Rehenes liberados por las Farc Diez uniformados liberados por las FARC aterrizaron en un helicóptero en el aeropuerto de esta ciudad tras más de una década de cautiverio y algunos dieron saltos de alegría al caminar por la pista.

Poco después de su llegada a Villavicencio, el grupo de liberados emprendió otro vuelo, rumbo a Bogotá, y el presidente Juan Manuel Santos en un mensaje desde la casa de gobierno les dijo: “bienvenidos a la libertad”.

El grupo de seis policías y cuatro militares llegó poco antes de las 18 horas al aeropuerto de Villavicencio, en el departamento de Meta y a unos 75 kilómetros al sur de Bogotá.

Los uniformados llegaron junto con la ex senadora Piedad Córdoba, quien partió temprano hacia un punto no revelado de la selva colombiana en busca del grupo de detenidos.

Todos llegaron en un helicóptero de la fuerza aérea de Brasil con distintivos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Los uniformados, algunos vistiendo traje de policía verde olivo y otros en camuflaje del Ejército, se bajaron de la nave y abrazaron a los delegados del CICR que los aguardaban en tierra.

Venían afeitados, de pelo corto y saludando con los brazos en alto y fueron acompañados por enfermeros mientras caminaban por la pista hasta la terminal.

Algunos llevaban la bandera de Colombia sobre sus hombros y daban saltos de alegría sobre la pista.

Una fuerte custodia del Ejército y la Policía Nacional los aguardaba.

Uno de los uniformados descendió con un pequeño animal, un “chiguiro”, o un roedor gigante.

En su cuenta de Twitter, la ex senadora Córdoba dijo que cuando estaban a punto de aterrizar en Villavicencio, los uniformados estaban impacientes y casi querían “saltar” de la nave.

“Todos quieren saltar del helicóptero….Llegaron a la libertad, cumplimos y ahora seguimos por la #PazColombia”, dijo la ex senadora en su mensaje.

Poco después y en medio de una nube de reporteros, Córdoba dijo que durante el vuelo de regreso desde la selva, los liberados cantaban una canción “Mi pueblo Natal” del grupo colombiano Niche, que uno de ellos se trajo de la selva un mico que ella no sabía exactamente la raza y otro un marrano salvaje también selvático, así como dos pequeños pajaritos que llevaba uno de los liberados en el hombro.

Para los uniformados la llegada a Villavicencio pone fin a más de 10,12 y 14 años de cautiverio en la selva y tras caer en poder de los insurgentes en distintos ataques de las FARC a puestos de la policía y el Ejército a fines de los año 90.

Se espera que el grupo de liberados tan pronto llegue a Bogotá sea trasladado a hospitales de la policía y el Ejército para ser sometidos a chequeos médicos, una rutina a la que son sometidos los uniformados liberados.

En un mensaje desde la casa de gobierno el presidente Santos dijo que las liberaciones eran un paso en la dirección correcta, pero que no eran suficientes y que eran “especulaciones” las distintas versiones en torno a diálogos de paz.

Las liberaciones de la jornada “sin duda es un paso en la dirección correcta. Un paso muy importante, pero como dijimos cuando se hizo el anuncio inicial, que cumplan” las FARC con su compromiso anunciado en febrero de no secuestrar a más personas, dijo Santos.

“No basta con dejar de secuestrar, hay que liberar a los civiles…el país y el mundo reclaman la libertad de todos los secuestrados”, añadió el mandatario.

En “el momento en que el gobierno considere que existen las suficientes condiciones y garantías para que se inicie un proceso que lleve a la terminación del conflicto, el país lo sabrá”, dijo Santos.

Mientras tanto, “todo lo que se ha dicho en esta materia no es más que pura especulación”, agregó el presidente diciendo que era el único que manejaba el tema de la paz.

Dijo además que la fuerza pública mantendrá la presión sobre la guerrilla.

“Que nadie se equivoque, el gobierno tiene una política que es la de enfrentar a todos los violentos con toda la firmeza…y en esa política vamos a seguir”, indicó.

Agradeció tanto a las mujeres activistas que han trabajado por las entregas, como al CICR y a Brasil.

“A los 10 liberados…les extiendo un saludo de libertad. Bienvenidos a la libertad soldados y policías de Colombia. la libertad ha tardado mucho, pero ahora es suya”, indicó.

Santos ya ha dicho en reiteradas ocasiones que da la bienvenida a esas entregas y que espera que las FARC detengan definitivamente los secuestros.

La ex senadora Córdoba ha insistido que es el momento de esos diálogos porque las FARC ya entregaron a los uniformados retenidos y además se ha comprometido en comunicados oficiales a no realizar nuevas retenciones. (AP)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*