Los reportes de ingresos de dos de los mayores bancos de Estados Unidos permiten esbozar un cuadro de mejora del mercado de la vivienda, con más estadounidenses haciendo hipotecas, pagándolas a tiempo y aprovechando las bajas tasas de interés para refinanciar.

En APMorgan Chase, el mayor banco en Estados Unidos, los ingresos provenientes de nuevos préstamos de viviendas establecieron un récord entre enero y marzo. El banco emitió un 6% más hipotecas que hace un año y recibió un 33% más de solicitudes.

Wells Fargo, que emite la mayor cantidad de préstamos hipotecarios, registró la mayor cifra de tarifas por hipotecas desde el 2009. Emitió un 54% más de hipotecas que hace un año y recibió un 84% más de nuevas solicitudes.

Un mercado de vivienda más saludable es una noticia bienvenida. La vivienda ha sido el lastre mayor para la recuperación económica, mientras que otros segmentos, como la manufactura y el gasto del consumidor, se han mantenido o han crecido.

Los precios de las viviendas están cayendo aún, aunque más lentamente en los últimos años, y más de medio millón de hogares estadounidenses estuvieron en proceso de embargo hacia finales de marzo, según RealtyTrac.

Un negocio de hipotecas más sólido ayudó a JPMorgan y Wells Fargo a batir las expectativas de Wall Street para las ganancias del primer trimestre. El CEO de JPMorgan, Jamie Dimon señaló que el banco ha originado 200,000 hipotecas en el primer trimestre.

•  Dos factores han sido clave

La tasa promedio para hipotecas fijas a 30 años cayó a 3.87% en febrero, la más baja desde que se iniciaron las hipotecas a largo plazo en los años 50. Las tasas se han mantenido bajas, esta semana el promedio es de 3.88 por ciento.

El crecimiento del empleo en enero y febrero fue uno de los más fuertes desde la Gran Recesión, y la tasa de desempleo cayó a 8.2%, la menor desde enero del 2009.

JPMorgan Chase anunció el viernes que durante el primer trimestre del 2012 tuvo un beneficio neto de $5,383 millones, el 3% menos que en los mismos meses del ejercicio anterior y el 44% más que de octubre a diciembre pasados.

El banco, con sede en Nueva York y el mayor del país por nivel de activos, indicó que esos resultados son el reflejo de la mejora de su cartera de créditos.

Con esa ganancia neta de casi $5,400 millones en el último trimestre, al que más importancia conceden los inversores estadounidenses, la institución registró una ganancia neta por acción de $1.31, ligeramente por encima de la misma fecha del 2011, cuando se anotó un beneficio de $5,555 millones y $1.28 por título.

Estos resultados han superado las expectativas de los analistas, que habían calculado una ganancia por título entre $1.16 y $1.18.

Su presidente y CEO, Jamie Dimon, expresó su satisfacción por estas cuentas, “que suponen unos ingresos de $27,400 millones, el 24% más que las del trimestre anterior (octubre a diciembre del 2011) y el 6% más que las mismas fechas de hace un año”.

“La evolución es sólida. Reflejan los efectos positivos de las tendencias de los créditos al consumo para hipotecas y tarjetas de crédito”, explicó Dimon, que también señaló que han reducido las pérdidas en esas dos carteras. Chase Bank

Agregó que el banco, cuyos resultados se consideran un barómetro de la economía estadounidense, ha reducido también su reserva para pérdidas por impago de créditos “por un total de $1,800 millones en el primer trimestre”.

Wells Fargo, por su parte, anunció que durante el primer trimestre del 2012 tuvo un beneficio neto de $4,022 millones, el 13% más que de enero a marzo del 2011.

Con esa ganancia trimestral, el dato al que más importancia conceden los inversores estadounidenses, el beneficio neto por acción fue de 75 centavos, frente a los 67 centavos que registró en el primer trimestre del 2010 con un beneficio neto de $3,570 millones.

Well Fargo superó así las expectativas de los analistas que habían calculado que su ganancia por título en este primer trimestre del 2012 se situaría en torno a 73 centavos.

Sus ingresos en el primer trimestre del año fueron de $21,636 millones, el 6 % más que los $20,329 millones de enero a marzo del 2011.

El presidente y consejero delegado de Wells Fargo, John Stumpf, señaló que “el volumen de negocio es el más elevado después de nueve trimestres y también hemos logrado el noveno trimestre consecutivo con ganancias por título”.

Su director financiero, Tim Sloan, explicó que los ingresos del banco con sede en San Francisco “progresaron el 20% en relación al último trimestre del 2011, debido a los sólidos resultados en la cartera de préstamos hipotecarios”.

Este banco cerró el último ejercicio con una ganancia neta de $15,025 millones, el 29% más que en el 2010.

Sloan señaló que sus gastos aumentaron en estos tres primeros meses del año, pero para el segundo trimestre dijo que esperan una reducción de entre 500 a 700 millones de dólares en relación a los gastos no vinculados a los tipos de interés.

Wells Fargo, que hasta 2008 era un banco regional con operaciones en el oeste del país, se fusionó ese año con Wachovia, una de las principales víctimas de la crisis de las hipotecas de dudoso cobro (subprime) y que operaba en el este de Estados Unidos.

Como resultado de esa adquisición, la entidad californiana se convirtió en uno de los principales bancos comerciales a nivel nacional, y recibió 25.000 millones de dólares en fondos públicos que ya pagó en 2009.

Tras la apertura de la bolsa de Nueva York, las acciones de Wells Fargo bajaban el 1,79 % hasta 33,42 dólares, mientras que en lo que va de año han progresado el 21,26 % y el 8,93 % en los últimos 12 meses. (The Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*