Jenny Figueredo tiene esperanzas de ver un cambio de gobierno este año en Venezuela y está convencida de que la oposición podrá derrotar con un candidato de unidad al presidente Hugo Chávez en los comicios presidenciales de octubre.

Por eso el domingo se levantó temprano y acudió a votar en las primarias del sur de la Florida, donde vive la mayor comunidad de venezolanos en el extranjero.
“Vine para cumplir con Venezuela”, manifestó Figueredo, una abogada de 42 años que salió de su país hacia la Florida hace cinco años debido a la inseguridad. “Tenemos la oportunidad de tener un sólo candidato para competir con Chávez”, agregó la mujer tras revelar que votó por el gobernador del estado de Zulia, Pablo Pérez.Miami voto en las primarias

Al igual que Figueredo, una multitud de venezolanos acudió a las urnas en esta ciudad vecina de Miami que también es conocida como la “pequeña Venezuela” por la cantidad de personas de ese país que residen aquí.
Miami y sus alrededores constituyen uno de los distritos electorales más importantes tanto dentro como fuera de Venezuela. La comunidad venezolana ha crecido notablemente en el estado en los últimos años, hasta convertirse en la más importante en el exterior.

De acuerdo con organizaciones no gubernamentales, en la Florida viven entre 150.000 y 200.000 venezolanos, la mayoría de ellos en las áreas del sur del estado.
Cerca de 20.000, la mayoría de la oposición, están registrados en los padrones electorales.
La votación, que se desarrolló en orden y en medio de un ambiente festivo, fue organizada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y la comisión electoral de la Florida.

Los electores votaron entre cinco precandidatos de la oposición: Pérez, el gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles; la diputada María Corina Machado; el ex embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas Diego Arria, y el ex senador Pablo Medina.

Las primarias tuvieron lugar un mes después del cierre del consulado venezolano en Miami.
Estados Unidos declaró persona “no grata” a la cónsul Libia Acosta y la obligó a retirarse del país tras una investigación del FBI sobre una denuncia de que ella habría estado involucrada en el planeamiento de un posible ataque cibernético contra Washington cuando era funcionaria de la embajada de Venezuela en México.
Chávez y Acosta negaron las acusaciones.

Las urnas se abrieron temprano en la mañana, con 20 mesas para la votación. Incluso antes de que se habilitara el sufragio había personas haciendo cola para depositar su voto, dijeron los organizadores.
Varios legisladores de la Florida acudieron a acompañar a los venezolanos, entre ellos los representantes de la oposición republicana Ileana Ros Lehtinen, Mario Díaz Balart y David Rivera.
En un día fresco, venezolanos de todas las edades acudieron a sufragar vestidos con bufandas, banderas y gorros rojos, amarillos y azules, los colores de su bandera.

Pedro Mena, presidente de la MUD en Miami, dijo que esperaban unos 11.000 votantes.
“La respuesta de la gente ha sido espectacular, excelente. La asistencia ha rebasado todos los cálculos”, expresó Mena. “Queremos demostrarle al mundo que queremos vivir en libertad y democracia”, agregó.
Guillermo Sanella, quien llegó a Estados Unidos pocos meses después de que Chávez fue elegido presidente a fines de los años 90, dijo que sentía “una gran felicidad”.

“Nos vamos a quitar de encima estos malos momentos”, dijo el hombre de 61 años que trabaja haciendo reparaciones domiciliarias. “Es la única manera de poder demostrar que no queremos ese régimen en Venezuela”, sostuvo.
En Madrid, por otra parte, los organizadores de la votación estaban sorprendidos por la cantidad de electores venezolanos que acudieron. Esperaban que un 10% de los cerca de 3.800 empadronados sufragaran, pero la cifra llegó a 30%, dijo a la AP Alberto Pérez Levy, portavoz de la MUD en la capital española. Explicó que la cifra era similar en otras ciudades de ese país. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*