Legisladores y representantes de la comunidad venezolana del sur de Florida consideran que debe hacerse una extensa investigación del cuerpo diplomático de Hugo Chávez en medio de alegaciones de que la cónsul de ese país en Miami, Livia Acosta, participó en un presunto complot iraní contra Estados Unidos.

Acosta, quien fue declarada persona “non grata” por el Departamento de Estado, está en el centro de un escándalo de carácter diplomático, luego de que un documental mostrara su presunta participación en un supuesto plan para cometer ataques cibernéticos contra instalaciones nucleares estadounidenses y la aparición de documentos que la identifican como integrante del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN).

Pero algunos legisladores dijeron temer que la cónsul sea sólo la punta del iceberg.

“Tenemos información de que el cuerpo diplomático venezolano está infectado por integrantes del servicio se inteligencia chavista”, dijo el representante federal por Miami David Rivera.

“Venezuela tiene ocho consulados y una embajada en Estados Unidos [….] El Departamento de Estado debe iniciar una investigación sobre todo el cuerpo diplomático para asegurar que no haya otras amenazas para la seguridad nacional de este país”, ratificó.

El Departamento de Estado anunció su decisión de expulsar a Acosta pocas semanas después que la cadena Univisión transmitiera un documental que vincula a la cónsul con las presuntas actividades terroristas de Irán en América Latina.

Ese documental incluye una grabación de la cónsul en la que solicita a un supuesto ciberpirata mexicano las claves de acceso a las instalaciones nucleares en Estados Unidos.

La grabación habría sido tomada cuando la cónsul se desempañaba como agregada cultural en la embajada de Venezuela en México, pero documentos obtenidos por El Nuevo Herald señalan que Acosta ejercía en realidad otras funciones.

Según los documentos, Acosta, al igual que el vicecónsul Edgard González Belandria -quien dirige la emisión de pasaportes en el consulado en Miami- están inscritos en la caja de ahorros del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), lo que certifica que están en la nómina de dicha entidad.

La congresista Ileana Ros-Lehtinen, quien preside el influyente Comité de Relaciones Exteriores, señaló que los datos develados hasta ahora demuestran que Estados Unidos está frente a una verdadera amenaza.

“El régimen de Chávez ha demostrado estar dispuesto a amistarse con nuestros enemigos, con quienes ponen en peligro nuestra seguridad nacional. No me sorprendería que otros consulados venezolanos tenga espías en su personal”, expresó la congresista.

“La amenaza que representa la antigua Cónsul General de Venezuela en Miami es real, de manera que debemos mantenernos vigilantes para protegernos de acciones similares”, añadió.

Por su parte, el senador por Florida Marco Rubio celebró la decisión de expulsar a Acosta, quien tiene hasta el martes para abandonar el país.

“Esta es una acción justa que resalta las nefastas intenciones de Hugo Chávez”, dijo el senador.

“La obsesión antiestadounidense de Chávez, y las fracasadas políticas, son motivo de gran bochorno para el pueblo venezolano”, puntualizó.  

Hasta el momento el gobierno de Chávez se ha abstenido de pronunciarse sobre la medida anunciada por el Departamento de Estado, pero el canciller Nicolás Maduro afirmó que pronto emitirá su reacción.

“En su momento vamos dar una respuesta clara, firme y oportuna sobre ese tema”, declaró Maduro desde Santiago de Chile, donde asiste a una reunión de cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC).

En Miami, la comunidad venezolana expresó estupor e indignación por las actividades en las que Acosta presuntamente estaba involucrada.

“Esta es una evidencia más de los vínculos que tiene el chavismo con estos grupos internacionales vinculados al terrorismo”, dijo Pedro Mena, secretario ejecutivo del capítulo en Miami de la Mesa de la Unidad, organización que representa a los principales partidos de la oposición en Venezuela.

Ernesto Ackerman, presidente de la ONG Indenpendent Venezuelan American Citizens (IVAC) se expresó a favor de la decisión del Departamento de Estado y dijo que más bien se demoró en actuar.

“Yo estoy muy preocupado por toda la gente que se encuentra huyendo del régimen de Venezuela y que se están siendo investigados dentro de Estados Unidos por personas como esta señora”, dijo Ackerman. “Porque era para eso, precisamente, que la tenían aquí en Miami, donde se encuentra la mayor población de venezolanos fuera del país”.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*