A cinco días  Candidatos presidenciales de Méxicode que México elija un nuevo presidente, la expresión “de chile, dulce y de manteca” es la que mejor describe a los votantes mexicanos en el sur de la Florida: hay de todo en su intención de voto.

La elección, que se llevará a cabo el domingo 1ro de julio, podría traer de regreso al poder al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó al país por más de siete décadas.

Según las encuestas más recientes, el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, tiene una cómoda ventaja sobre Josefina Vázquez Mota, del oficialista Partido Acción Nacional (PAN) y Andrés Manuel López Obrador, representante de los partidos de izquierda. Gabriel Quadri, el candidato del Partido Nueva Alianza, se encuentra en un muy lejano cuarto lugar.

Pero los mexicanos en el sur de la Florida interesados en la elección todavía no la dan por decidida, y piensan que cualquiera de los tres principales candidatos puede ganar. La mayoría de ellos ha seguido la campaña a través de las redes sociales, aunque muchos se han quejado de la desinformación que se genera en esos espacios.  

“Me he enterado de casi todo por Twitter y Facebook”, dijo Elena Vidal, de 25 años. “Como no tengo tiempo para ver la televisión, todo lo sigo por redes sociales”.

Miguel Oliva, quien lleva seis años en Miami, dice que “las redes sociales se han deformado durante la campaña”. Según él, se han convertido en algo “ofensivo” y “lleno de odio”. Basta con hacer click en uno de los “tópicos emergentes” mexicanos en Twitter para ver a qué se refiere: insultos por doquier.

Sin embargo, los mexicanos en el sur de la Florida que votarán o están interesados en la elección son relativamente pocos. De los casi 630,000 que viven en el estado, sólo 3,036 se registraron para votar. Aún así, el número se triplicó desde la elección pasada, cuando se registraron aproximadamente mil personas.

Muchos de ellos, como Ernesto, quien lleva 12 años en Estados Unidos y es mesero en María’s Restaurant en Naples, ya no tienen conexión con su país de origen. Ernesto, originario de Chalco, en el Estado de México, dice que no tiene interés alguno en lo que suceda el 1ro de julio.

Pero otros como Vidal, quien lleva ocho años fuera, siguen muy interesados en lo que sucede del otro lado de la frontera.

Vidal no pudo votar en esta elección porque el trámite para obtener la credencial electoral se tiene que hacer en México, y tarda en promedio un mes, pero tiene claro que si pudiera votar y hubiera reelección presidencial, ella tacharía la boleta en favor de Felipe Calderón, el presidente actual.

“Se preocupa por nosotros, se puede ver”, dijo.

En cambio, Josefina Vázquez Mota, la candidata que reemplazará a Calderón en la boleta, no le convence del todo.

“Es muy robótica al hablar”, comentó.

No todos los mexicanos en el exterior están contentos con el desempeño de Calderón, cuyo más grande legado será un combate frontal al narcotráfico, en el cual han perdido la vida más de 50,000 personas.

Jorge López, de 42 años, era hasta hace poco un panista convencido. Votó por Vicente Fox en el año 2000, cuando el PRI perdió el poder por primera vez. Repitió en la elección del 2006, cuando Felipe Calderón hizo campaña bajo el lema de “presidente del empleo”. Sin embargo, López quedó desempleado en 2009, cuando Calderón cerró Luz y Fuerza (LyF), la compañía paraestatal encargada de proveer electricidad al centro de México.

“Después de 22 años en Luz y Fuerza, me dejaron sin trabajo”, lamentó.

López, cuya esposa es cubana, decidió mudar a su familia a Homestead al poco tiempo. Acaba de obtener su certificado de preparatoria, está buscando trabajo en Florida y no piensa regresar a México en un futuro cercano, pero sigue muy al pendiente de lo que suceda allá. Al igual que a Vidal, ningún candidato le convence.

“Desde afuera me pone triste que los cuatro no aporten algo”, expresó.

Algunos van más allá, y están convencidos de que los gobiernos panistas fueron un error. Oliva, quien dirige Enlace México, una organización de empresarios y profesionistas en el sur de la Florida, califica las dos últimas administraciones como “fallidas”.

“Ni Fox ni Calderón llevaron al país a donde prometieron”, sentenció.

Para Oliva, el más grande logro de los dos sexenios panistas fue la alternancia del poder, la cual espera que vuelva a ocurrir el 1ro de julio. Aunque no admite públicamente su intención de voto, da a entender que prefiere al candidato puntero, Enrique Peña Nieto.

Pero muchos tienen reservas sobre el regreso del PRI al poder. Paula de Anda, estudiante de periodismo de 23 años, “tiene miedo” que el PRI ocupe la presidencia otra vez, y por eso eligió a Andrés Manuel López Obrador, el candidato de izquierda.

“Es el menos peor”, señaló.

Elizabeth Canchola, quien dejó México poco después de que Vicente Fox asumiera la presidencia, concuerda con de Anda, y subraya que nunca votaría por el PRI. Pero tampoco por el partido de López Obrador.

“No votaría por el PRI porque viví toda mi infancia bajo ellos. Los conozco. Tampoco por el PRD porque son la basura del PRI”, explicó.

A pesar de la clara división en las preferencias políticas de los mexicanos en el sur de la Florida, todos concuerdan en que jamás votarían por Gabriel Quadri, candidato del PANAL, partido controlado por el sindicato de maestros de educación pública. El sindicato, de los más grandes de Latinoamérica, tiene secuestrado al sistema educativo nacional, en opinión de muchos mexicanos.

“De Quadri ni hablar”, sentenció López.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*