Escuelas chartersAunque la educación probablemente no sea el tema central de la Legislatura en Tallahassee este año, hay un mensaje claro: los legisladores quieren que las escuelas charter sigan creciendo.
Por lo menos dos propuestas están listas para impulsar significativamente el movimiento de escuelas charter en el estado.
Una exige que los distritos escolares compartan sus fondos de construcción y mantenimiento con las escuelas charter, y la otra permite que dichas instituciones ofrezcan programas a los padres.
“Las propuestas de ley son un reflejo de los valores y creencias nuestras”, dijo la representante Janet Adkins, republicana por Fernandina Beach y vicepresidenta de la Comisión de Educación de la Cámara estatal. “Siempre que se ofrece una opción se alienta a los demás a hacer lo mejor”.
Pero del otro lado del espectro político ha habido respuesta.
Algunos legisladores demócratas quieren que la Legislatura reduzca el ritmo de crecimiento de las escuelas charter y hacerlas que rindan más cuentas. Con ese fin, dos legisladores del sur de la Florida patrocinan un proyecto de ley que exige a las escuelas charter revelar más información de finanzas en sus páginas de internet.
Las iniciativas de ley fueron presentadas después que una investigación de The Miami Herald reveló que el movimiento de escuelas charter ha creado un sector de empresas con fines de lucro que tienen un control casi total sobre la administración de los planteles.
Las escuelas charter se financian con fondos públicos pero las administran juntas independientes. Algunas son dirigidas por empresas con fines de lucro.
La matrícula en las escuelas charter alcanza 175,000 alumnos en todo el estado, uno de cada 16 estudiantes en las escuelas públicas. Los resultados de estas escuelas no han sido concluyentes. Como promedio, los alumnos de escuelas charter y los de escuelas tradicionales tienen calificaciones comparables en las pruebas FCAT.
El año pasado, los legisladores facilitaron que las escuelas charter de alto rendimiento se ampliaran..
Este año se concentran en la financiación.
Las escuelas charter reciben menos fondos estatales que las tradicionales, en parte porque las últimas tienen la autoridad de gravar impuestos para proyectos de construcción y mantenimiento.
Una propuesta que se estudia exige a los distritos escolares compartir parte de ese dinero sobre la base de la matrícula.
“Nuestros recursos públicos deben distribuirse de manera justa y equitativa entre todas las escuelas públicas”, dijo Adkins, quien patrocina el proyecto de ley en la Cámara.
Cheri Shannon, presidenta de la Florida Charter School Alliance, dijo que la igualdad en financiación es desde hace mucho una prioridad para los defensores de las escuelas charter.
“¿Por qué se debe dar menos dinero para la educación de un niño porque esté en una escuela charter?”, preguntó.
Pero los que se oponen al proyecto de ley dicen que los fondos públicos no deben usarse para apoyar a las escuelas charter, en su mayoría de propiedad privada.
Lo que es más, las autoridades de los distritos escolares afirman que esos fondos son necesarios para pagar las deudas incurridas en la construcción de escuelas que ya funcionan.
Otra iniciativa en materia de escuelas charter, patrocinada por el senador David Simmons, republicano por Altamonte Springs, permite a los operadores de escuelas charter establecer “academias charter familiares” donde los padres pueden tomar clases de educación para adultos.
“Muchos padres creen en la educación, tanto que ellos mismos desean asistir a esas escuelas”, dijo Simmons.
La idea de Simmons es que los padres tomen clases vocacionales, de idiomas y otros temas, dijo.
Pero todavía está por verse si esas escuelas cumplen los requisitos para recibir fondos estatales. “Ese sería el próximo paso”, dijo Simmons.
Shannon, de la Florida Charter School Alliance, dijo que el proyecto de ley “permitiría usar mejor las instalaciones escolares”.
Pero el sindicato estatal de maestros no concuerda.
“Estos proyectos de ley plantean quitar dinero a las escuelas tradicionales para dárselo a escuelas charter que no tienen que rendir cuentas”, dijo Andy Ford, presidente de Florida Education. “Y como contribuyentes ni siquiera sabemos si las escuelas charter son una buena inversión”.
Ford dijo que los legisladores deben concentrarse en financiar debidamente las escuelas públicas tradicionales para que puedan ofrecer una amplia grama de servicios a los niños.
Pero no todos los proyectos de ley sobre escuelas charter están dirigidos a una ampliación.
La senadora Larcenia Bullard, demócrata por Miami, y el representante Luis García, demócrata por Miami Beach, han presentado propuestas que exigen a las escuelas charter que publiquen información sobre sus empresas operadoras de manera prominente en sus páginas de internet. Los operadores tendrían que revelar si son administrados por firmas con fines de lucro y, en ese caso, revelar cuánto pagan.
“Hay personas que se benefician financieramente de las escuelas charter”, dijo Bullard. “Esa no es la intención de la ley”. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*