FIU: Universidad virtual

Con la disminución de sus fondos estatales —y las clases universitarias en internet haciéndose cada vez más populares—Florida International University (FIU) está apostando a los estudiantes extranjeros para impulsar sus finanzas y ampliar su alcance académico.

En esa tarea, la universidad se ha vuelto hacia Academic Partnerships (Asociaciones Académicas), una entidad experimentada, exitosa (y políticamente bien relacionada) en el mundo de la educación en internet, que está en rápido crecimiento.

FIU se asoció con la empresa con sede en Dallas en el 2009 para crear un programa de estudios universitarios de negocios sólo en internet, en que los ingresos por matrículas se dividen entre las dos partes. Ahora, FIU está a punto de firmar otro acuerdo: Conocido como “FIU Global”, el nuevo contrato propuesto crearía un programa universitario en internet operado conjuntamente y dirigido a estudiantes de América Latina y, eventualmente, tal vez de China.

La reputación internacional de la universidad podría aumentar o disminuir en base al éxito del programa, y si es una fuente de dinero importante para FIU, ayudaría a apuntalar un presupuesto académico que se ha visto maltratado por años de recortes en los fondos estatales.

Sin embargo, la participación de Academic Partnerships está atrayendo escrutinio. Los estrechos vínculos de la empresa con el ex gobernador Jeb Bush han planteado cuestiones de influencia política, y FIU firmó su primer contrato en el 2009 sin notificar al profesorado.

“Estoy muy preocupado con FIU Global y nuestra relación con Academic Partnerships”, dijo Brian Peterson, profesor adjunto de historia, al presidente de FIU, Mark Rosenberg, en una reciente reunión de la facultad. “Parece que se está ejerciendo presión política sobre FIU para hacer esto”.

Desde el 2009, FIU ha ganado más de $18 millones en ingresos por las matrículas del programa Corporate MBA, en el que la matrícula cuesta $37,500. Academic Partnerships recaudó cerca de $20 millones, pues tenía inicialmente el 70 por ciento de los ingresos de matrícula, aunque FIU renegoció después el acuerdo hasta llevarlo aproximadamente al 45 por ciento. Todas las universidades estatales están autorizadas a cobrar matrículas más altas, según la “tasa de mercado”, en algunos programas de posgrado, con el fin de reinvertir el dinero extra en el presupuesto de la universidad.

El contrato de FIU Global está en conversaciones preliminares, dicen los dirigentes de la universidad. Las cuestiones de qué títulos se incluirán (y cómo se dividirá el dinero de la matrícula) no se han negociado.

Algunos profesores se preguntan por qué FIU seleccionó a Academic Partnerships para ambos contratos, en lugar de utilizar un proceso competitivo.

El fundador y presidente de Academic Partnerships es Randy Best, un amigo cercano de Bush. Bush es miembro de la junta asesora de otra de las compañías de Best, Whitney University System, y en el 2011, el ex gobernador co-organizó una conferencia sobre el “Futuro de las universidades estatales” que fue patrocinada por Academic Partnerships.

En la página en internet de la compañía, Bush y Best aparecen conjuntamente en un vídeo promocional en el que Bush habla del “crecimiento exponencial” de la demanda de títulos en internet, sobre todo en el extranjero.

“Este es un increíble momento de cambio”, dice Bush. “Una gran oportunidad, pero también un gran peligro para las universidades que no quieren cambiar”.

Bush y Best rehusaron hacer comentarios para este reportaje.

Rosenberg insiste en que los contratos no son políticos. Para el primer contrato, los dirigentes de FIU dijeron que habían considerado de manera extraoficial a por lo menos un competidor, y argumentan que Academic Partnerships ha hecho un buen trabajo con el programa de MBA y merece un trabajo adicional. Los administradores de FIU dicen que no están obligados a utilizar un proceso competitivo, y el estado, en efecto, exime de esa obligación a varios tipos de transacciones relacionadas con la educación.

“No se trata de Jeb Bush o de Randy Best”, dijo Rosenberg, que fue seleccionado por los fideicomisarios de FIU (varios de ellos nombrados por Bush) como quinto presidente de FIU, a mediados del 2009. “Se trata de encontrar un camino para que podamos construir relaciones que funcionen”.

Desde que salió de la Mansión del Gobernador en el 2007, Bush ha seguido el enfoque educativo que fue un sello distintivo de su período en el cargo. La Fundación por la Excelencia en la Educación, de Bush, ha recaudado millones de dólares para promover su filosofía de la educación en todo el país, con énfasis en temas tales como los vales con la opción de elegir la escuela y el aprendizaje en internet.

Gran parte de ese dinero proviene de las empresas que se benefician de la agenda legislativa que Bush está impulsando. Más de 30 estados han adoptado al menos parte de su plataforma para la educación.

Fue Bush quien relacionó al ex presidente de FIU, Modesto “Mitch” Maidique, con Academic Partnerships, dijo Douglas Wartzok, rector de FIU.

“Jeb Bush habló con el presidente Maidique antes del primer contrato … algo así como una introducción”, dijo Wartzok, y agregó que Bush había sugerido a Maidique concertar una reunión con Best.

Sin embargo, destacó el rector: “No ha habido ninguna influencia, ni presión, ni interferencia, ni nada por el estilo de eso”.

Desde entonces, Academic Partnerships se ha ampliado constantemente, y ahora tiene contratos con 40 universidades estatales de todo el país, incluyendo la Universidad de West Florida (UWF). UWF firmó un contrato para ofrecer un título de maestría en asociación con la entidad Academic Partnerships en el 2011.

El primer contrato

FIU firmó por primera vez con Academic Partnerships en febrero del 2009, cuando la empresa estaba operando bajo el nombre de Higher Ed Holdings. La empresa había instrumentado un impresionante crecimiento de la matrícula en cursos de internet por medio de su primera asociación con Lamar University, en Texas, y estaba impulsando su oferta de venta en Estados Unidos.

Un profesor de la Universidad Estatal de Arkansas calificó la llegada de la compañía como una “estafa”, y renunció a un comité académico en protesta. Pero, al igual que FIU, Arkansas State University firmó su contrato con tanta rapidez que los profesores no tuvieron ninguna posibilidad real de impedirlo.

En la Universidad de Toledo, los profesores expresaron su preocupación acerca de la calidad académica, el reparto de los ingresos de matrícula, y la trayectoria educativa de Best.

Best, un importante recaudador de fondos para el ex presidente George W. Bush, había creado años antes un programa de tutoría llamado Voyager Expanded Learning. La compañía recibió millones en fondos federales para la lectura y la educación bajo la ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás, de Bush, pero el inspector general del Departamento de Educación de EE.UU. encontró posteriormente evidencia de favoritismo y de conflictos de interés. Una revisión federal de los métodos de enseñanza de Voyager, por su parte, encontró que tenían “efectos potencialmente negativos” sobre la capacidad de lectura de los estudiantes.

La oposición unida del cuerpo de profesores de Toledo convenció a los administradores para que abandonara la asociación propuesta, dijo Leigh Chiarelott, presidente del departamento de currículo y enseñanza.

“Algunos de nuestros graduados dijeron: ‘No abaraten nuestros títulos’”, dijo Chiarelott. “Nosotros, simplemente, dijimos que no, y presentamos pruebas de por qué no creíamos que esto fuera un buen producto para nosotros”.

Enrique Villamor, profesor de matemáticas de FIU, era presidente del comité de internet del Senado de la Facultad cuando los profesores descubrieron el contrato del 2009 con Best — después de que el acuerdo había sido firmado.

El frustrado Senado de la Facultad, que normalmente aprueba los nuevos programas para la obtención de títulos académicos, aprobó una resolución que exigía la votación formal de los profesores sobre los futuros contratos. Sin embargo, los administradores dicen que FIU Global (y la asociación existente Corporate MBA) no son nuevos programas académicos, sino ampliaciones de carreras ya aprobadas, por lo tanto, no se necesita de ninguna votación.

“En aquel entonces, se nos dijo que no se debió haber hecho de esa manera”, dijo Villamor. “Pero van a volver a hacer lo mismo, con la misma compañía”.

El programa de MBA

Los administradores de FIU dicen que Academic Partnerships ha dado resultados impresionantes en el acuerdo de Corporate MBA, particularmente en su comercialización y promoción. Pero los registros universitarios muestran que la empresa, por lo general, no ha estado a la altura de sus objetivos de reclutamiento de estudiantes.

La compañía se comprometió a aportar 100 estudiantes por cada clase entrante. De las 16 clases entrantes en total, sólo una vez se logró alcanzar esa cifra: 117 estudiantes en julio del 2011. Las tres clases más recientes tuvieron 67, 54, y 40 estudiantes reclutados por la empresa, respectivamente.

Pero los administradores de FIU siguen satisfechos.

“Han estado muy cerca”, dijo Joyce Elam, decana de FIU que supervisa los programas en internet.

La comercialización de carreras académicas que se ofrecen exclusivamente en internet es una labor intensiva, dijo ella, y se necesitan centros de reclutamiento plenamente dotados de personal, que son proporcionados por Academic Partnerships.

Wartzok dijo que los totales de reclutamiento de la empresa, aunque están por debajo de las cifras buscadas, siguen siendo mucho más altos que el número de estudiantes que FIU atrae por su cuenta. Academic Partnerships reclutó a 40 estudiantes en diciembre, por ejemplo, mientras que FIU reclutó a 17. (El Nuevo Herald)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*