**Medio siglo después de su muerte, la actriz sigue siendo el mayor símbolo sexual de Hollywood.

Sensual, atractiva...sugerente, asi era Marilyn MonroeAl conmemorar los 50 años de la muerte de Marilyn Monroe, el mundo no solo recuerda el fallecimiento de una popular actriz sino que además celebra el logro de un récord. Que medio siglo después de desaparecida, Marilyn siga siendo el mayor símbolo sexual de Hollywood, esa fábrica donde las estrellas nacen y mueren al ritmo de la taquilla, es una proeza que confirma que a ella solo le cabe un apelativo: la diosa del cine.

¿Dónde radicaba su secreto? Algunos dirán que en su cara, aquella fusión de inocencia e indecencia coronada por unos labios depredadores y una mirada somnolienta, que mostraba lo largas que eran sus noches y presagiaba lo corta que habría de ser su vida. Una cara de apariencia natural a pesar de los arreglos de nariz y quijada, de los excesos de rímel y colorete, y del marco inverosímil del pelo tinturado.

Otros dirán que la clave residía en su cuerpo, ese mito de 1,64 metros enfundado en vestidos imposibles, que parecía un regalo del Olimpo, pero que en realidad era un aparato demasiado humano. Sus medidas variaban entre los 89-56-89 que certificaban sus sastres y los 86-61-86 que le enrostraban sus malquerientes. Y su peso subió y bajó como su propia vida, de los 64 kilos que alcanzaba cuando trataba de devorar su frustración a los 52 que pesaba cuando la encontraron muerta en su cama por una sobredosis de barbitúricos, un día como hoy de 1962.

Y no faltan los que dicen que su secreto residía en su talento histriónico, aunque lo digan en voz baja. Aunque la fama de Marilyn trasciende sus logros en la pantalla, el American Film Institute ¿no precisamente una revista de farándula¿ la escogió como una de las diez leyendas femeninas de la historia del cine.

Marilyn Monroe 50 años despues...insuperable¿Y ser leyenda quiere decir ser una buena actriz? Esa pregunta deberían haberla respondido los actores que pasaron eternas horas despotricando por sus proverbiales tardanzas, o maldiciendo la infinita repetición de escenas porque ella olvidaba los textos, o buscando qué hacer con el tiempo que dejaba libre cada vez que no se podía levantar de la cama. Claro que también habría convenido preguntarle al maestro de la actuación Lee Strarsberg, quien la calificó como una de las alumnas más aplicadas de su Actor’s Studio, y que incluso le asignó a su segunda esposa para que le sirviera de confidente y de coach de actuación. Pero, sobre todo, habría que preguntarle al público que la aplaudió en las 29 películas que filmó en los quince años que duró su carrera, destilando un talento innato para seducir a la cámara.

Cuerpo, cara y talento…todo eso no le habría bastado para construir una leyenda si no hubiera estado enmarcada en el misterio de una vida tormentosa. Un misterio que arrancó con un padre desconocido y terminó con una muerte sin resolver a los 36 años de edad. Un enigma que mostraba las dos caras de quien nació bajo el signo géminis: la mujer más alegre y a la vez la más triste; un símbolo sexual con veleidades de intelectual, que leía a Rilke y escribía poemas; una pobre víctima de la explotación de su imagen y una calculadora que la utilizaba cada vez que quería; una sibarita que disfrutaba los placeres de la carne y una mártir que sufría los tormentos del alma.

Una borrasca que nadie acabó de descifrar. La trataban como si fuera una neurótica de clase alta, con cinco sesiones de sicoanálisis por semana y un menú de barbitúricos que iban desde el Nembutal hasta al Amobarbital.Marilyn-Monroe3 Pero pocos vieron la combinación fatal que la acechaba: un trastorno bipolar sumado a una profunda carencia afectiva. Siempre cargó con el lastre de un padre desconocido, una madre ausente y varios abusos, lo que le generó un vacío que trató de llenar con decenas de hombres y las drogas que le recetaban.

Ella misma lo anticipó en uno de sus escritos: “Yo era la clase de muchacha que la gente esperaba encontrar muerta en el piso de una habitación con un frasco de pastillas para dormir en sus manos”. Esa es la lucidez que da el vivir bajo una sombra eterna.

 

5 hombres que marcaron su vida

Arthur Miller

Un intelectual con veleidades de izquierda casado con el mayor símbolo sexual de la historia del cine. Si hubiera pasado Marilyn en todo su esplendoren Francia, vaya y venga, pero en Estados Unidos… Miller la dejó porque no podía escribir a su lado, y ella sencillamente no pudo vivir sin él.

Joe DiMaggio

El que fuera su segundo esposo pasó a la historia del béisbol por ser un excelente bateador de ‘hits’, pero también por los supuestos maltratos físicos a los que la sometía. El matrimonio duró nueve meses.

Tony Curtis

Fue coprotagonista de Marilyn en una de sus mejores películas, ‘Con faldas y a lo loco’, y también en uno de los pasajes más dramáticos de su vida. Mientras ella aún estaba casada con Arthur Miller, abortó el que aparentemente era un hijo suyo.

John Kennedy

El culebrón del presidente de Estados Unidos con la actriz más famosa de la historia daría para todo un libro. Aquí basta recordar que John F. Kennedy era un adicto al sexo y a las relaciones pasajeras, y que ella terminó enamorada de él.

Robert Kennedy

Cuando la relación de Marilyn con John Kennedy naufragó, su hermano Robert llegó para consolarla y terminó enredado en sus sábanas. Aunque aquí no hubo amor, sino intriga: se dice que a Marilyn la mataron por su relación con los Kennedy.

5 películas imprescindibles

‘Con faldas y a lo loco’ 1959 (Some like it hot)
Una obra maestra de la comedia en la que el director Billy Wilder se vale de sus mejores aptitudes para hacer brillar a Marilyn Monroe al lado de Tony Curtis. Aunque la historia en apariencia es sobre la codicia, en el fondo es sobre sexo, como lo confirma el mítico vestido que usó Marilyn cuando cantó ‘I wanna be loved by you’.

‘Vidas Rebeldes’ 1961 (The misfits)
Una estupenda cinta sobre el ocaso del Lejano Oeste, y un hito cinematográfico por el talento que reunió y por sus dramáticas circunstancias. John Huston dirigió esta historia que Arthur Miller escribió para su esposa Marilyn, y que se convertiría después en el telón de fondo de la separación de la pareja. Además fue la última película de otro mito del cine: Clark Gable.

‘La tentación vive arriba’ 1955 (The seven year itch)
La protagonista de esta película es la ráfaga de aire que sale por un ducto del metro de Nueva York y levanta la falda de Marilyn hasta grabarla en el canon de la cultura popular. ¿Lo demás? Una comedia ligera sobre un hombre recatado que utiliza a plenitud el principal órgano sexual masculino: la imaginación.

‘Río sin retorno’ 1954 (River of no return)
He aquí a Marilyn con otro director legendario, Otto Preminger, y con otro ícono de Hollywood, Robert Mitchum. En esta ocasión su belleza compite con la del portentoso escenario de las montañas rocosas para dar vida a un melodrama sobre una pareja que huye de los indios e irrumpe en la apacible rutina de un padre y su hijo.

‘Los caballeros las prefieren rubias’ 1953 (Gentlemen prefer blondes)
Un par que derrota a cualquier póquer: Marilyn Monroe y Jane Russell. Las inolvidables Lorelei y Dorothy son dos caras de la mujer: la que busca un millonario y la que quiere casarse por amor. Un entretenido contrapunto de la agudeza de la tonta y la tontería de la aguda que logra atrapar.

Ellas quieren ser Marilyn

1. Madonna. Hablar de imitación es injusto: es un homenaje de una leyenda a otra.

2. Scarlett Johansson. Es la que más se parece y la más sexy.

3. Lady Gaga. Tiene todo su desenfado y su capacidad de dejar huella.

4. Michelle Williams. Caracterizó a la leyenda en ‘Mi semana con Marilyn’, película imperdible que llega a Colombia en septiembre.

5. Paris Hilton. Esta sí que es una burda imitación.

(El Tiempo.com)

Contenido Relacionado:

http://www.surflorida.com/p/se-cumplen-cincuenta-anos-de-la-muerte-de-la-inolvidable-marilyn-monroe-fotos/

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*