El área metropolitana de Miami  foreclosures está a la cabeza del país en el porcentaje de propietarios que están en ejecución hipotecaria o que se han retrasado más de 90 días en el pago de hipoteca, indica un examen nacional de 366 áreas metropolitanas publicado recientemente.

Afectada por los valores en descenso de las propiedades y un gran número de préstamos de alto riesgo ( subprime), la Florida también ha sido lenta en recuperarse debido a un proceso de ejecuciones hipotecarias que, en promedio, demora más de dos años en completarse, según el informe de una coalición con sede en Washington que está dando seguimiento a la recuperación de la vivienda en el país.

Miami-Dade / Fort Lauderdale / Pompano Beach tuvieron la distinción de tener la mayor tasa de ejecuciones hipotecarias y el mayor porcentaje de préstamos con pagos atrasados durante diciembre, según cifras compiladas por Foreclosure-Response.org, un grupo de defensa con sede en Washington que sigue la industria.    

Durante el mes, el área metropolitana de Miami tuvo una tasa de ejecuciones hipotecarias del 18.9%. Si a ese porcentaje de embargos se le agregan las hipotecas que tienen más de 90 días de retraso en sus pagos, la cifra salta a 23.6%, casi una de cada cuatro hipotecas.

Las ciudades de la Florida ocuparon nueve de los 10 primeros puestos en ejecuciones hipotecarias y retrasos de pagos en el mes, un dudoso honor alcanzado, al menos en parte, por los estatutos de ejecución hipotecaria, que exigen la revisión judicial de todos los casos, concluyó el grupo.

En el frente de las ejecuciones hipotecarias, la Florida ocupó los cinco primeros puestos, con Miami seguida de Port St. Lucie (16.7%), Palm Coast (16.6%), Tampa (15.9%) y Orlando (15.6%).

“Las elevadas y crecientes tasas de ejecuciones hipotecarias reflejan una acumulación de viviendas que están estancadas en el proceso de ejecución hipotecaria”, dijo el informe. “Según los datos de LPS Applied Analytics, los inicios de procesos de ejecución hipotecaria continúan superando las ventas de viviendas en ejecución hipotecaria, y la tasa de ejecuciones hipotecarias se mantendrá alta hasta que los procesos de ejecución hipotecaria de estas propiedades estén terminados”.

Al igual que otras grandes ciudades de todo el país, las áreas metropolitanas de la Florida han visto un alza constante de las ejecuciones hipotecarias en los últimos años, una tendencia que puede escalar a medida que nuevos casos lleguen a los tribunales.

Las instituciones de préstamos que detuvieron los procedimientos de ejecución hipotecaria en medio de las investigaciones de firmas robot, ahora reanudan sus esfuerzos para deshacerse de las propiedades con problemas.

La Florida sigue superando a las 100 mayores ciudades, con tasas de ejecuciones hipotecarias casi tres veces más altas. Mientras que la tasa de las grandes ciudades ha sido de aproximadamente un 1.8%, la tasa ha aumentado 5.9 puntos porcentuales en Miami. Otras ciudades de la Florida también han superado las normas nacionales, con tasas que han subido 5.4 puntos en Orlando y 5.1 puntos en Jacksonville.

Un factor importante que contribuye a la acumulación, es que la Florida requiere que un juez participe en los procedimientos de ejecución hipotecaria, un requisito que ha frenado el proceso de ejecuciones hipotecarias en la Florida y otros estados que requieren la revisión judicial.

En la Florida, la ejecución hipotecaria promedio toma más de 800 días, una cifra más de tres veces mayor que lo que los observadores de la industria dicen que es una duración adecuada para proteger los intereses de los propietarios y devolver la propiedad en dificultades al mercado.

Se han realizado intentos recientes para remover a los jueces de la ecuación, pero no han logrado el apoyo legislativo necesario para ser aprobados. Como tal, el Estado seguirá sufriendo demoras en las ejecuciones hipotecarias por encima del promedio, concluyó el grupo.

“Este año la Florida ha recontratado a jueces jubilados para aliviar la acumulación de ejecuciones hipotecarias”, concluyó el grupo. “Sin embargo, el futuro sigue siendo incierto en la Florida y otros estados judiciales”. (El Nuevo Herald)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*