BalserosMas de 50 emigrantes cubanos llegaron esta semana a Honduras y las Islas Caimán a bordo de embarcaciones, según reportes de prensa, en otra posible señal que números crecientes de cubanos están dejando la isla.

Autoridades hondureñas detuvieron el martes a 32 cubanos a bordo de una embarcación improvisada que fue descubierta cerca de la isla de Roatán, en la costa caribeña del país centroamericano, según la publicación hondureña de internet Proceso Digital.

Las edades de las cuatro mujeres y los 28 hombres oscilaban entre los 23 y los 40 años, agregó la publicación. Dos sufrían de deshidratación después de 10 días en el mar.

Francisco Román Rosales dijo que el grupo salió de la isla el 16 de junio en busca de mejores trabajos, según Proceso Digital. “Soy zapatero y ganaba unos 300 pesos al mes (unos 12 dólares). Nos venimos por razones económicas”, declaró.

“De Honduras nos vamos a otro lugar”, dijo a HRN Radio en Honduras otro cubano, identificado como Everseas Rodríguez. La gran mayoría de los migrantes cubanos que llegan a Honduras continúa por tierra hacia Estados Unidos.

Otros 30 balseros cubanos desembarcaron el 13 de junio en la Isla de Guanaja, al este de Roatán.

Los emigrantes cubanos que llegan a Honduras y las Islas Caimán generalmente salen desde el extremo sureste de la isla, de gobierno comunista, con la esperanza de que los vientos y las corrientes predominantes los llevan hacia el oeste.

CayCompass.Com, un servicio de noticias de las Islas Caimán, un territorio británico de 125 millas al sureste de Cuba, informó que una embarcación improvisada que llevaba alrededor de 20 cubanos había atracado el martes en una tienda de buceo en George Town Harbor.

La nave de madera, aparentemente, había experimentado dificultades mecánicas y uno de los cubanos fue llevado a un hospital, dijeron testigos a la agencia de noticias. Policías a bordo de lanchas patrulleras y en el muelle estaban monitoreando a los cubanos.

Bajo un acuerdo de 1999 con La Habana, las autoridades y los residentes de Caimán no pueden ayudar a los balseros. Los barcos que son seguros pueden continuar sus viajes, pero las embarcaciones que no son seguras se ven obligadas a atracar, y las personas a bordo son detenidas. Pueden solicitar asilo político, pero casi todas son rechazadas y devueltas a Cuba.

El número de cubanos vistos en las aguas territoriales de Caimán parece estar experimentando un repunte en los últimos meses, aunque no está claro por qué podría estar sucediendo esto.

Algunos expertos dicen que las salidas ilegales desde Cuba siempre aumentan en los meses de verano, cuando el mar tiende a ser más tranquilo. Otros dicen que la economía de la isla está empeorando, a pesar de las reformas aprobadas por el gobernante Raúl Castro.

Y otros dicen que los informes sobre una reforma migratoria en Estados Unidos este año desataron una ola de rumores y temores de que Washington podría cancelar algunos de los muchos beneficios que ahora sólo recibe la emigración que llega desde Cuba. (El Nuevo Herald)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*