Miami, epicentro de muchos de los propietarios más ricos del mundo, genera más trabajo en la industria del lujo de lo que uno pueda imaginar. Esta industria, que sigue creciendo en el sur de la Florida, busca ahora desde consultores de feng shui y curadores de arte y estilos de vida personales hasta sommeliers y especialistas de ron in situ. Los principales requisitos son experiencia, hablar varios idiomas y auténtica pasión.

 

Residencias como Armani/Casa en Sunny Isles Beach, Paramount Miami Worldcenter en el distrito de downtown, Park Grove en el histórico vecindario de Coconut Grove y Fasano Residences en Miami Beach, son algunos de los condominios de lujo con ofertas laborales únicas en estos momentos.

“El verdadero lujo en Miami es del 3 al 5 por ciento, pero esta es una tendencia creciente y este mercado lo exige”, aseguró a el Nuevo Herald Patrick Campbell, vicepresidente de The Related Group, empresa promotora de estilo de vida metropolitana sofisticada en Florida y uno de los conglomerados de bienes raíces más grandes de EEUU. “La industria del lujo es un objetivo en movimiento, siempre evolucionando”.

En la actualidad Miami continúa creciendo como epicentro de muchos de los propietarios más ricos del mundo que “buscan trasladar a su familia o establecer un segundo hogar. Eso implica naturalmente una creciente demanda de profesionales en la industria del lujo”, insistió Campbell.

Los trabajos más demandados de la industria del lujo en el sur de la Florida son posiciones de liderazgo como gerentes generales y de operaciones. Una de las vacantes labores más demandadas en esta zona es la de concierge náutico.

Un concierge náutico debe ser experto en todas las aventuras marítimas incluyendo vela, navegación deportiva en yate o yachting, deportes acuáticos, pesca, tabla de surf con remo (paddle boarding), kayak, clases y salidas individuales y en grupo.

Las empresas promotoras en Miami tratan de anticiparse a las necesidades de este grupo de sofisticados compradores que siempre quieren experimentar lo mejor de lo mejor. “Todas estas posiciones (gerentes generales y de operaciones) llevan la mayor parte del peso cuando se trata de propiedades individuales, pero la parte más difícil es encontrar un individuo con el ‘talento’ para construir la relación con sus huéspedes internos y externos”, subrayó Campbell.

Un curador de estilos de vida personales (lifestyle curators) se ocupa de ayudar a los residentes con toda una gran variedad de servicios que van desde solicitudes de conserjería hasta consejos de moda. Residences by Armani/Casa, en Sunny Isles Beach, es uno de los proyectos de lujo que se distingue por ese tipo de servicios.

Park Grove, en Coconut Grove, puede darse el lujo de contar con un comisario de arte. Los residentes de este edificio tienen acceso a una galería privada de arte y un bar con obras de arte y conferencias educativas centradas en el arte. Al igual que en The Getty, en Nueva York, Park Grove contará con un museo privado. Este trabajo de curaduría es a tiempo completo.

Entre los requisitos fundamentales para trabajar en esta industria destacan el conocimiento cultural del mundo, hablar varios idiomas y, especialmente, entender las necesidades de personas que tienen acceso a casi todo lo que desean.

“Un estilo de vida lujoso se basa en expectativas muy altas sobre un savoir-faire implícito”, indicó Campbell. “El conocimiento y la comprensión del lujo, la cultura, la capacidad de anticipar las necesidades, la capacidad de manejar la ‘sorpresa’, pero lo importante es la capacidad de hacer que la gente se sienta ‘especial’, es lo que el lujo requiere”.

Empleos con altas expectativas

Encontrar profesionales para el sector del lujo siempre es difícil debido a las altas expectativas que requieren este grupo de personas, pero la experiencia es una de las cualificaciones solicitadas más importantes. “En el lujo, trabajar o hacer “lo suficiente” no es aceptable”, puntualizó Campbell. “Lo más difícil verdaderamente es la práctica constante de ser una persona sobresaliente”.

Para cualquier trabajo la pasión marca la diferencia en los empleados, pero cuando se trata del sector del lujo la exigencia aumenta y solo se admiten profesionales muy especializados con calificaciones sublimes…

 

Lea la noticia completa en El Nuevo Herald

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*