El alcalde de Miami, Tomás Regalado, anunció  que la Ciudad próximamente solicitará el permiso del gobierno federal para atraer inversionistas extranjeros con la promesa de una visa.

Esto significaría que la Ciudad de Miami podría integrarse a una creciente industria de empresas privadas y gobiernos locales con la designación federal de centros regionales de EB-5, una visa condicional para extranjeros que invierten de $500,000 a $1 millón en Estados Unidos. Estos centros regionales pueden combinar los aportes para financiar proyectos que generan al menos 10 empleos por inversionista.

“Queremos hacer algo a largo plazo”, dijo Regalado, durante una visita a la Junta Editorial de The Miami Herald y El Nuevo Herald. “Es una manera de crear empleos de una manera sostenible, algo que se quedaría aquí durante años después de que me vaya yo y se vayan los comisionados actuales”.

La Ciudad aún no ha iniciado el largo proceso de solicitar la designación como un centro regional, dijo Mikki Cantón, una abogada bajo contrato con la Ciudad para analizar proyectos de desarrollo económico. Cantón dijo que la Ciudad necesita entre $20,000 y $25,000 para contratar una firma legal que complete la solicitud al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS), que administra el programa de EB-5.

Cantón aseguró que no espera utilizar fondos municipales para lanzar el proyecto. La firma que planean contratar es DLA Piper, con sede en Washington, D.C., que cuenta con abogados que anteriormente trabajaban para USCIS.

“Vamos encontrar el financiamiento de afuera; hay que ser creativos”, dijo Cantón. “Estamos buscando fondos, quizás de la Oficina del Gobernador de la Florida o de otra fuente como Enterprise Florida”.

En años recientes, los centros regionales de EB-5 han crecido en popularidad debido a la recesión que ha dificultado el acceso a préstamos tradicionales para financiar proyectos hoteleros o urbanísticos, entre otros. Para el inversionista extranjero, solicitar una visa a través de un centro regional le permite vivir en Estados Unidos, matricular a sus hijos en escuelas y quitarse algunas preocupaciones de encima mientras otros supervisan su inversión y cumplen con los requisitos de generar empleos. Más de la mitad de los extranjeros que consiguen las visas son chinos, aunque las solicitudes de latinoamericanos han crecido últimamente, según estadísticas de USCIS.

La mayoría de los centros regionales que administran el proceso son empresas privadas, no entidades gubernamentales. Cantón dijo que está analizando los ejemplos de la Ciudad de Dallas, Texas, y el Estado de Vermont, que han obtenido el permiso para atraer inversionistas de EB-5.

Agregó que la Ciudad está conversando sobre el proyecto con el Beacon Council, un grupo condal que fomenta el desarrollo económico. Llamadas de El Nuevo Herald a representantes de Beacon no fueron respondidas el miércoles.
Cantón dijo que la Ciudad analiza la posibilidad de atraer las inversiones al Puerto de Miami o a las áreas de salud en colaboración con la Universidad de Miami.

Si el gobierno federal acepta la solicitud de Miami, no sería el único centro regional de EB-5 en Miami. En el 2009, el abogado David Hart estableció South Florida Regional Investment Center, que ha utilizado fondos de inversionistas extranjeros para desarrollar un centro comercial en el downtown de Miami, entre otros proyectos.

“Si la Ciudad de Miami logra obtener la designación sería una noticia buenísima”, dijo Hart. “El solo hecho de tener una ciudad detrás de un centro regional le daría una credibilidad adicional al programa de EB-5 que nos beneficiaría a todos, hasta a otros centros regionales como el mío”.
El tema todavía no ha sido presentado a la Comisión, aunque algunos comisionados han dicho que les parece una buena idea.

“No veo nada negativo con esto”, dijo el comisionado Frank Carollo. “Lo único que quisiera hacer es asegurarme de que haya más ingresos que gastos”.

El comisionado Francis Suárez dijo que la Ciudad necesita buscar maneras creativas de atraer nuevas inversiones debido al clima económico.

“Además, las inversiones extranjeras siempre han sido una fuente grande de actividad económica en la Ciudad de Miami”, agregó. (El Nuevo Herald)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*