Ravens campeonesLos Ravens de Baltimore vencieron 34-31 a los 49ers de San Francisco la noche del domingo en el Superdome de Nueva Orleans, para conquistar un Super Bowl con historia en el que hubo un apagón que interrumpió el partido durante 35 minutos y Jacoby Jones anotó un touchdown en un retorno de 108 yardas, el más largo en la historia de la NFL.

El apagón en el Superdome al comienzo del tercer cuarto del Super Bowl provocó una interrupción de 35 minutos del partido cuando los Ravens iban ganando el 28-6.

Casi todo el alumbrado del estadio techado se apagó, instantes después de que Jacoby Jones había anotado por los Ravens al recibir la patada inicial del segundo tiempo.

El partido finalmente pudo reanudarse cuando restaban 13 minutos y 22 segundos por jugar en el tercer cuarto.

Los Ravens conquistaron por segunda vez el premio mayor de la NFL, mientras que los 49ers jamás habían perdido en el Super Bowl en cinco presentaciones anteriores.

Por primera vez, dos hermanos dirigieron a los equipos que llegaron a la final.

El hermano mayor, John Harbaugh, le ganó al menor Jim.

“Estamos juntos en nuestros corazones, pero esta noche estuvimos enfrentados”, comentó John, entrenador de los Ravens, sobre su hermano Jim, de los 49ers.

El partido marcó el retiró de Ray Lewis, símbolo de los Ravens, tras 17 años en las canchas.

Por otro lado, el quarterback de los Ravens, Joe Flacco fue elegido como el Jugador Más Valioso, con tres pases de touchdown y 287 yardas pasadas. Completó 22 de sus 33 pases.

El precio oficial de las estradas había sido desde $800 a $1,200. En el segundo Super Bowl, que se realizó en 1968 en el Orange Bowl en Miami cada boleto costaba $12.

La moneda para el sorteo en el inicio del Super Bowl fue fabricada por una compañía de Florida.

The Highland Mint, de Melbourne, hizo la moneda conmemorativa de 1.5 pulgadas de diámetro con los cascos de ambos equipos impresos en cada cara.

Antes de iniciarse el partido, el presidente Barack Obama afirmó que no debe escatimarse esfuerzos para proteger a los jóvenes que practican football de los riesgos de una conmoción cerebral.

Obama, quien tiene dos hijas, afirmó que si hubiese tenido un hijo tendría que pensarlo para dejarlo jugar football.

El partido tuvo un hecho jamás visto en las 46 ediciones anteriores del Super Bowl: un apagón.

Después de algunos minutos de oscuridad, un locutor informó a través de los parlantes que el Superdome había sufrido una interrupción del servicio eléctrico y se le pidió a los espectadores permanecer sentados.

Algunos de los aficionados empezaron a hacer la ola para entretenerse, mientras que los jugadores se congregaron a los costados de la cancha.

Los árbitros se reunieron en el terreno y parecían conversar con empleados del estadio.

Al final, las luces volvieron en todo el estadio, que al parecer había operado con el sistema auxiliar de energía.

No se dio una explicación inmediata por la falta de energía, que al parecer sólo fue en el Superdome. Las luces se mantuvieron encendidas en las principales vías públicas afuera del estadio.

Fue la décima vez que Nueva Orleans fue sede del Super Bowl, para empatar con Miami, y la primera desde que el Huracán Katrina devastó la ciudad en agosto del 2005. (Agencias)

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*