Tienes 12 meses para cumplir todas las promesas que invocaste por cada uva. Para empezar por el principio, tienes incluso hasta la ayuda de la tecnología. Tres principios básicos: no postergar las cosas, ser valientes y querer siempre más.

Tienes 12 meses para cumplir todas las promesas que invocaste por cada uva. Para no atafagarte y empezar por el principio, tienes incluso hasta la ayuda de la tecnología. Tres principios básicos: no postergar las cosas, ser valientes y querer siempre más.

¿Esperaste a que el reloj marcara la media noche para empezar a cumplir lo que te debes a ti misma? No le des mas largas. Lee atenta este artículo y arranca por lo más difícil: comenzar de una buena vez. Quítate una carga y desde ya da inicio a un nuevo año y una nueva perspectiva de la vida.

Que cada día sea año nuevo para ti. Como dice el dicho: “Cada minuto que pasa es una oportunidad para cambiarlo todo”. No te dejes contagiar por la efervescencia de los agueros y si tus propósitos no son reales, válidos o los tomas en juego. Inicia cada semana como si fuera el primero de Enero, llena de energía, con mentalidad positiva y pensando en metas a largo plazo; éstas tienen una mayor motivación a medida que pasa el tiempo.

1.    Un calendario de propósitos: Sonará escuelero y hasta dictatorial, pero la mejor forma de cumplir con tus propósitos es organizándolos por metas, medios con los que vas a realizarlos  y anotando los avances. La famosa lista que escribes con tanto fervor a fin de año, será apenas un borrador de tu proyecto de vida para el 2012. Anota en una libreta tu meta personal, por qué quieres cumplirla, cuánto tardarás en realizarla, qué podría suceder si no lo logras y cómo vas a hacerlo. Guárdala bien y motívate con tus avances, lo que te impulsa a lograr nuevas metas.

2.    Bendita tecnología: Si la excusa es la falta de memoria o lo que llaman “los recuerdos selectivos”, recurre a las bondades del siglo XXI y utiliza la mente que nunca falla: la tecnológica. En tu Ipad, celular, smartphone lleva tus rutinas de ejercicios, tu cronograma de tareas, toma fotos de las cosas que quieres comprar, saca presupuestos y organiza en tablas, lleva un listado de gastos y consigna todo tipo de cosas que puedes tener  contigo las 24 horas del día gracias a estos aparatos.

3.    Mejora la relación con tus familiares: O con las personas con las que convives. Nada más desgastante emocionalmente que no sentirse a gusto en su propio hogar o no tener a alguien cercano en quien contar durante cualquier situación. “La educación comienza por casa”, dicen por ahí, no solo por lo que adquirimos de nuestra familia, sino porque el trato positivo y cariñoso con ellos nos hace tener armonía con el resto de las personas. Arregla de una buena vez tus asuntos familiares y recuerda que “la sangre tira”.

4.    Reduce el nivel de estrés: ¿Tensionada por todo, incluso, hasta por el Año Nuevo? En mente intranquila solo habitan problemas y acciones mal hechas. El afán, el temor, el “miedo de mundo” que muchos les da por estos días con las apocalípticas predicciones del 2012, son el peor comienzo del fin. No habrán 365 días que te motiven a hacer las cosas si es el estrés tu acompañante principal.

5.    “Solo por hoy”: La escritora de Psicología Brenda Iliff propone un sencillo método para sacarle el jugo a los propósitos y  a la semana: caer ante la tentación. Practicar el aquí y ahora en pequeñas actividades como comer, salir de compras, días  de locha, no permitirán que caigas en excesos ni que reprimas lo que llevas adentro. El “NO LO VOY HACER” es el principal impulsor para hacer las cosas. No te apresures y cumplirás tus metas más rápidamente sin que sean un sacrificio. Así tendrás menos vicios y menos adicciones.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*