional en los programas y maestros especializados, dijo Alberto Carvalho, superintendente de Miami-Dade.
“El ir más allá de eso hubiera sido contraproducente y hubiera causado un daño colateral dramático a los programas de educación, particularmente los electivos”, dijo Carvalho.
Si el estado aprueba la apelación, Miami-Dade tendría que pagar unos $1.8 millones.
“Ese es un desafotunado precio que deseamos pagar para que los padres, maestros y educadores hagan lo correcto”, dijo Carvalho.

El año pasado, Miami-Dade pagó $1.6 millones en multas.
De los 67 distritos escolares del condado, la mitad cumplen los estándares del tamaño de las clases, pero la mayoría de esos distritos son en pequeñas zonas rurales.
Ambos distritos basan sus esperanzas de alivio de los legisladores estatales durante la sesión legislativa del 2012, donde se presentaron los proyectos de ley encaminados a que no se apliquen las tarifas.
El año pasado, una enmienda constitucional para reducir el tamaño de las aulas fue rechazada por los votantes de todo el estado.
Veterano del sistema de Escuelas Públicas de Chicago, Runcie ha sido criticado por la lógica detrás del estado para tomar dinero de distritos con problemas de efectivo como Broward, al alegar que esto dificulta su capacidad para contratar maestros e invertir en programas que
Un veterano del sistema de Escuela Públicas de Chicago, Runcie ha criticado la lógica detrás de que el estado saque el dinero de los distritos con problemas de efectivo como Broward, al alegar que esto inhibe aún más
“Comprendo que la intención es mostrar que el requerimiento del tamaño de las clases es algo que el estado se toma muy seriamente, pero tiene que haber una reevaluación de cómo se implementa esto”, dijo Runcie.
Mientras tanto, Runcie dijo que su personal presentará un borrador del plan para cumplir “agresivamente” los tamaños de las clases para los años escolares 2012-2013, confiando posiblemente en métodos que se usan en otros distritos, al permitir que maestros no certificados enseñen a la par de los maestros certificados y expandir el número de clases virtuales.
Salman Russ dijo: “Al movernos hacia delante, nuestra prioridad es poner algún liderazgo en este tema y producir resultados dramáticamente diferentes”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*