LineLine ha llegado con fuerza a Occidente, después de haber  conseguido un gran éxito en su país de origen, Japón. Hace escasos días, la  compañía anunciaba que había superado los 70 millones de  usuarios. El secreto de su éxito es que ha sabido unir muchas  necesidades en una sola solución.

Line es mucho más que una aplicación de mensajería; es también una red social  en sí misma, un centro de juegos y una cámara plagada posibilidades.

Tras  algunos días usando la aplicación en Android, aquí repasamos algunas de las características que hacen de Line un software bastante  especial que podría poner en jaque no solo a WhatsApp, sino  también a más de una red social.

Teniendo en cuenta las críticas que recibe últimamente Facebook por estar  priorizando anunciantes a usuarios y la importancia que le da a la aplicación  móvil, quizá Mark Zuckerberg no debería perder de vista a Line.

Line es un WhatsApp vitaminado. La aplicación de Naver es  gratuita y ya está disponible en los principales sistemas operativos móviles:  iOS, Android, Windows Phone y BlackBerry. Más allá de los ‘smartphones’, también  está disponible en PC y Mac.

Si quieres chatear con tus contactos, gracias a Line puedes hacerlo estés  donde estés. Tras iniciar sesión, podemos dar acceso a la ‘app’ a nuestra  libreta de contactos para importarlos y elegir si queremos o no ser visibles  para aquellos que nos tengan en su libreta. Una vez hecho esto, se pueden  “esconder” o “bloquear” los contactos que no nos interesen.

Las conversaciones tienen una estética similar a WhatsApp y permite  configurar opciones estéticas como el fondo. Además de enviar texto, vídeos,  fotos y compartir localización, Line también permite añadir emoticonos Emoji,  ‘stickers’, que son unos grandes dibujos de estética manga, y emoticonos basados  en caracteres.

Hay ‘stickers’ gratuitos y de pago, que además se pueden regalar  a otros usuarios a través de las conversaciones. Es decir, ofrece más  posibilidades que WhatsApp en este sentido.

Dejando a un lado el chat, el usuario también puede realizar llamadas a  través de Internet a los usuarios que estén en su lista de contactos. Es tan  sencillo como pulsar en un contacto y darle al botón de llamar. Por todo esto,  si el servicio continúa funcionando tan bien como lo hace hasta ahora, Line ya es de por sí un serio competidor para WhatsApp.

Pero es que hay más. Line también es una mezcla de Twitter y Facebook… Line  tiene una “página” de perfil de usuario que podemos personalizar con un fondo.  Su aspecto es bastante similar a la cabecera de la biografía de Facebook o al  nuevo aspecto del perfil de Twitter. Esto es así porque estamos ante el espacio  personal del usuario desde el que puede generar contenidos.

En Line hay un ‘Timeline’ muy similar a Tumblr. Es posible publicar entradas,  como fotos, enlaces o ‘stickers’ para acompañar un estado, que se pueden  comentar o “calificar”. Aquí no hay exclusivamente “me gusta” o “favorito”, sino  que podemos asociar diferentes ‘stickers’ que representan varios estados de  ánimo, desde entusiasmo a medio o tristeza.

¿Pedías un “no me gusta” en Facebook? Pues aquí tienes varios. Es un punto a  su favor. Además de calificar o comentar, es posible esconder las publicaciones  de aquellos contactos que no nos interesen, como ocurre en Facebook. Además,  también podemos crear un ID único -que no se puede cambiar- y hacer que sea  público o no. De esta forma, podemos ser localizados (se pueden añadir contactos  mediante búsqueda, pero también con un código QR), lograr “contactos-seguidores”  y hacer que nuestras entradas sean públicas como en Twitter.

Es complicado que Line llegue a sustituir a la red de ‘microblogging’,  seguramente porque siempre quizá se asociará con un uso más privado, en la línea  de Facebook o WhatsApp. Pero la posibilidad existe, igual que en la red social  de Mark Zuckerberg se pueden hacer publicaciones 100% públicas a las que otros  se pueden suscribir.

De hecho, se están empezando a sumar famosos a Line con  cuentas verificadas, como es el caso de Snoop Dog, que aparecen como usuarios  destacados.

Line también es un Instagram. Parece que la gente de Naver  ha pensado en todo y además de incorporar chat, llamadas, un perfil y un  ‘Timeline’, su ‘app’ también ofrece una completa función fotográfica. Realmente  Line Camera, que es como se llama, no forma parte de la propia aplicación, sino  que es una aplicación aparte, pero sí está bien integrada.

En la cuarta pestaña de Line, llamada “Más”, encontramos varias funciones  extra. Una de ellas es Line Camera. Si pulsamos sobre su botón, este nos lleva a  Google Play, desde donde descargamos la ‘app’.

A partir de entonces podremos  acceder a ella de forma independiente o a través del acceso directo integrado en  Line, como si fuera una más de sus opciones. Line Camera es bastante completa y  ofrece miles de combinaciones a través de filtros, marcos y pegatinas. También  podemos cortar la instantánea en diferentes formatos, añadir texto y pintar con  libertad encima con decenas de pinceles y colores. También tiene temporizador a  la hora de disparar.

Las posibilidades son enormes y lo curioso es que en sí  misma es una de las ‘apps’ más completas de retoque fotográfico que hay y encima  es gratuita.

Una vez que hemos hecho una foto, podemos compartirla gracias a la  integración nativa de redes sociales tan populares en Occidente como Facebook o  Twitter y otras que solo lo son en Asia, como Sina Weibo. No está Instagram, por  ejemplo, pero podemos salvar la imagen o pulsar el botón “enviar a otra  aplicación”, que en Android abre el cuadro de diálogo con otras ‘apps’ y podemos  publicar donde queramos.

Por supuesto, también existe la posibilidad de enviar la fotografía  directamente a Line. Si elegimos esta opción, podemos adjuntarla a  conversaciones existentes, enviar a contactos con los que no haya chats o  publicarla en nuestro ‘Timeline’. Lo dicho: muy completa. ¿Videojuegos? También,  también… En la línea del Centro de aplicaciones de Facebook, Line también  ofrece videojuegos, de una forma bastante similar.

Los videojuegos se pueden encontrar en la pestaña “Más” y al pulsar sobre su  icono, de nuevo Line nos lleva a Google Play, donde los podemos descargar. De  momento tan solo hay dos juegos de puzle muy sencillos, de la propia Naver: Line  Pop y Line Birzzle. En ambos hay que mover “fichas” -animales en general, en un  caso, y pájaros, en otro- con el objetivo de juntar varias de un mismo color.  Son sencillas y gratuitas, aunque incluyen micropagos para hacer caja.

Los videojuegos de Line se pueden vincular con la cuenta de la aplicación  para competir con amigos comparando puntuaciones o intercambiando vidas que  permitan seguir jugando. Son divertidos y las opciones sociales están bastante  bien integradas, lo que le da un valor añadido más a Line. Eso sí, la oferta aún  es escasa y Naver debería tratar de buscar el apoyo de otros desarrolladores  para que esta opción siga creciendo.

También hay otras simpáticas aplicaciones asociadas a Line, aunque no son  estrictamente juegos, como Line Brush, de edición de fotos dibujo, o Line Card,  con la que se pueden crear tarjetas a partir de ilustraciones.

Conclusión

Line nos ha parecido muy interesante; una aplicación que une  algunos de los conceptos más útiles y entretenidos del mundo de Internet y la  movilidad. Videojuegos, fotografías, ‘posts’, chats, llamadas, emoticonos…  todo conectado dentro de un mismo servicio que funciona en móviles y  ordenadores. Podría convertirse en un serio competidor en todos los frentes en  los que ha decidido presentar batalla. Aunque resulta difícil pensar que pueda  superar a Facebook, Twitter y Tumblr, a su lado WhatsApp y otras opciones de  mensajería parecen ya fósiles de las ‘apps’ sociales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*