Uno de los empleadores privados más importantes de Miami-Dade propuso anunció cesantías considerables, pero American Airlines no ha detallado aún lo que esos recortes podrían significar para sus casi 9,000 empleados en el sur de la Florida.
Bajo este plan para reducir costos anuales en por lo menos $2,000 millones, al menos 13,000 empleados perderían su trabajo en la tercera aerolínea en importancia de la nación, la cual se declaró en quiebra en noviembre conjuntamente con su compañía madre AMR y su afiliada American Eagle. Eso representa alrededor del 15 por ciento de la fuerza de trabajo de la compañía.

Aunque es probable que se pierdan empleos en el sur de la Florida, American, la mayor aerolínea del Aeropuerto Internacional de Miami, dijo que esperaba aumentar sus vuelos aquí en el futuro cercano.
American Eagle, rama regional de AMR, no hará propuestas de contrato a sus sindicatos “por unas cuantas semanas”, reportó Bloomberg News.

No se precisó cuándo serán enviadas las notificaciones de despido a los empleados de American Airlines, pues la propuesta todavía tiene que pasar por las negociaciones con los sindicatos. Si las negociaciones son improductivas, la compañía puede pedir al tribunal de quiebra que imponga el plan.
La compañía reducirá asimismo sus costos en un 20 por ciento en todos los grupos de trabajo, como parte de su plan para emerger de la reorganización de quiebra y recuperar la rentabilidad, una meta que ha probado ser elusiva desde el 2007.

“No hay forma de endulzar el efecto de estas cosas en nuestra gente”, escribió el presidente y presidente ejecutivo de American Airlines Tom Horton en una carta a sus empleados. “Aunque estamos firmemente encaminados hacia un futuro de crecimiento y éxito, tenemos que admitir el dolor a corto plazo que exigirán estos cambios. Esto es particularmente cierto en el sentido en que terminaremos esta travesía con mucha gente menos”.
Aunque no se conocen todavía los recortes de empleos específicos en el sur de la Florida, la propuesta de American afectará a los miembros de la Asociación de Trabajadores del Transporte del Aeropuerto Internacional de Miami que se ocupan de la carga y el correo, así como los jefes de equipo, declaró Sidney Jiménez, presidente de la sección local #568 de TWU, la cual cubre Miami, Tampa y Fort Lauderdale.

“A medida que continuamos las negociaciones, existe la posibilidad de que podamos perder cientos de puestos en el área de Miami”, indicó Jiménez. Miami es la segunda base en tamaño de American, con alrededor de 2,300 maleteros y 800 trabajadores de mantenimiento, explicó.
Además, American podría proponer subcontratar el trabajo de TWU en el Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood, porque el aeropuerto tiene pocos vuelos diarios, añadió.

Recortes en otros centros importantes podrían afectar al sur de la Florida, porque los empleados con antigüedad tienen derecho a decidir mudarse a Miami y desplazar a los trabajadores locales, despojándolos de su empleo.
Las demás propuestas de recorte de costos de American incluyen subir las primas de los seguros de salud, que podrían costar el doble de la prima de un trabajador a tiempo parcial de TWU, a $500 por familia, precisó.
El Departamento de Aviación de Miami-Dade afirmó que no espera que ningún ajuste de empleomanía por parte de la aerolínea afecte negativamente sus operaciones en el Aeropuerto Internacional de Miami.

“Por el contrario, el centro de vuelos a América Latina y el Caribe de American Airlines en el MIA es uno de sus aeropuertos más rentables en todo el sistema, y ellos han expresado planes de continuar su expansión aquí”, dijo un portavoz del aeropuerto en un comunicado.
Una señal positiva para la región, según Horton, es que la aerolínea se centraría en aumentar las salidas en sus cinco centros clave, incluyendo a Miami, en 20 por ciento durante los próximos cinco años.
“La compañía ha estado encogiéndose, lo mismo que muchas aerolíneas de EEUU, durante la última década”, aseguró Horton en una conferencia telefónica con la prensa el miércoles por la tarde. “Nuestra compañía, con una mejor estructura de costos, puede competir con cualquiera y ganar. Vamos a hacer eso en nuestros puntos fuertes, que son esos grandes mercados”.

Para los pilotos, por lo menos, “los cambios para Miami serán positivos en su mayoría, en términos de aumento de vuelos y de oportunidades de empleo en Miami”, dijo Iván Rivera, vicepresidente de la base de Miami de la Asociación de Pilotos Aliados.

Líderes del turismo en Miami-Dade dijeron el miércoles que les habían asegurado que el servicio seguiría siendo el mismo. American representa casi el 70 por ciento del tráfico en el MIA.

William D. Talbert III, presidente y presidente ejecutivo de la Oficina de Convenciones y Visitantes del Gran Miami, declaró que la industria del turismo tratará de ayudar a los empleados cesanteados en una transición hacia sectores de la industria de la hospitalidad que están creciendo. El y otros líderes empresariales en Miami dijeron no saber cuántos trabajadores se verían afectados a nivel local.

“No queremos ver a nadie perder su empleo, y seguiremos ayudando a los que puedan perderlo, pero lo mismo que luchamos día a día por crear empleos para nuestra comunidad tenemos que centrarnos en los que conservarán el suyo en este ambiente tan competitivo”, aseguró Frank R. Nero, presidente y presidente ejecutivo de The Beacon Council, la asociación por el desarrollo económico de Miami-Dade. “Tenemos la esperanza de que American conserve sus rutas hacia y desde Miami, y que continúe dando trabajo a la mayoría de sus empleados y contrate a empresas locales”.

Julie Moyer, presidenta de la Asociación de Azafatas Profesionales en Miami, dijo que esperaba que a sus colegas se les pida que trabajen más y que renuncien a parte de su sueldo y su tiempo de vacaciones.
“Cuando recibimos el anuncio con relación a los grandes recortes que ellos querían hacer, las propuestas de contrato que enviaron eran cosas nunca vistas en las negociaciones”, dijo. “Esperábamos que las cosas fueran malas. Esperábamos que la compañía se extralimitara, pero el contrato está completamente destripado. No puedo describir la sorpresa que nos causó”.

“Nadie creyó en ningún momento que esto iba a ser un lecho de rosas”, comentó Robert Mann, ex ejecutivo de American AirlineAmerican, quien es presidente de la firma de consultoría de aviación R.W. Mann & Co. en Port Washington, Nueva York. “Todo dependerá de cuáles sean los detalles para cada grupo. El secreto está en los detalles”.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*