Richard CasanovaCuando se habla de la “viejapolítica”, uno no se refiere a algún partido o alguien en particular, sinoa una manera de entender al país que consecuentemente conduce a una praxispolítica, la cual permitió el ascenso al poder de Hugo Chávez y ha facilitado su permanencia. Popularmente, a quienes representan esa política les llaman“dinosaurios”, mas que insulto, el término se refiera a su incapacidad deadaptarse a los cambios. En el parque jurásico venezolano, hoy identificamos almenos 3 líneas de acción.

La primera se expresa cuando algunoscritican con cierta histeria -e histrionismo- la estrategia de campaña deHenrique Capriles.  Quizás sea una formade pedir “su cuota” pero en todo caso, por alguna “extraña” razón, seempeñan en sembrar dudas y desaliento. Desconocen que los resultados y la trayectoriadel futuro Presidente han demostrado la asertividad del candidato y su equipo,cualidad que los expertos en comunicación asocian a la madurez,dicen que “la persona asertiva logra establecer un vínculo comunicativo sinagredir a su interlocutor, pero tampoco sin quedar sometido a su voluntad”.  Los dinosaurios no han entendido porqueCapriles ha sido electoralmente tan exitoso.

Una segunda línea de acción ha sido esadesesperada intención de uniformar a la oposición, asfixiando -tras una TarjetaÚnica o Unitaria- a la diversidad y pluralidad que distinguen a las fuerzasdemocráticas.  En efecto, en el chavismoes donde se impone un pensamiento único, hay un solo color, un único líder yaspiran tener un “Partido Único”. Si ya hay “Unidad” en la oposición, ¿Por qué insistir ahora enque sea “única”? Algo huele mal. Basta preguntarse: si el candidato –primerinteresado en ganar- no anda pidiendo Tarjeta Única, ni Unitaria, ¿Por quéalgunos andan exasperados tras esa idea? ¿Estarán pensando en como queda supartido en la pizarra? ¿A quien le importa eso? ¿Realmente apuestan al triunfode Capriles? No quisiera pensar que es una nueva manera de prolongar la confrontaciónen el campo opositor.

 

Tercera línea. Anclados en el pasado, sehan propuesto sabotear la integración de fuerzas progresistas y por simplemezquindad partidista, terminan coincidiendo con un objetivo primordial de HugoChávez. En efecto, el TteCnel sabe que una referencia sólida de izquierdademocrática en Venezuela puede ser mortal para su proyecto militarista y puedefacilitar la migración de votos del chavismo en beneficio de Capriles. Esoexplica la operación contra el PPT y PODEMOS, con relativo éxito en el primercaso.  Así debemos entender lasactuaciones del inmoral Didalco Bolívar y otros esquiroles. Boicotear laintegración de las fuerzas progresistas es lo que visiblemente persiguenquienes le metan una bombona de oxígeno al MAS, a sabiendas de que está agotadocomo instrumento político. Reconocer esa realidad, condujo a esa organización ala aprobación por consenso -hace mas de 5 años- de una política orientada a la unificacióncon otras fuerzas y la construcción de una referencia progresista claramente comprometidacon el futuro. No será por falta de memoria que ahora caminan en la direccióncontraria….. De que vuelan, vuelan!

 

Twitter: @richcasanova

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*